Archivo de la categoría: libros

Traducción del capítulo 8 del libro «Catholic Homeschooling»: Disciplina en la Familia Católica que educa en casa

2012-07-05 10.38.53

Haciendo un reporte de excursión

Bueno, cada capítulo que hemos traducido tiene sus retos…  Este era el capítulo 9 en la primera versión del libro «Catholic Homeschooling » de la Dra. Mary K Clark, en la ultima versión (2008), es el capítulo 8.  La Dra Clark le hizo varios cambios y eso nos causó confusión al traducir la primera edición. En fin, el capítulo tiene un total de 32 páginas, por ahora estoy publicando un poco más de la mitad, y espero pronto publicar el resto.

Este es un capítulo de un tema super importante: ¡la disciplina!… La Dra. Clark dice que es lo primero en lo que nos debemos enfocar si es que queremos que nuestra educación en casa tenga éxito. Yo creo que muy pocas personas se atreven a hablar de este tema de la manera que ella lo hace.  ¡No dejes de leerlo!

¡Gracias especiales a Flor Montante y a Guetty Colin por su colaboración y paciencia en este proyecto!! ¡Dios les pague!

Capítulo 8: Disciplina en la familia católica que educa en casa[1]

Por Dra. Mary Kay Clark

Traducción de Flor Montante

Edición de Guetty Colin y Xhonané Olivas

“Disciplina” tal vez es una de las palabras más rechazadas en nuestra sociedad. Con la llegada de la generación “Haz lo que quieras”, el concepto mismo de la restricción parece una idea pintoresca, pasada de moda. Sin embargo, para quienes tienen el deseo de vivir una auténtica vida católica, la disciplina es fundamental. “Disciplina” y “discípulo” vienen de la misma raíz. Si queremos ser verdaderos discípulos de Jesucristo, necesitamos la disciplina necesaria para seguir sus mandamientos y para enseñar y entrenar a nuestros hijos para que también sigan sus mandamientos, en lugar de querer hacer su propia voluntad.

Dejar de lado la disciplina ha afectado, incluso, a familias católicas ortodoxas. La razón más común por la cual las familias católicas tienen miedo de iniciar la educación en casa o no tienen éxito con su educación en el hogar es la falta de disciplina.

Esta es una acusación bastante dura para la familia católica, que, aunque rechaza las actitudes culturales predominantes, todavía está afectado por ellas. Sin darse cuenta, muchos padres católicos han perdido el control de sus propios hijos.

Definición

¿Qué entendemos por disciplina? Básicamente, disciplina significa formación – formación de la voluntad.  Antes de querer enseñar a nuestros niños temas académicos, o incluso la fe, tenemos que entrenarnos a nosotros mismos, y a nuestros hijos, a hacer la voluntad de Dios.

Disciplina es un estilo de vida con reglas. Implica autocontrol. Para la familia católica, significa obediencia a las reglas de Dios.

Una de las definiciones del diccionario para la palabra disciplina es «un sistema de prácticas o reglas para los miembros de una iglesia». En los documentos del Concilio Vaticano Segundo, al hogar católico se le llama «Iglesia doméstica», por lo tanto, es conveniente que un hogar sea gobernado por disciplina.

Otra definición de la palabra «disciplina», que se encuentra en la Enciclopedia Católica, es “el látigo o cuerda que los monjes utilizaban en los monasterios para la auto-flagelación[2] como medio de mortificación”. La mortificación es un acto de auto-disciplina. Estos son actos realizados para disminuir nuestro amor a nosotros mismos, amor egoísta, con el fin de aumentar nuestro amor a Dios y a los demás, para desarrollar nuestra disposición a sufrir en reparación por nuestros pecados y por los pecados de otros.

Antes de esperar que nuestros hijos obedezcan cuando les asignemos tareas escolares, tenemos que enseñarles obediencia primero a las reglas de Dios, y en segundo lugar, a nosotros como representantes de Dios. Nuestros hijos tienen que entender las razones positivas por las que los católicos creemos en la disciplina.

Además de la formación de nuestros hijos, tenemos que pensar en  disciplinarnos nosotros mismos, como madres y padres. Si nuestros niños entienden que nosotros mismos nos estamos esforzando por tener disciplina, será más probable que se esfuercen.

La filosofía Católica como base de disciplina

La Iglesia Católica enseña que por el pecado original, nuestro intelecto, incluso después del Bautismo, se oscurece y necesita una orientación para alcanzar la verdad. La voluntad del hombre también ha sido debilitada, por lo que tiende hacia el mal. La Divina Gracia ilumina el intelecto para conocer el bien y guía la voluntad para elegir el bien a través del uso de los Sacramentos y la oración.

En el Antiguo Testamento, Dios dirigió a su pueblo escogido a través de los líderes judíos, quienes representaban la autoridad de Dios. En el Nuevo Testamento, Cristo estableció su Iglesia, la Iglesia Católica, como nuestra autoridad en este mundo. Siguiendo las enseñanzas de la Iglesia sobre doctrina y moral, tendremos la seguridad y la certeza de la Verdad.

Todos los católicos tenemos la responsabilidad de reconocer y ser obedientes a nuestra legítima autoridad en la tierra, la Iglesia Católica. Los padres católicos tienen la responsabilidad adicional de enseñar a sus hijos a obedecer la autoridad legítima delegada por Dios hasta que ellos tengan edad suficiente para seguirla directamente.

Así que, el objetivo de tener disciplina en la familia católica es para ayudar a nuestros hijos a entender la voluntad de Dios y a cumplirla. Dios ha dado a los padres, así como a la Iglesia Católica, la autoridad necesaria para exigir obediencia de los niños. El objetivo final es ayudar a cada niño a actuar siempre conforme a la voluntad de Dios y, por lo tanto, llegar a ser santos como Dios nos lo pide.

La mayoría de los padres ven que a menudo tiene que haber una causa externa para que el niño haga lo que se le dice, sin embargo, el objetivo siempre debe ser el de obtener un cambio interno, o autodisciplina, en la mente y en la voluntad. El niño debe reconocer la autoridad de los padres y, finalmente, reconocer a Dios como la fuente de toda autoridad.

La disciplina en la familia católica debe llevar a todos los miembros a actuar  constantemente de acuerdo a la voluntad de Dios. Pero al mismo tiempo, debe haber un reconocimiento de que hay una batalla interior constante debido a que se ha oscurecido nuestra inteligencia y se ha debilitado nuestra voluntad. Cada miembro de la familia necesita ayuda a los demás miembros a ver la verdad con mayor claridad y a hacer lo correcto con mayor fidelidad.

Disciplina: formación de la voluntad

Para nosotros los católicos, la formación de la voluntad para hacer el bien, es más importante que el entrenamiento de la mente para el saber. Es inútil que la mente tenga conocimiento, si la voluntad elige actuar de mala manera. Los que dirigen nuestras escuelas públicas creen que, entre más sepan los niños, mejor será para ellos. Pero si la voluntad no está capacitada para actuar correctamente según el saber, o a buscar el bien, ¿cuál es el punto?

En las escuelas, a los niños se les enseña a elegir lo que quieran, después de, supuestamente, «informarlos» acerca de sus opciones. Los niños en Estados Unidos saben todo lo que hay que saber sobre el sexo y las drogas, pero siguen tomando malas decisiones. Las escuelas no entrenan a los niños a hacer el bien, ni a evitar el mal. Los niños no tienen disciplina en las escuelas porque no se les ha dado ninguna formación para elegir el bien.

Un buen ejemplo es el programa de educación sobre el abuso de drogas (DARE[3] – Drug Abuse Resistance Education) que se usa en muchos distritos escolares de los Estados Unidos. Cuando los investigadores estudian el efecto del programa, encuentran que los estudiantes que lo completan tienen una actitud más negativa hacia las drogas y el alcohol, comparados con otros estudiantes. Sin embargo, también encuentran que el programa hace poca o nula diferencia en el uso de drogas y alcohol por parte de los estudiantes. En otras palabras, el programa DARE es efectivo en alcanzar el intelecto (los estudiantes saben sobre las drogas), pero no tiene efecto en la voluntad (ellos las consumen de todas maneras).

En la encíclica Educación Cristiana de la Juventud[4], el Papa Pío XI escribió que «el tema de la educación cristiana corresponde al hombre como un todo, el alma unida al cuerpo”. El hombre caído de su estado original tiene problemas para aprender y controlar  sus pasiones. Los principales efectos del pecado original, son la debilidad de la voluntad y las «inclinaciones desordenadas».

Estas inclinaciones desordenadas, según el Papa, deben ser corregidas. «Buenas tendencias» deben ser alentadas y «reguladas desde la tierna infancia». La voluntad debe ser fortalecida por verdades sobrenaturales y por la gracia. Este es el tipo de disciplina que necesitamos en nuestras familias católicas. Sin ella, no puede haber aprendizaje real o verdadera educación.

La Disciplina en la Biblia

La Biblia tiene mucho que decirles a los padres respecto a la educación y la disciplina de los niños. Dios le habló a Moisés acerca de cómo los padres deben enseñar los mandamientos a sus hijos. Este tema continúa a través del  Antiguo y Nuevo Testamento.

Por ejemplo, el libro de los Proverbios (Prov. 1:7-9) comienza así:

El principio de la sabiduría es el temor del Señor; los necios desprecian la sabiduría y la instrucción. Escucha, hijo mío, la instrucción de tu padre, no olvides la enseñanza de tu madre, pues serán como diadema en tu cabeza, collar en tu garganta.[5]

Algunas de las declaraciones del Libro de Proverbios en la que nosotros, los padres deberían reflexionar son los siguientes:

  • Prov. 29:17: «Corrige a tu hijo y te hará vivir tranquilo, y te dará muchas satisfacciones.»
  • Prov. 29:15: «vergüenza golpes y represiones se aprende, pero el hijo consentido avergüenza a su madre.»
  • Prov. 22:6: «Dale una buena educación al niño de hoy, y el viejo de mañana jamás la abandonará.»
  • Prov. 13:24: «El que no usa el castigo, odia a su hijo; el que lo ama lo corrige a tiempo.”
  • Prov. 19:18: «Castiga a tu hijo mientras haya esperanza, pero no te excedas hasta matarlo.”
  • Prov. 22:15: “La necedad se pega al corazón del joven, el látigo de la corrección se la quitará.”
  • Otras citas bíblicas que debemos considerar son Efesios 6:4: «Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en la disciplina y la corrección del Señor.»
  • Éxodo 20:12, Mateo 15:04, y Efesios 6:02: «Honra a tu padre y a tu madre.»
  • Colosenses 3:20: «Hijos, obedeced a vuestros padres en todo.»
  • Deuteronomio 27:16: «Maldito el que no honra a su padre y a su madre.»
  • 1 Reyes 3:13 «Porque he anunciado a él, que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad, porque sabía que sus hijos hicieron impíamente, y no les castigo.»

Tenemos que recordar las palabras de Jesús que señalan el énfasis espiritual necesario en nuestra disciplina: «Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis, porque de los tales es el reino de Dios.»

Bebés

La disciplina de los bebés es especialmente difícil para nosotros los padres católicos en este período de la historia de Estados Unidos. Vivimos en una época en que se asesina a los bebés, antes y después de su nacimiento, y cada bebé, inocente y precioso, tiene un significado muy especial para Dios y para nosotros. Pero es importante que protejamos, no sólo los pequeños cuerpos de nuestros bebés, sino también sus almas, de las malas inclinaciones. De hecho, la protección de sus almas es la más grande responsabilidad. La mejor manera de proteger a nuestros niños de cualquier daño físico y espiritual es formarlos, enseñarles y disciplinarlos.

Hay mucha polémica en grupos de homeschoolers sobre temas como apego en la educación, camas familiares, crianza ecológica, etc. Algunos papás creen que un bebé que llora siempre debe ser abrazado y atendido. Otros creen que si se acuesta al bebé para una siesta a cierta hora, el bebé llorará un rato los primeros días, pero después se acostumbrará a la hora de la siesta y ya no llorará. Por otro lado, una mamá lactante podrá establecer la hora de la siesta acostándose con el bebé a cierta hora todas las tardes. El bebé dormirá mientras come.

En cualquier caso, necesitarás encontrar la manera de hacerte cargo del bebé y seguir con la educación en el hogar. Debido a que cada mamá debe encontrar la solución a su situación, no entraré en detalles, pero considera el hecho de que no es bueno que una madre nunca le diga “no” a sus hijos, incluso si es un bebé.

Conoces la frase “La mano que mece la cuna gobierna el mundo”. Asegurémonos que mientras mecemos la cuna, también nos interesamos en educarlos para que un día cuando “gobiernen” el mundo, lo hagan con justicia y autodisciplina.

Los niños pequeños – de 2 a 4 años (toddlers)

Los primeros años de vida de tu hijo son los más importantes para entrenarlo y formarlo, probablemente el período más importante de su vida. Se dice que un niño aprende más durante estos años que durante el resto de su vida. Aunque yo cuestionaría esto, sin duda, actitudes hacia el amor, la obediencia y el respeto a la autoridad se aprenden en esta etapa.

Este es un momento en el que un niño, por su propia seguridad física, tiene que aprender a ser obediente inmediatamente a sus padres. Debe reconocer su autoridad legítima, así como aceptar el hecho de que sus padres saben qué es lo mejor para él y, que obedecer al instante, sin lugar a dudas, es importante.

Los padres jóvenes deben entender que es su responsabilidad, como padres, formar a sus niños pequeños, incluso, cuando estén cansados ​​o agotados. A veces es cuestión de perseverancia y de enfrentar voluntades, pero los padres deben perseverar.

Nosotros los padres, debemos estudiar la enseñanza de la Iglesia sobre el sacramento del matrimonio, la cual nos dice que tenemos la gracia para saber lo que es mejor para nuestros hijos. Tenemos el mandato de Dios en nuestra vocación como padres para exigir el respeto y la obediencia de nuestros hijos, así como Dios exige respeto y obediencia de nosotros, sus hijos.

Nosotros los padres, necesitamos confiar en nosotros mismos, confiar en las gracias que Dios nos da, confiar en nuestras propias experiencias de vida y conocimiento. Podemos saber lo que es mejor para nuestros hijos y debemos exigírselos.

A pesar de la televisión, del psicólogo moderno y de los trabajadores sociales, los padres debemos estar convencidos, de que los niños no saben del todo lo que es mejor para ellos. Nosotros, como papás, sí. Tenemos muchos documentos católicos que enseñan que los padres, en virtud de la Ley Natural, tenemos la responsabilidad de exigir el respeto y la obediencia de nuestros hijos.

Firmeza del amor

La educación y formación de los niños pequeños es muy difícil. Educar a niños pequeños puede ser un conflicto diario de voluntades. Nuestra voluntad está a menudo en conflicto con la voluntad de un pequeño a quien amamos más que a nosotros mismos. Nosotros daríamos nuestra vida por ellos, pero lo que ellos necesitan en esta etapa de su vida, no es nuestra vida, sino nuestro sacrificio para exigir obediencia. En el corto plazo, exigir obediencia es un trabajo arduo, pero a la larga, ahorrará problemas y angustias. En una ocasión me reuní con un grupo de señoras mayores que no eran católicas. Cuando una madre joven dijo que tenía en brazos a su octavo hijo, una madre dijo: «Yo sólo tuve un hijo, y eso fue suficiente para mí.» Otra madre dijo: » Dos era todo lo que podía manejar » La disciplina es la clave para el manejo de los niños.

No es el momento para una personalidad suave. No es el momento de decir: “Bueno, María nunca le dio una nalgada (spanking) a Jesús.” Cierto, Él nunca la desafió, nunca rayó la mesa a propósito o siguió golpeando el cristal de su mostrador después de que ella le dijo diez veces que no lo hiciera.

Ora diariamente con tus hijos, incluye a los más pequeños, y pide la gracia necesaria, la fuerza, la energía para educar y para darles la disciplina necesaria y el autocontrol para que, con el tiempo, sean obedientes a su Padre celestial. Este es un deber primario de la vocación de la maternidad.

Reglas de la casa para niños pequeños

Determina las reglas de tu casa y colócalas en el refrigerador o en un cuarto apropiado. Explícalas verbalmente al niño. A pesar de que el niño no pueda leerlas, puede entender que lees las reglas y que leerlas lleva a seguirlas. Muéstrale a tu hijo pequeño cómo lees las etiquetas de las latas en la cocina y las recetas en el libro de cocina y cómo actúas de acuerdo a lo que has leído. Muéstrale que si se siguen las instrucciones correctamente, midiendo cuidadosamente los ingredientes, poniendo el horno el número correcto de grados, el resultado será una comida exitosa.

Enséñale a tu hijo que lees las señales de tránsito cuando manejas, y que si las sigues y sigues las direcciones, podrás llegar con seguridad a al destino deseado. Los niños pequeños pueden entender que las reglas en el refrigerador son para que las obedezca y que se las estás leyendo para ese fin. Enséñale que, al obedecer las reglas, la familia puede llegar a una meta: una linda casa placentera. Enséñale que, aprender a seguir las reglas de Dios, todos podemos obtener el objetivo final: la felicidad en el Cielo con Jesús.

Las reglas de la casa pueden incluir:

  • Guardar los juguetes después de jugar con ellos.
  • Recoger la ropa.
  • Ayudar a mamá a recoger al final del día.
  • Limpiar con una servilleta los derrames.
  • Comer en la mesa del comedor y no en la sala.
  • No entrar en el cuarto de baño sin mamá.
  • No golpear la mesa.
  • Tocar el piano con suavidad.
  • Usar zapatos al salir.

Y así sucesivamente. Sobra decir que no se puede tener una lista interminable, pero unas pocas reglas para cada habitación u ocasión no será demasiado.

Un área que es frecuentemente ignorada por los niños pequeños, e incluso por los mayores, es la cortesía. Para que un hogar funcione de manera adecuada, es vital que los niños aprendan a hablar y conducirse de manera cortés. De no ser así, habrá muchos enfrentamientos y rivalidades, cada niño se sentirá ofendido por los demás y nadie actuará de manera correcta. No se puede tener un hogar feliz a menos que los miembros de la familia actúen con cortesía entre ellos.

Los niños pequeños pueden y deben aprender las normas básicas de cortesía, como por ejemplo, decir “por favor” y “gracias”. Deben aprender a pedir de manera adecuada lo que quieren y esperar un poco para obtenerlo. Con frecuencia, los niños pequeños, incluso los de buenas familias, son terriblemente mal educados, lo que causa una mala impresión de la familia y de la educación en casa en general. Los modales son importantes y nunca deben ser considerados opcionales.

Psicología del niño pequeño

Las inclinaciones ocasionadas por el pecado original son muy evidentes en los niños pequeños. Muchos niños, a propósito, pondrán a prueba a su mamá  para ver qué tan lejos pueden llegar antes de que ella los castigue. Las madres se pueden cansar de este conflicto diario, de este período de entrenamiento diario para sus hijos. Los niños pequeños pueden aguantar más que las mamás y a menudo lo hacen. Es por eso que nosotras, las mamás, diariamente tenemos que orar por las gracias necesarias para perseverar y ser consistentes.

Los niños y las niñas que son desobedientes, irrespetuosos y que responden de mala manera a sus madres a los trece años, son niños y niñas que no fueron educados para ser obedientes y respetuosos desde pequeños.

Obedece a Dios tú mismo. Entrena a tus hijos.

Dale a tu niño un período del día para permanecer sentado, por lo menos unos minutos, tal vez 15 minutos en la mañana y luego en la tarde. Dale a tu niño un libro o un juguete, pero explícale que este es momento de estar sentado. Cuando lleves a tu niño a la Iglesia, insiste en que tu pequeño esté quieto durante la Misa.

Cuando el niño está sentado en la mesa para las comidas, insiste en que no salte arriba y abajo o se levante de la silla. Enséñale a sentarse durante un tiempo razonable, quince minutos más o menos, durante la comida.

Tómate el tiempo y esfuerzo para tener una sesión de práctica con el niño sobre las reglas. Por ejemplo, si tienes la regla de que el niño entre a la casa de inmediato cuando lo llamas, practícalo. Envíalo afuera y llámalo a que entre. Haz esto varias veces para hacerle entender y recordar la regla.

Catecismo Preescolar

Cuando los niños son muy pequeños, incluso antes de que empiece a hablar, los padres deben comenzar la enseñanza de Jesús, de su amor por todos nosotros y sobre la importancia de agradar a Jesús siendo obedientes. Muéstrales a tus hijos estampas. Enséñales a hacer la señal de la cruz, el Padre Nuestro, el Ave María, la oración al Ángel de la Guarda y a orar antes de comer.

Enséñale a tu hijo sobre el Niñito Jesús y cómo Él obedeció a sus padres. Lean historias acerca de Jesús y otras historias de la Biblia.

Explícale una y otra vez a tu hijo que lo amas, no importa si hace algo mal, pero que, debido a que lo amas y a que debes ser obediente al plan de Dios en cuanto a su formación, debes castigarlo cada vez que se comporte irrespetuoso o desobediente.

Haz que las horas de oración sean regulares para todos los niños, incluyendo a tu hijo pequeño. Todos deben participar en el rezo del Rosario y otras oraciones. Programa estos tiempos de oración cuando los niños se sientan frescos, no después de la comida o en la noche, cuando los niños están demasiado cansados. Los niños – ya sean niños pequeños o adolescentes –  no deben perderse del tiempo de la oración familiar. Adapta las oraciones y la participación de acuerdo con la edad del niño. Sin embargo, incluso los más pequeños pueden aprender el Rosario rápidamente, y pronto hasta pueden dirigir las oraciones.

La educación en casa del pre-escolar

Para fomentar la disciplina en la familia, permite a los niños pequeños y niños en edad pre-escolar ser parte del programa de educación en casa. Si usas escritorios para los niños mayores, consigue un pequeño escritorio para los más pequeños para que pueda sentirse como parte de las actividades de la familia. Da a los niños pequeños libros y lápices de colores o una pequeña pizarra con tizas de colores para colorear. Permite al niño pequeño o al que está en preescolar sentarse en tu regazo mientras estás enseñando. Déjalo ayudarte a pasar las páginas del libro.

Trata de tener un poco de educación en casa «formal» con tu hijo, aunque sea por unos minutos cada día, si él o ella muestran interés. Las niñas normalmente están interesadas, incluso desde los dos o tres años de edad. Los niños pequeños pueden aprender las letras y los números. Si quieres desarrollar una buena actitud hacia el aprendizaje, los primeros años de vida es el mejor momento para empezar. Entre más se sienta involucrado en las actividades de la familia, menos problemas de disciplina se tendrán con los niños pequeños.

Por lo general, los niños pequeños aprenden de memoria lo que sus hermanos y hermanas mayores están estudiando, incluso mientras están jugando en el suelo. Tal vez no entiendan todo lo que han aprendido de memoria sólo de oírlo, pero, de cualquier forma, lo han aprendido de memoria. Sin embargo, cuando llega el momento de que entiendan conceptos, como dos más dos son cuatro, o «El Salvador de todos los hombres es Jesucristo»,  ya tienen muchos de los hechos memorizados y pueden aplicar fácilmente el entendimiento. Los problemas de disciplina disminuyen a medida que los conceptos se aprenden con rapidez y facilidad.

Si un niño pequeño se vuelve irritable, un hermano o hermana mayor le puede ayudar a aprender las letras, los números o la catequesis pre-escolar; o podría leerle cuentos. Esta es una buena experiencia para que los niños se ayuden entre sí, y para que el niño pequeño aprenda a aceptar la ayuda de un hermano mayor. A menudo, los niños mimados insistirán en que únicamente les enseñe su mamá. Fomenta una buena actitud en el niño para que acepte aprender de una hermana o hermano mayor.

Igualdad

Si tus hijos han asistido a una escuela antes de decidirte llevarlos a casa, tienes que trabajar duro para ver cómo vas a tratar la disciplina. Nuestra sociedad les vende a los niños la idea de que cada persona, joven o viejo, hombre o mujer, esposo o esposa, portador de la enfermedad infecciosa o abortista, tiene derecho a elegir lo que quiere para sí mismo. Nadie, ni los padres, ni los amigos o la sociedad, tienen autoridad sobre nadie. Esta enseñanza secular de la «libertad», que muchos niños han aceptado, hace que sea muy difícil para los padres disciplinar a sus hijos.

La idea de la libertad individual ha sido tan manipulada que muchos niños de primaria creen que sus decisiones tienen el mismo valor que las de sus padres y, por lo tanto, tienen los mismos derechos y autoridad que ellos. Consejeros familiares modernos han vendido a los padres jóvenes la idea de que deben tener reuniones familiares donde cada niño pueda expresar sus propias ideas. Esto está bien si los niños se dan cuenta de que papá y mamá tienen la última palabra por ser cabeza de la familia. Muchos padres de familia son, literalmente, acosados, primero  por consejeros familiares y luego por sus hijos.

Los programas de televisión muestran familias con niños que tienen la misma autoridad para tomar decisiones en la familia. Aquellos con TV por cable tienen oportunidad de ver programas más antiguos donde muestran familias donde mamá y papá «saben lo que es mejor”. Actualmente, todo el concepto de familia está siendo retratado de manera perversa. Las comedias  muestran a varios hombres criando niños o, simplemente grupos de personas de diferentes edades que viven juntos.

Una línea de autoridad

La Iglesia Católica tiene una línea de autoridad que fue establecida por el mismo Jesucristo cuando Él nombró a San Pedro como el primer Papa. Cuando el Papa habla sobre la fe y la moral, no existe votación por parte de los obispos (excepto en los concilios de la Iglesia). El Papa habla con autoridad divina, dirigida por el Espíritu Santo. Los obispos han de obedecer al Papa, los sacerdotes deben obedecer a los obispos, los laicos deben obedecer a los sacerdotes. Por supuesto, todo esto supone una fidelidad a las verdades de la Iglesia. Esta línea de autoridad debe continuar en la familia católica. El papá es la cabeza de la familia mientras que la mamá es el corazón de la familia. Los hijos deben obedecer a sus padres.

Los papás que no refuerzan el respeto de sus hijos y la obediencia a su autoridad, no están siguiendo las enseñanzas católicas y, por lo tanto, sus hijos no están siendo obedientes al mandamiento de Dios respecto a que los hijos deben honrar y obedecer a sus padres. Este mandamiento en particular, se repite con frecuencia y de manera dura en el Antiguo Testamento. La obligación de disciplinar está directamente relacionada con la vocación del matrimonio: educar a los hijos, lo que significa la formación de la voluntad, así como la formación de la mente.

No aceptes la visión del mundo en la que los niños son normales si insisten en tomar sus propias decisiones o pasan por períodos de rebeldía. No aceptes la falta de respeto como un «signo de crecimiento». No aceptes que te contesten de mala manera como algo normal. No aceptes cortes de cabello extraños o ropa rara o poco modesta como algo normal. Estos signos externos son evidencia de una aceptación interior de los valores del mundo.

Es MUY difícil ser consistentemente firme. Pero hazlo cuando son pequeños. Si te esperas a que sean adolescentes sentirás que te mueres.

La Iglesia Católica es como una madre amorosa. Sus directivas te darán la fuerza y ​​el valor para realizar el trabajo disciplinario que tienes por delante.

Hablando a los recién casados, el Papa Pio XII dijo:

Los niños son como la «caña sacudida por el viento». Son delicadas flores cuyos pétalos caen con la brisa más leve. Son tierra virgen en la que Dios ha sembrado las semillas de la bondad, pero que son sofocadas por… la «concupiscencia de la carne y la concupiscencia de los ojos y la vanagloria de la vida».

¿Quién va a enderezar la caña? ¿Quién va a proteger estas flores? ¿Quién va a cultivar este suelo y hacer que las semillas de la bondad den fruto contra las asechanzas del mal? En primer lugar, será la autoridad que gobierna la familia y los niños, a saber, la patria potestad.

Los padres y las madres de hoy a menudo lamentan el hecho de que ya no pueden hacer que sus hijos obedezcan. Niños obstinados no escuchan a nadie, los niños que crecen así desprecian todas las orientaciones, los hombres y mujeres jóvenes están exasperados por cualquier consejo dado, son sordos a todas las advertencias, e insisten en seguir sus propias ideas porque están convencidos de que sólo ellos están en condiciones plenas para apreciar las necesidades de la vida moderna…

¿Y cuál es la causa de esta insubordinación? La razón que generalmente se da es que los niños de hoy ya no poseen sentido de la sumisión y respeto debido a las órdenes de sus padres… Todo lo que perciben a su alrededor sirve para el único propósito de aumentar,  excitar e incendiar su pasión indomable por la independencia, por burlarse del pasado y la sed ávida del futuro…

El ejercicio normal de la autoridad depende, no sólo de quienes tienen que obedecer, sino también, y en gran medida, de quienes tienen que mandar. Para decirlo más claramente: Hay que distinguir entre el derecho a poseer la autoridad y dar órdenes, por un lado, y por otro, que la excelencia moral que es la esencia y el espíritu de una autoridad efectiva, que es capaz de imponerse a los demás  para exigir obediencia.

El antiguo derecho se te confiere por Dios a través de la paternidad. Este último privilegio no solo debe ser adquirido y conservado, sino que se puede perder o se puede fortalecer. Ahora bien, el derecho de mandar a sus hijos no valdrá mucho si no se acompaña del l control y la autoridad personal sobre ellos que asegura que realmente te obedecen…

Esta autoridad debe ser templada… con bondad amorosa y aliento  paciente.

Moderar la autoridad con la bondad es triunfar en la lucha que es parte del deber como papás… Todos aquellos que de manera ventajosa gobiernan sobre los demás, deben, como elemento esencial, primero dominarse ellos mismos, sus pasiones, sus impresiones. No hay una verdadera sumisión y respeto a cualquier autoridad, a menos que los que obedecen crean que esta autoridad se ejerce con la razón, la fe y el sentido del deber, porque entonces sólo se dan cuenta de que un derecho semejante les ciega a obedecer.

Si las órdenes que dan a sus hijos y el castigo que infligen proceden del impulso del momento, o de arrebatos de impaciencia o de la imaginación o la ciega confianza imprudente, ellos principalmente serán arbitrarios o incoherentes, y tal vez incluso injustos y poco adecuados.

Pero ¿cómo vas a gobernar a tus hijos, cuando no sabes cómo conquistar tus estados de ánimo, controlar tu imaginación y para auto dominarte? Si en ocasiones sientes que no eres dueño absoluto de tus sentimientos, entonces posterga para más adelante para un mejor momento la corrección que deseas realizar o el castigo que crees que debes infligir. Esta tranquila y correcta dignidad con la que hablas y corriges será mucho más eficaz, mucho más educativa y con autoridad…

No te olvides que los niños, no importa lo pequeños que sean, tienen un ojo muy atento y serán inmediatamente conscientes de tus cambios de estado de ánimo. Desde la propia cuna… inmediatamente se dan cuenta de la potencia de sus caprichos infantiles y los efectos que los ataques de llanto tienen sobre los padres débiles y, con astucia inocente, no dudarán en explotarlo al máximo.

Evita todo lo que puede disminuir su autoridad con ellos. Ten cuidado en arruinar esta autoridad con una serie de recomendaciones y críticas sin parar… Evita engañar a tus hijos con razones falsas… Nunca falsifiques la verdad. Es mucho mejor guardar silencio… Ten cuidado de que no mostrar señales de aparente discusión entre ustedes (los papás)… No cometas el error de esperar hasta que tus hijos hayan crecido con el fin de hacerles sentir el peso de una autoridad tranquila…

Tu autoridad debe estar desprovista de debilidad, pero debe ser una autoridad que nace del amor y se empapa de amor, y se sostiene del amor… Si realmente tienes este amor paternal… en los mandatos que das a tus hijos, estos deben encontrar un eco en las íntimas profundidades de los corazones de tus hijos, sin que haya necesidad de decir mucho.

El lenguaje del amor es más elocuente en el silencio del trabajo diario que en el ajetreo. Un millar de pequeñas señales, una inflexión en la voz, un gesto casi imperceptible, una expresión de la cara, una pequeña pista de aprobación… todo esto les dice, más que cualquier protesta, cuánto cariño hay en la prohibición que les molesta, cuánta bondad se esconde en el orden que lo encuentran problemático. Entonces sólo la autoridad aparece no como una carga pesada, una mala broma que hay que sobrellevar… sino como una gran manifestación de tu amor.

Pero, ¿no debe el ejemplo ir mano a mano con el amor?  ¿Cómo pueden los niños, que, después de todo, tienen una inclinación natural a imitar, obedecer, si ven que su mamá no hace caso de las reglas de papá, o peor aún, discute con él; si el hogar está lleno de críticas continuas de todas las formas de autoridad; su ellos ven que sus papás son los primeros que no obedecen los mandamientos de Dios y de la Iglesia?

Debes dar el ejemplo a tus hijos de un papá o mamá cuya manera de hablar y actuar sirve de modelo de respeto de una legítima autoridad, de fidelidad al deber. Desde este punto de vista, ellos aprenderán la verdadera naturaleza de la obediencia cristiana y cómo la deben practicar con sus papás, de una manera más convincente que cualquier sermón que se les pueda dar. Ten el firme convencimiento de que el buen ejemplo es la herencia más preciosa que les puedes dejar a tus hijos.

Papa Pio XII, 1941, Discurso a los recién casados.

 

[1] Traducción realizada por Flor Montante . fgma.m83@gmail.com. Edición por Guetty Colin, guetty.colin@gmail.comy Xhonané Olivas, xolivas@familiacatolica.org Mayo  2014. Todas las notas a pie de página han sido agregadas para esta edición.

[2] ¿En la Iglesia se permite la auto-flagelación? https://www.youtube.com/watch?v=kAWQu3eK3bk ,

¿Qué enseña la Iglesia sobre la auto-flagelación? https://www.youtube.com/watch?v=-5jMBMNhQuE, respuesta del Padre Pedro Núñez en el programa «Conozca Primero su Fe Católica» de EWTN.

[3]Sitio Web http://www.dare.com/

[4] Leer todo el documento en : http://www.vatican.va/holy_father/pius_xi/encyclicals/documents/hf_p-xi_enc_31121929_divini-illius-magistri_sp.html

[5] Versión de la Biblia Católica para Jóvenes.

Traducción de la Introducción del libro «Catholic Homeschooling»

2013-06-22 11.58.45

Con la Dra Clark en la Conferencia Nacional de Homeschooling 2013

¡Qué testimonio de vida de la Dra Mary Kay Clark! En la introducción de su libro «Catholic Homeschooling« nos platica cómo sus papás ya estaban tan involucrados en la iglesia y en la política, y cómo ella también desde muy joven, ha sido tan activa.  Es de verdad un ejemplo de mujer católica, de mamá homeschooler y de mujer emprendedora. ¡No dejes de leerlo, hay mucho qué aprender de ella!

¡Gracias Guetty por tu paciencia y servicio para traducir esta parte del libro!

Introducción[1]

Dra. Mary Kay Clark

Traducción de Guetty Colin

Edición de Xhonané Olivas

La historia de cómo llegué a ser directora de Seton Home Study School [2]es, en muchas formas, la historia de una típica familia católica que busca el estilo de vida católico auténtico en tiempos de confusión. En mis viajes a varias ciudades, me ha sorprendido la similitud entre las historias de varias familias católicas que luchan por mantener su fe.

Soy la mayor de una familia de 9 hijos, crecí entre los 40’s y 50’s en Bethesda, Maryland, un suburbio de Washington, DC.  Mis papás eran políticamente activos en el partido republicano y frecuentemente apoyaban campañas para buscar una mejor legislación, generalmente en temas de familia y educación. Ellos estaban preocupados por las escuelas públicas locales y por tener una mejor educación; una vez mi papá se postuló para la mesa directiva de la escuela local. Ellos fueron miembros activos en la Iglesia y se involucraron en la escuela de la Parroquia. Mi mamá y mi papá lucharon contra la pornografía en los cincuentas, dando pláticas a grupos de papás.

Mientras estaba en la preparatoria en Cleveland, Ohio, conocí a Bruce, mi futuro esposo, pero me fui a una universidad católica por cuatro años. Bruce y yo nos casamos el mes en que me gradué de la universidad, pero seguí con mi educación en la Western Reserve University[3] y en la Universidad Católica para obtener un grado de maestría. Mi esposo estuvo en Vietnam mientras estuve en la universidad, y más adelante, después de casados, le volvieron a hablar debido a la crisis de Berlín. Mi primer bebé, Kenneth, nació casi un año después de que nos casamos.

Durante el inicio de los sesentas, aunque estaba casada, embarazada, trabajando como bibliotecaria y yendo a la escuela de graduados de bibliotecología de Western Reserve, seguía involucrada, junto con mi mamá, en actividades de religiosas y políticas. La encíclica Pacem in Terris[4] fue publicada, y las dos asistíamos a conferencias para escuchar a “católicos” proclamar que deberíamos reconciliar a comunistas y socialistas. Asistimos a pláticas donde mujeres “católicas” daban su propia versión de lo que significaba ser una mujer católica moderna.

En los sesentas, la primera perturbación inmediata a la que se debió enfrentar la fe de una familia católica ordinaria vino con los “nuevos” textos de religión en escuelas y programas parroquiales. Los nombres de las editoriales se hicieron de renombre y los papás de todo el país comparaban notas con amigos y familiares.  Mi mamá empezó un grupo llamado “Papás católicos preocupados de Cleveland” (Concerned Catholic Parents of Cleveland[5]), dedicado a luchar para que la nueva religión no fuera promovida en escuelas católicas. Durante esta batalla, me mudé a Columbus, Ohio, con Bruce y nuestros tres hijos mayores. Papás de Columbus me pedían que analizara el material de las clases de catecismo. Pasé horas en la librería de un seminario investigando las enseñanzas de la Iglesia y me convencí de que los “nuevos” libros de texto de religión no estaban presentando verdades católicas.

El principal problema con los nuevos libros de textos de religión de los sesentas, fue que no enseñaban los diez mandamientos, el pecado original, el pecado actual (personal), la confesión, la Santa Eucaristía como el memorial del sacrificio de Cristo en el Calvario, entre otras cosas. El énfasis estaba en decidir lo mejor para uno mismo; la verdad era subjetiva. A los niños no se les enseñaba que la Iglesia Católica era la verdadera Iglesia, ni que el Papa es el vicario de Cristo en la tierra. Las verdades de la Iglesia, si es que eran mencionadas, eran presentadas como un punto de vista más, el cual puedes elegir entre muchos otros.

En este tiempo turbulento se fundó “Católicos Unidos por la Fe” (Catholic United for the Faith[6]) y empezó a evaluar los nuevos libros de texto de religión que se estaban usando en todo el país. The Wanderer[7] se volvió un apoyo muy popular entre todos los que pensábamos que estábamos solos.

Los papás católicos en Columbus, al igual que en otras ciudades del resto del país, no estaban dispuestos a quedarse sentados y no hacer nada. Nuestra primera tarea fue imprimir las citas cuestionables de los nuevos libros de texto de religión en volantes y distribuirlos en cada Iglesia católica durante todas las Misas de ciertos fines de semana.

Esta actividad causó tanta conmoción, lo que resultó en la formación de una organización para toda la ciudad, “Papás Católicos de Columbus” (Catholic Parents of Columbus). La membresía pronto incluyó a papás de otras ciudades del estado. Imprimíamos un periódico mensual y nos reuníamos tanto con sacerdotes y comités parroquiales como con la Mesa directiva diocesana para la educación e, incluso, con el Obispo. Patrocinábamos un programa de radio semanal para enseñar las verdades de la fe.

Después de aproximadamente un año, no solo no se había realizado ningún cambio por parte de las autoridades diocesanas o de los educadores, sino que se publicaron nuevas versiones de los libros de textos de religión que iban más allá de las enseñanzas oficiales. Un segundo proyecto llamado de “apostolado de los estacionamientos” (parking-lot apostolate) abarcaba toda el área de Columbus, incluidas las afueras de la ciudad. Después de un par de años, nuestro “apostolado de los estacionamientos” atacó por tercera ocasión.

Después de varios años y, aunque los papás se seguían quejando y activamente buscaban regresar a las enseñanzas de la Iglesia, las cosas continuaban empeorando. De hecho, al final de los sesentas, apareció el primer programa de educación sexual en las escuelas católicas: la series “Volviéndose Persona” (Becoming a Person) de Benzinger Publishers[8].

Nuestra organización volvió a pelear. Publicamos un folleto volante con citas exactas del programa “Volviéndose Persona” y los distribuimos durante un fin de semana en los coches que estaban en los estacionamientos de cada Parroquia durante cada Misa en el área de Columbus. ¿El resultado? Los papás se quejaron por la pornografía que había en sus parabrisas, siendo que ¡las citas sexuales explícitas eran directamente de los libros de texto que sus hijos estaban usando en la escuela! Protestantes asiduos a iglesias cercanas estaban terriblemente enfadados porque sus coches fueron cubiertos accidentalmente con pornografía “católica”.

¡Las autoridades diocesanas estaban disgustadas con este grupo de papás en contra de sus nuevos y “relevantes” cambios con el fin de mejorar las cosas para sus hijos! Tuvimos una junta con la mesa directiva escolar diocesana para poner una queja oficial, pero fue en vano. Tuvimos una junta con el Obispo, quien nos cuestionó sobre teólogos específicos que debíamos estar leyendo. Tuvimos juntas con sacerdotes y papás en varias parroquias.

Las escuelas católicas siguieron empujando hacia una nueva religión confusa que los papás ya no podían reconocer, implementando un humanismo secular en otras materias, especialmente en estudios sociales, y enseñando material sexual explícito, mañosamente llamado “Educación de la vida familiar” (Family Life Education). Nos sentimos empujados hacia la desagradable discusión de perversiones sexuales explícitas.

Para 1971, los que pertenecíamos a la organización “Papás Católicos de Columbia”, sentimos que nuestras energías se estaban gastando en vano al en tratar de cambiar a las escuelas y/o educadores. Por lo que la organización cambió su enfoque completamente. Decidimos formar nuestra propia escuela católica, Mater Dei Academy[9], en Columbus Ohio.

Durante los setentas, Mater Dei tuvo muchísimo éxito. Todavía existe. Papás de otras ciudades del país empezaron escuelas similares. El profesor de filosofía, Dr William Marra, fundó las escuelas “Holy innocents”[10] (Santos inocentes). El columnista Frank Morris, del periódico “The Wanderer”, empezó una escuela en Denver. Anne Carroll, esposa del Dr. Warren Carroll, el fundador de Christendom College[11], empezó la escuela Seton a las afueras de Washington, D.C. Otras escuelas similares surgieron en Cincinnati, Cleveland, Detroit, Denver, Nueva York, Dallas, Los Ángeles y otras áreas a lo largo del país. Algunas todavía siguen funcionando.

En un momento dado, yo creo que hubo unas 200 escuelas administradas por papás en el país. Después de ayudar a varios papás de los estados vecinos, un grupo de nosotros patrocinamos una convención en Cleveland para ayudar a empezar escuelas administradas por papás y para ayudar con el homeschooling. Estas escuelas tenían nombres como Agnus Dei, Nuestra Señora de Fátima (Our Lady of Fatima) y Academia del Rosario (Rosary Academy). Los nombres reflejaban el amor de los papás a Nuestra Madre Santísima, al Rosario y al uso del latín en la cultura católica.

Aunque algunas de estas escuelas siguen funcionando hasta el día de hoy, para los ochentas, muchos de los papás estaban abrumados debido a las grandes dificultades que se presentan al tratar de educar una familia y administrar una escuela al mismo tiempo. Para 1985, cada vez más familias católicas empezaron a educar a sus hijos en casa.

En 1982, Seton Home Study School fue fundada por Anne Carroll como una división de la Seton School en Manassas, Virginia. Nuestra familia se mudó a Front Royal, Virginia para estar cerca del Christendom College, a donde iban a la escuela mis dos hijos mayores.

En 1983, me uní al Seton Home Study como asistente del director. Había alrededor de 50 estudiantes en la división de educación en casa y unos 100 en la escuela tradicional. Hoy en día, la escuela tiene 175 estudiantes, mientras que la escuela de educación en casa tiene unos 9,000 11,000. Para Enero de 1991 la división Seton Home Study School había crecido tanto que se separó legalmente de Seton School. En 1981, la división de educación en casa era operada desde un salón en el edificio de Seton School. Hoy, tenemos un edificio de 2,300 metros cuadrados para oficinas, 75 empleados de tiempo completo, 75 de medio tiempo y muchos empleados de temporada.

Al reunirme con familias de todo el país, veo un patrón que se repite. Las familias empiezan por quejarse con las autoridades eclesiales, deseando que los entiendan y que se regrese a las enseñanzas de la Iglesia. Los papás descubren que sus quejas no son escuchadas. Entonces, después de algunos años, los papás empiezan una escuela o simplemente empiezan a educar con una o dos familias más, empiezan el homeschooling con uno o dos niños o se inscriben en una escuela de homeschooling. Los medios pueden ser diferentes, pero el énfasis es el mismo: los papás se convierten en los maestros; los estudiantes aprenden de sus papás.

Lo que la nueva generación de educadores católicos y catequistas no tomaron en cuenta es que los papás de ahora están mejor informados y las mamás están más seguras de sí mismas y de su habilidad para educar a sus propios hijos. Al principio, los educadores católicos fueron capaces de intimidar a los papás respecto a los libros de texto de religión, haciendo que los papás dudaran de su entendimiento de la fe aprendida en la niñez. Sin embargo, los educadores católicos, especialmente sacerdotes y monjas, no pudieron engañar a los papás católicos sobre los programas de sexualidad.

Algunos líderes católicos minimizaron los abusos en la educación católica, y aconsejaron paciencia, pero los papás no pueden esperar a costa de las almas de sus propios hijos. Cada día que pasa, los niños están siendo educados, de una forma u otra, y, acertadamente, los papás sienten presión de actuar. La Iglesia puede esperar décadas para resolver estos problemas, pero los niños tienen solo unos cuantos años, ya sea para convertirse en buenos católicos o que se alejen de la Iglesia, de la fe y de la salvación eterna.

Cuando hablo con algunos papás mayores o con abuelos, lágrimas salen de sus ojos mientras admiten que ellos han perdido a sus hijos mayores. “Mis hijos no quieren hijos”, es un comentario bastante común.

Por otro lado, los papás jóvenes, por gracia de Dios, están descubriendo el gran privilegio y obligación de ser los primeros educadores de sus hijos. Incluso papás que no están al tanto de la riqueza de las enseñanzas de la Iglesia están determinados a mantener a sus familias fuertes con valores tradicionales. Aman a Jesús y a María y se rehúsan a dejar a sus hijos en escuelas que rechazan las enseñanzas de la Iglesia o, incluso, las verdades morales básicas.

Los papás están sacando a sus hijos de escuelas católicas porque no pueden encontrar siquiera un solo libro de texto católico. Ellos traen a sus hijos a casa porque los maestros dicen que los papás que rezan el Rosario son anticuados. Las mamás no quieren que sus hijos estén sujetos a burlas y abusos verbales por parte de maestros y compañeros que piensan que usar un escapulario es tonto. Finalmente, los papás no quieren que sus hijos vivan la degradación de los programas de educación sexual.

Las mamás que educan en casa están dando a sus hijos amor y estabilidad, una vida con espiritualidad, el hábito de buscar a Jesús y a María para encontrar respuestas y de vivir una vida sacramental verdadera y activa en casa.

Las familias que están educando en casa, cuando es posible, se unen con a otras familias a celebrar la Santa Misa, a rezar el Rosario, a visitar Santuarios marianos, a hacer coronas de adviento, a decorar altares en Mayo para María y, en general, para vivir las costumbres, la fe y las tradiciones de la herencia católica y hacerlas parte integral de su estilo de vida. Con su filosofía y actividades, las familias que hacen homescholing están preservando la fe católica y se están convirtiendo en un pequeño remanente de fe en estos tiempos difíciles.

Los papás de hoy se dan cuenta que vivimos en una sociedad pagana en la cual los valores cristianos, particularmente los relacionados a la vida en familia, están siendo destruidos a través de los medios de comunicación y las políticas gubernamentales. También se dan cuenta de que nuestros niños católicos están perdiendo la fe en las escuelas católicas en las que una vez confiaron y que fueron construidas con el sudor y el dinero de sus papás y abuelos.

Los papás ven que ha llegado el momento de dejar de depender de otros para transmitir la fe a sus hijos. No dudan que la Iglesia sobrevivirá, como Cristo lo prometió. Sin embargo,  estos papás están descubriendo que parte de la promesa de nuestro Dios es la gracia de reavivar a la Iglesia a través de familias católicas fuertes. Estos papás homeschoolers están respondiendo a esa gracia.

 

[1] Traducción realizada por Guetty R. Colin.  guetty.colin@gmail.com . Edición por Xhonané Olivas xolivas@familiacatolica.org Mayo  2014. Todas las notas a pie de página han sido agregadas para esta edición.

[2] Seton Home Study School http://www.setonhome.org/

[3] Hoy se conoce como Case Western Reserve University http://case.edu/

[4] Ver todo el documento: http://www.vatican.va/holy_father/john_xxiii/encyclicals/documents/hf_j-xxiii_enc_11041963_pacem_sp.html

[5] Este sitio ya no está active.

[6] Sitio web http://www.cuf.org/

[7] Sitio web http://thewandererpress.com/

[8] Sitio Web http://www.rclbenziger.com/

[9] Sitio web http://materdeiacademy.org/

[10] No se encontró información sobre estas escuelas en la web.

[11] Sitio web http://www.christendom.edu/

Traducción del capítulo 11 del libro «Catholic Homeschooling»: Enseñando a niños que aprenden diferente

IMG_2493[1]

 

Este es un capítulo que me parece muy interesante, es parte de la traducción que estamos haciendo del libro “Catholic Home Schooling«  … aunque habla sobre cómo enseñar a niños que aprenden diferente debido a una discapacidad, vale la pena leerlo porque la realidad es que cada niño aprende diferente y muchos de los consejos que presenta la autora, nos pueden ser de mucha utilidad.

Gracias especiales a Mariana Perotti y Beatriz Reyes por su apoyo en la traducción de este capítulo, ¡Dios las siga bendiciendo!

Capítulo 11

Enseñando a niños que aprenden diferente[1]

Traducción de Mariana Perotti

Edición de Beatriz Reyes y Xhonané Olivas

Por Cathy Gould

La Sra. Cathy Gould es la especialista en enseñanza de discapacitados de Seton. Obtuvo su Licenciatura (B.A.) en Educación en la Universidad James Madison en 1977, y su Maestría (M.A.) en Educación con especialidad en problemas de aprendizaje y alteraciones emocionales en la Universidad George Mason en 1981. Cathy está plenamente certificada en la enseñanza de niños con dificultades de aprendizaje. Ha estado enseñando a niños con dificultades de aprendizaje y aconsejando a grupos de padres durante los últimos 16 años. Ha trabajado con las familias de Seton los pasados 8 años. Cathy es madre de tres niños.

Dificultades del aprendizaje (DA) (Learning Disabilities- LD), Trastorno hiperactivo y Trastorno de déficit de atención (TDA) (Hyperactivity Disorder and Attention Deficit Disorder-ADD) están relacionados con frecuencia con impedimentos ocultos. Identificar impedimentos educacionales tempranamente puede aliviar algunos problemas que se ven típicamente en niños con dificultades del aprendizaje, tales como baja autoestima, síndrome de fracaso y depresión.

Cuando los padres educan a sus hijos en casa, advierten en una edad temprana cuándo un niño no está progresando según los métodos tradicionales de enseñanza. Entonces, comienza la búsqueda para descubrir exactamente de qué manera aprende el niño.

¿Qué es una dificultad del aprendizaje? Hay cuatro puntos que la mayoría de los profesionales aceptarán como verdaderos para todos los individuos con DA:

  1. El individuo con DA no aprende satisfactoriamente con métodos normales de enseñanza.
  2. La causa básica de su fracaso de aprendizaje no es una falta de inteligencia normal.
  3. La causa básica no es un problema psicológico.
  4. La causa básica no es un impedimento físico.

El Acta de Educación para Personas con Incapacidades (Education for All Handicapped Children Act[2]) define una Dificultad del Aprendizaje como un trastorno en uno o más de los procesos psicológicos básicos implicados en el entendimiento o uso del lenguaje, hablado o escrito, que puede manifestarse en una capacidad imperfecta de escuchar, pensar, hablar, leer, escribir, deletrear o realizar cálculos matemáticos. DA incluye impedimentos de percepción, disfunciones cerebrales mínimas, daño cerebral, dislexia y afasia del desarrollo. Estos términos no incluyen ninguna dificultad del aprendizaje que tiene su origen en problemas de vista, oído, ni motor, ni de retraso mental, ni de desventajas culturales ni económicas.

Al evaluar a un niño para determinar si existe una DA, los profesionales buscan una discrepancia entre el potencial del niño (o cociente intelectual) y su desempeño o logros.

Los niños con DA deben tener un cociente intelectual promedio o por encima del promedio. Debajo se listan las características que pueden tener individuos con DA. Pueden notarse incluso en niños menores de 10 años.

  1. Predominio mezclado y confusión direccional. Pasada la edad de 5 o 6 años, el niño todavía parece confuso acerca de cuándo usar su mano derecha y/o izquierda para escribir, tomar objetos y comer. Algunos niños pueden tener dificultades al cruzar la línea media del cuerpo, por ejemplo puede costarles mucho tomar un objeto que está a la izquierda de su cuerpo usando la mano derecha.
  2. Concepto pobre del tiempo. Ellos no tienen sentido interno del tiempo. Tienen dificultades para estar en un horario o para programar actividades. Un ejemplo de esto puede ser que cuando tú le das 10 minutos para jugar afuera, 10 minutos van y vienen. En 30 minutos, debes ir a buscar a tu hijo, que es totalmente inconsciente de la cantidad de tiempo que ha pasado.
  3. Poderes inusuales de observación. Nada escapa a su vista. Tienen mucha complicación filtrando las cosas innecesarias y enfocando en lo que es importante.
  4. Creatividad inusual. Son capaces de ver cosas de modo muy diferente de otras personas, y de resolver problemas de una manera única. Pueden ser muy mecánicos, separar cosas y eventualmente volver a ponerlas juntas. Frecuentemente estas personas pueden ser artistas muy dotados.
  5. Parecen ser “inadaptados y solitarios”. Son frecuentemente llamados “tontos” por los otros estudiantes; las maestras suelen llamarlos vagos; pueden no entender expresiones no verbales o bromas, y pueden tener dificultades para saber qué es un comportamiento adecuado.
  6. Problemas de recuperación mental. Ellos pueden saber la palabra “rojo”, y pueden saberla desde hace mucho tiempo, pero cuando tú les estás hablando en una conversación, de repente no pueden encontrar esa palabra en el repertorio de su vocabulario.
  7. Problemas de memoria. Muchos niños con DA tienen grandes problemas para memorizar la suma, la resta, la multiplicación y división. Incluso también pueden tener problemas para memorizar listas de información, como los nombres de los planetas o de los huesos.
  8. Inversiones. Mientras que es normal en niños pequeños, no debería continuar pasados los 10 años. Las inversiones son evidentes en la escritura de palabras y números. Las letras frecuentemente cambiadas son b y d, p y q; a veces los números como 3, 7 y 9 son escritos al revés; a veces 6 y 9 son invertidos.
  9. Problemas de motricidad fina. Esto puede verse en la letra temblorosa, inapropiada formación de letras, dificultad de organización del espacio en el papel, dificultad para espaciar letras y palabras, o dificultad para permanecer entre renglones.
  10. Problemas de atención. Pueden tener dificultades para enfocarse en las tareas que están realizando, o pueden ser capaces de estar concentrados sólo en períodos de tiempo muy cortos.
  11. Secuenciación. Muchas de estas personas tienen dificultades para contar algo que les sucedió en la secuencia correcta. Pueden ir a una fiesta, y volver y contarte todo lo que pasó en la fiesta; sin embargo, la secuencia de eventos estará toda desordenada. También puede tener dificultades secuenciando la información que se les da. Consecuentemente, encontrarán difícil seguir instrucciones en orden. Pueden tener dificultad con problemas matemáticos que requieren pasos secuenciados.

Trastorno de Déficit de Atención.

En 1982, la Asociación de Psiquiatría Americana (American Psychiatric Association[3] ) definió el Trastorno de Déficit de Atención como un trastorno biológico. Esa definición es la siguiente: El niño despliega, para su edad mental cronológica, signos de desarrollo inapropiados, falta de atención, impulsividad e hiperactividad.

En 1987, el nombre del trastorno fue cambiado de Trastorno de Déficit de Atención a Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad. Siguiendo al Dr. Craig Lidden, esto es una agrupación de características con raíces biológicas, tales como:

  • 1. Baja reacción (“arousal”): Estas personas muestran somnolencia durante momentos que requieren atención. Pueden estar poco alertas, poco despiertos o inquietos.
  • 2. Impulsividad.
  • 3. Distracción.
  • 4. Cortos períodos de atención.
  • 5. Control pobre: Esto es una falla para evaluar críticamente su comportamiento, lo que generalmente hace que no estén prevenidos de las consecuencias de sus acciones.

Las características generales que parecen ser aceptadas por profesionales que trabajan con TDAH son:

  • 1. Falta de atención.
  • 2. Impulsividad.
  • 3. Dificultad para postergar una satisfacción.
  • 4. Hiperactividad.
  • 5. Sobreexcitación emocional: Estas personas siente las cosas más intensamente que otras.

Por favor, recuerden que estos niños demostrarán estas características o comportamientos en una variedad de situaciones, durante un largo período de tiempo.

Materiales de aprendizaje.

Desarrollar un programa para un niño con DA o TDAH es un desafío único para los padres. Con el trabajo individual en homeschooling, muchos niños con DA o TDAH son capaces de usar un programa normal de su grado. Por supuesto, serán necesarias ciertas modificaciones. Otros niños podrían necesitar programas totalmente adaptados a sus necesidades. Pueden necesitar libros con capítulos más cortos, aunque básicamente el material sea del grado que le corresponde. Otros niños necesitan materiales con más dibujos y color. Otros pueden necesitar evaluarse más frecuentemente, incluso cada parte o cada pocas páginas, en vez de todo al final del capítulo.

Muchas compañías editoras tienen materiales que han sido específicamente diseñados para el aprendizaje de niños con discapacidad o con TDAH. Otras editoras han diseñado libros de textos “adaptadores” que pueden ser también apropiados.

Globe Publishers[4] produce una serie de libros de texto para Ciencias, Historia Americana y Geografía. Steck-Vaughn[5] publica una apropiada serie de Ciencia y Estudios sociales para el nivel elemental. Educators Publishig Service[6] ofrece materiales de calidad en deletreo, vocabulario, fonética y artes primarias del lenguaje en general. Ninguno de estos son católicos, pero raramente son anticatólicos o anti familia, sin embargo los padres deben asegurarse de leer los libros antes de dárselos a los niños.

Las preguntas que deben hacerse cuando están buscando material para su hijo son: cuál es el estilo básico de aprendizaje de tu hijo y cuál es el estilo de enseñanza del material. Por ejemplo, si tu hijo es un aprendiz auditivo,  él o ella irán bien con una aproximación a través de canciones a la fonética, mientras que si tu niño es un aprendiz visual, esa forma, no importa que fascinante pueda ser, no funcionaría para él.

Hay algunos puntos clave a considerar cuando estás creando un programa para tu hijo. El aspecto más importante a tener en cuenta son sus fortalezas y sus debilidades. Puedes desarrollar un programa basado en las fortalezas de tu hijo, y usando esas fortalezas, puedes reforzar las áreas más débiles.

Si tu niño tiene una debilidad particular, lo más importante que hay que hacer es encontrar la forma de utilizar el material con éxito. Por ejemplo, si tienes un niño que tiene problemas de memoria con las matemáticas, trabaja en la memorización de las operaciones usando una variedad de materiales, tales como trabajos prácticos. Al mismo tiempo, puedes tomar unos pocos minutos cada día y enseñarle otros conceptos matemáticos, tales como tiempo o medidas.

Si tu hijo no sabe las operaciones de multiplicación (tablas), pero le estás dejando llegar a los números de tres dígitos en problemas de multiplicación de tres dígitos usando una calculadora, como por ejemplo 324 x 436, en vez de hacer que marque cada número completo y multiplique, haz que el niño haga el problema paso a paso, para que esté multiplicando como lo haría en el papel. La única razón por la que necesita una calculadora es para las operaciones de multiplicación básicas. Cuando tu niño aprenda las multiplicaciones, todavía será capaz de realizar ese tipo particular de problemas de multiplicación. Si tú le dejas marcar el número de tres dígitos, él no estará aprendiendo cómo multiplicar esos números manualmente.

Problemas de memoria.

Para niños que tienen problemas de memoria, una buena técnica es desarrollar un sistema de tarjetas de apoyo. Compra tarjetas de índice con espiral que son de 5 x 8 ó 4 x 6, o puedes hacer agujeros en tarjetas de índice individuales y sujetarlas con un aro de cuaderno. Presentada la lección, haz que tu hijo la repita con sus propias palabras. Mientras la repite, escribe los puntos clave en un papel o pizarra, y codifica con color las diferentes partes de lo que sea que estén trabajando. Por ejemplo, cuando se presente la multiplicación de tres dígitos con el problema 324 x 436, codifica el “6” en un color, usa flechas dibujadas con el mismo color para indicar qué multiplicar (6 x 4, 6 x 2, 6 x 3), y usa el mismo color para escribir las direcciones de esos pasos. Luego, escribe el “3” en otro color y dibuja flechas usando el mismo color para designar qué multiplicar (3 x 4, 3 x 2, 3 x 3). Escribe todas las instrucciones pertenecientes al “3” en el mismo color. Utiliza el mismo proceso para multiplicar el “4”. Recuerda escribir el signo de adición en un color distinto.

En problemas de división, haz que tu hijo use lápices de color para las diferentes operaciones. Así, el resultado de la división será de un color, el de la multiplicación en otro color, el de la resta en un tercer color. Las palabras que digan qué hacer en cada paso deben corresponder con cada color. Puedes usar este sistema para matemáticas, deletreo de palabras, gramática, o cualquier otro tema. Algunos padres utilizan tarjetas de apuntes en Ciencia o Historia, para ayudar a los niños a memorizar listas de información.

Problemas de escritura.

La computadora es una  herramienta valiosa para estudiantes con problemas de escritura y motricidad fina. Algunos estudiantes tienen problemas con la formación de las letras, o espaciar letras y palabras en el papel. La mayoría de los niños disfruta de trabajar en la computadora, y los que tienen problemas de motricidad fina encuentran que les ayuda a evitar algo que es una dificultad natural para ellos. La computadora posee grandes funciones; el modo de edición permite a los niños mover y reorganizar información sin tener que reescribirla. El corrector de palabras ayuda a los niños que tienen problemas de ortografía.

Una grabadora es otra ayuda para niños con problemas de tipo escritura-lenguaje. Algunos simplemente no pueden usar el papel y lápiz para escribir palabras en papel. Si les dices que te cuenten una historia, son maravillosamente creativos; pueden darte historias muy imaginativas, largas, profundas, con un vocabulario maravilloso. Sin embargo, pon un lápiz en sus manos y no lo podrán hacer. Para estos niños, darles una grabadora es una estupenda manera de sortear los sentimientos negativos asociados con la idea de tratar de escribir. Una vez que el niño dejó sus pensamientos en la grabadora, puede volver y escribir esos pensamientos en la computadora.

Estilos de aprendizaje.

Una de las cosas más importantes que debes tener en mente cuando diseñas un programa para tu niño con DA, es cuál podrá ser su mejor estilo de aprendizaje. Por ejemplo, si un niño es principalmente un aprendiz auditivo, más que visual o táctil, él aprende mejor escuchando. Entonces, utiliza materiales con los cuales puedes hacer más enseñanza auditiva. La mayoría de las personas aprenden mejor con una presentación multimodal, combinando lo auditivo, lo visual y lo táctil.

Los niños con problemas de aprendizaje necesitan repetición. Sé repetitivo. Si un niño tiene problemas con las operaciones de multiplicación, vuelve una y otra vez sobre ello, unos pocos minutos cada día, quizás varias veces al día, usando diferentes técnicas. Utiliza tarjetas brillantes una vez, hojas de ejercicios otra, un juego la siguiente vez.

Cuando hablo sobre ser repetitivo, estoy también hablando de trabajar “en espiral”. Si algo ha sido presentado previamente en el año, y el niño ha mostrado dominio del tema, no lo abandones. Trata de incorporar esa información en lecciones futuras, ya sea como parte de la nueva lección o como repaso. Por ejemplo, si has enseñado la suma, resta y multiplicación y ahora estás trabajando con la división, cada una de esas habilidades está incluida en la división. No necesitarías hacer realmente una revisión específica, entonces sigues adelante a fracciones, entonces podrías tener uno, dos o tres problemas al día que podrían considerarse repaso. No utilices los problemas de repaso; mantenlos limitados a tres o cinco, dependiendo del tiempo de trabajo confortable para el niño.

Los niños con DA o TADH necesitan de estructura. Muchos de ellos, como se mencionó antes, no tienen concepto del tiempo, y generalmente necesitan tener un horario, y a veces también un cronómetro. Una de los beneficios del homeschooling es la habilidad de tener flexibilidad. Entonces cuando digo “estructura, estructura, estructura”, algunos padres harán muecas; sin embargo, eso es lo que los niños necesitan. Necesitan levantarse a la misma hora cada mañana, y tener la misma rutina durante la mañana. Deberían comenzar su trabajo escolar al mismo tiempo todos los días, y deberían saber que estudiarán las mismas materias primero, segundo y tercero.

Para el niño que tiene dificultad para mantenerse en una tarea por algún período de tiempo, podrías intentar cronometrar el rato. Encuentra el rango de trabajo cómodo para tu hijo. Si tu hijo realiza su tarea por siete minutos, entonces marca el cronómetro en siete minutos. Muchos niños necesitan un refuerzo concreto, entonces una cosa buena para hacer es armar un organigrama y cortar el día escolar en tiempos de siete minutos y pegar una calcomanía o estrella por cada siete minutos que tu niño se mantiene trabajando. Deja que el niño se levante al final de los siete minutos y pon una calcomanía/estrella en el organigrama, vuelve y comienza de nuevo. Generalmente, es suficiente con un pequeño corte para permitirle al niño comenzar de nuevo el trabajo sin haberse distraído mucho.

Incentiva a tu hijo para el éxito. Asegúrate de que tu niño entiende qué es lo que esperas. Cuando haces una presentación, haz que el niño repita con sus propias palabras un resumen de lo que él cree que se supone que debe saber. Si le das instrucciones, haz que el niño repita las instrucciones. Si el niño debe realizar problemas matemáticos, muéstrale un ejemplo, y luego haz que él haga uno mientras tú observas. Asegúrate que tu niño puede hacer bien independientemente la tarea que estás tratando de que realice.

Para un niño que tiene dificultad con la escritura, considera que realice la tarea oralmente. Eso hará que el trabajo sea completado y que tu hijo se sienta satisfecho, y tú estarás todavía recibiendo una respuesta a la materia dada. Si necesitas una respuesta escrita, puedes escribir lo que tu niño contesta.

Presentar exámenes pueden ser un área difícil para los niños con necesidades especiales. Como padre homeschooler, puedes ser más flexible que un maestro en el aula. La evaluación puede realizarse con cintas de audio, de video, cantando o con representaciones teatrales. Utiliza cualquier manera que tú creas que mostrarán que el niño domina el tema.

Si estás en una situación en la que necesitas hacer un examen tradicional, tanto para enviar a tu escuela o porque haces homeschooling y necesitas de evaluaciones, adapta el ambiente del examen. No exijas límites de tiempo. Toma períodos cortos de evaluación en varios días.

Lee el examen y las preguntas a tu hijo. Lo que estás evaluado son las habilidades presentadas en el examen, y no su habilidad para leer y para interpretar qué es lo que se pregunta. Si es necesario, deja que tu niño dé las respuestas oralmente, y luego escríbelas tú mismo.

Otra manera en que se puede cambiar el formato de la evaluación es cambiar el examen, pasando de una respuesta corta, o un “completar el espacio en blanco”, o un ensayo, a la respuesta múltiple (multiple choice). Muchas veces los niños se llevan bien con la respuesta múltiple; ven la respuesta, y la saben. Pero hay niños que no van bien con las respuestas múltiples porque son muchas opciones. Si tu niño es de esos, yo dejaría las opciones sólo en dos. Tal vez tu hijo vaya bien con un ensayo; deja que te cuente lo que ha aprendido en el capítulo. Encontrarás que verdaderamente te da más información que la que le pregunta el examen.

Un diagnóstico privado por sus discapacidades de aprendizaje es muy caro; por lo tanto, puede ser que quieras estar dentro del sistema educativo del gobierno. Sólo ten en cuenta que, si quieres estar en el sistema escolar, es bueno hablar con otras familias homeschoolers de tu localidad para ver cómo ha sido su experiencia al exponerse al sistema educativo. Algunos de los sistemas educativos del país creen que si tienes un niño discapacitado, ellos tienen el derecho a educarlos porque son profesionales. Entonces, si vas a proseguir con la evaluación, sólo asegúrate de contactar a otras familias homeschoolers para preguntarles sobre la filosofía de la escuela local sobre losniños con necesidades especiales.

Homeschooling.

Básicamente, hay muy buenas razones por las que deberías educar en casa a un niño con necesidades especiales. Las escuelas TRATAN de dar a tus hijos educación personalizada; tú PUEDES darle educación personalizada. Tú puedes llevar adelante un programa que está diseñado para las necesidades especiales de tu hijo, y tú puedes estar ahí, individualmente, para darle al niño la atención y la ayuda que necesita.

Hay muchos recursos disponibles para ti y para tu hijo. A veces puede ser una ventaja tener a tu hijo formalmente evaluado así para poder acceder a esos recursos. Algunos de esos recursos son libros de textos en audio para los ciegos. Algunos sistemas educativos permitirán a los niños presenciar clases especiales (resource classes) de lenguaje, o clases especiales para problemas de aprendizaje, si ellos están formalmente identificados como niños con problema de aprendizaje.

Hay algunas leyes que protegen a los niños con necesidades especiales, como la Ley Pública 94-142[7], y más recientemente la 504, que ayudan a los padres homeschoolers con un niño con necesidades especiales, a que tome uno o dos servicios especiales en una escuela, tales como terapia ocupacional, terapia del habla, y clases especiales. Por supuesto, la decisión de utilizar la escuela pública debe ser abordada con cautela y oración.

El homeschooling libra a tu hijo de la presión de los compañeros de grupo. En muchas ocasione, a los niños se les ridiculiza o se les molesta en las escuelas porque no pueden seguir instrucciones o porque no siguen conversaciones. Generalmente se ven como socialmente diferentes. Sacando al niño de la escuela, serás capaz de darle una socialización más adecuada en otros contextos, como «Boy Scouts», «clubs 4-H», un coro, o lecciones de música.

Las investigaciones muestran que una proporción considerable de la delincuencia o crimen juvenil que se comete en Estados Unidos, es realizada por niños con problemas de aprendizaje. La última cosa que necesitas para un niño que ya tiene problemas es que se vea envuelto en una situación de drogas. El uso de drogas ilegales  puede destruir al niño que tiene problemas de percepción y atención.

Algunos padres piensan que tener a sus hijos en casa, les da la oportunidad de motivarlos a aprender. Los niños en situación escolar muchas veces adquieren un síndrome de fracaso, pero en casa puedes darle apoyos positivos y situaciones de aprendizaje exitoso.

Tu niño tiene necesidades especiales, y tú lo conoces mejor que nadie. Tú has invertido más que nadie en hacer que tu hijo sea exitoso y que se sienta bien consigo mismo. Tú tienes el amor y la paciencia para que sea exitoso. Podrá no ser el trabajo más fácil del mundo, pero tú puedes educar en casa a un niño con necesidades especiales. Y tu niño especial necesita el amor y la paciencia que solo tú, como padre, le puedes dar.

[1] Traducción de  Mariana Perotti de Rodríguez  perotti.mariana@gmail.com. Edición de Beatriz Reyes Uribe beatrizreyesoribe@gmail.com y  Xhonané Olivas xolivas@familiacatolica.org

[2] http://www.scn.org/~bk269/94-142.html Ahora se llama “Individuals with Disabilities Education Act”. Definición y enlaces a otros sitios relacionados.

[3]http://www.psych.org/home/search-results?k=attention%20deficit%20disorder Información sobre el Transtorno del Déficit de Atención de la Asociación.

[4] No se encontró ningún sitio que se refiriera a esta editorial.

[5]http://www.steckvaughncatalog.com/ sitio web con catálogo

[6]http://www.nestlearning.com/educators-publishing-service_s337.aspx sitio en donde venden sus libros

[7]http://www3.nd.edu/~rbarger/www7/pl94-142.html  sitio web con descripción de la ley