Archivo de la categoría: Artículos

Traducción del Cap.6 del Libro “Catholic Homeschooling”: La vida sacramental

IMG_1975

Mi hijo menor haciendo un calendario litúrgico en casa.

¿Cuál es la diferencia entre el homeschooling y el homeschooling católico?… yo lo resumiría en: “la vida sacramental“. En este capítulo del libro de Homeschooling Católico de la Dra Mary Kay Clark, se explica la importancia de la vida sacramental en una familia católica que educa en casa y se dan muchos consejos prácticos que puedes implementar desde ya.

Este capítulo lo leí yo por primera vez en el 2002 (¡hace 13 años!) y me dí cuenta de que, lo que estaba haciendo de manera empírica, tenía nombre: ¡el homeschooling católico! Para entonces, ya tenía 3 años tratando de vivir la fe en casa, literalmente, como Dios me daba a entender : ) , pero después de leer este capítulo, Dios me dio una mejor perspectiva del año litúrgico y de la importancia de los sacramentales. ¡Este capítulo fue mi guía  por varios años!

Si quieres vivir una auténtica vida católica como iglesia doméstica, ¡este capítulo es para tí! ¡Te lo súper recomiendo!

Gracias especiales a Effy Delille por su apoyo en la traducción de este capítulo. ¡Gracias Effy por tu paciencia y perseverancia, por tu ejemplo de empeño y profesionalismo en este proyecto! ¡Dios te pague!

Capítulo 6 : La Vida Sacramental[1]

Por Dra. Mary Kay Clark

Traducción de Effy DeLille

Edición de Xhonané Olivas

La clave más importante para el éxito del homeschooling católico es vivir una auténtica vida sacramental católica en familia. La vida sacramental significa, no sólo la recepción regular de los sacramentos de la Eucaristía y de la Penitencia, sino también la práctica diaria del uso de los sacramentales para ayudarnos a vivir una vida de oración y celebrar las fiestas del año litúrgico.

El hogar católico ha sido denominado la “iglesia doméstica” por el Concilio Vaticano II y muchos documentos de la Iglesia. Si nuestro hogar desea ser verdaderamente una “iglesia doméstica “, entonces usar los sacramentales y centrar nuestras actividades familiares alrededor del año litúrgico, no sólo es apropiado, sino es el mejor plan de una familia para vivir la auténtica vida familiar católica.

La Iglesia nos ofrece los siete sacramentos como un medio directo para que cada miembro reciba la gracia santificante de Dios. Esta gracia santificante es necesaria para cada miembro de la familia que se educa en casa. También podemos recibir gracias a través de los sacramentales que son aprobados por la Iglesia y que podemos utilizar en nuestro propio hogar.

La Sagrada Eucaristía

Creo que la recepción diaria de Jesús en el Sacramento de la Sagrada Eucaristía es lo más importante para la familia católica homeschooler. Si quieres tener éxito en tu homeschooling católico, asiste a misa todos los días y recibe la Sagrada Eucaristía, de preferencia con tus hijos.

Si no puedes asistir a misa todos los días, entonces asiste cuando puedas. Empieza por ir un día más entre semana, tal vez el viernes.

Los días en que no puedas asistir a misa, di las oraciones de la misa en casa con sus hijos. Pide a Nuestro Señor que venga a ti y a tus hijos en Comunión Espiritual. La Iglesia nos enseña, basada en Gálatas 5, 6, que “la fe que obra por medio del amor”, y tiene el deseo de recibir a Jesús en la Sagrada Eucaristía, se beneficia en cierta medida obteniendo provecho a través de este sacramento. El Concilio de Trento[2] declaró que los fieles pueden recibir de una comunión espiritual “si no la totalidad, al menos, grandes beneficios”. En el canal católico EWTN (Eternal World Television Network[3]), cuando la Misa es televisada, desde el Monasterio de los Ángeles todos los días, la hermana (Madre Angélica) anima a los espectadores a recibir a Jesús espiritualmente, y guía a los espectadores en una oración de Comunión Espiritual.

Nosotros, las familias católicas que educamos en casa, estamos al frente de la batalla espiritual para salvar almas, la Iglesia y la nación. Necesitamos a Jesús con nosotros todos los días en esta batalla contra las fuerzas espirituales del mal.

Las gracias del sacramento de la Eucaristía nos ayudan a lidiar con las preocupaciones diarias y las frustraciones de cada familia. Muchos de nosotros hemos aprendido que no es tanto una gran crisis lo que nos desgasta, sino los pequeños y constantes agravios. Muchos de nosotros estamos llamados a ser santos a través de los pequeños pero constantes problemas cotidianos.

Jesús quiere que le demostremos nuestro amor, visitándolo y pidiéndole que venga a nosotros todos los días. Jesús no estableció el sacramento de la Sagrada Eucaristía para que sus amigos lo ignoraran en este sacramento que Él con tanto amor nos ha dado. Viniendo a nosotros en la Santa Comunión, Jesús nos muestra su amor extremo, cuánto Él quiere estar con nosotros, cuánto Él quiere darse a nosotros, y le debemos mostrar nuestra gratitud al recibirlo a Él tan a menudo como sea posible.

El evento más importante que está sucediendo en tú ciudad cada día, es la venida del Hijo de Dios, Jesucristo, en el Santísimo Sacramento. ¿Cómo no estar allí? ¿Cómo no estar allí para recibir al Hijo de Dios?

Los que podamos asistir a misa todos los días, tenemos que orar por todos nuestros hermanos que educan en casa. Como miembros del Cuerpo Místico de Cristo, ellos pueden servirse de nuestras oraciones y de las gracias resultantes. Este tipo de caridad de nuestra parte, obtendrá grandes favores de Jesús y de María para nuestra propia familia.

Con nuestra sociedad que se ahoga en su propia inmoralidad, el mandamiento de Jesús de ser luz y levadura en la sociedad adquiere un nuevo significado. Simplemente no podemos sobrevivir y promover la fe sin la ayuda diaria del mismo Jesucristo presente en nosotros. Como el padre John Hardon frecuentemente comentaba: para que las familias católicas sobrevivan, tenemos que hacer un esfuerzo extraordinario por vivir una vida santa.

Debemos llevar a nuestros hijos a misa diario y enseñarles sobre el significado de la misa. Cuanto más acerquemos a nuestros hijos a Jesús y les enseñemos acerca de su muerte por amor a nosotros, más van a amarlo y obedecer sus mandamientos, y obedecer nuestras órdenes. Con hijos obedientes y respetuosos, vamos a tener un homeschooling católico exitoso.

El desgaste del que tanto se habla en las conferencias de homeschooling estatales, se produce cuando los niños son difíciles, ya sea en la formación de la voluntad o en el aprendizaje académico. También se debe a que las madres se esfuerzan por satisfacer las múltiples demandas de la educación, las tareas del hogar, la cocina y el cuidado de las necesidades de sus maridos. Pero si la madre que educa en casa puede crecer espiritualmente al recibir a Jesús todos los días y los niños pueden llegar a conocer y amar más a Jesús recibiéndole en el Santísimo Sacramento, es mucho menos probable que ocurra el desgaste.

Al enseñarles a nuestros hijos sobre el sacramento de la Sagrada Eucaristía, tenemos que relacionarla con su educación en casa. Nosotros podemos entender mejor a Jesús y al mundo que Dios creó al estudiar nuestros libros y al ser educados. Entre más sepamos de Dios, más podremos amarlo y servirlo correctamente. Una vez que nuestros niños entiendan la relación entre el aprendizaje con libros católicos y aprender a cerca de Dios, debería haber menos conflictos en la educación de nuestros hijos en el hogar.

Entre más amemos a Jesús, más dignamente podemos recibirle en la Sagrada Comunión, y así, Él nos dará las gracias para aprender más sobre Él, para amarlo más profundamente y, para hacer mejor nuestro trabajo escolar, nuestros quehaceres y mejorar nuestra relación con los demás miembros de la familia.

El principio teológico nos dice que entre más utilizamos las gracias que recibimos, más gracias se nos darán. Así que, mientras más gracias recibamos de la comunión diaria, más gracias obtendremos para cumplir con nuestras obligaciones docentes. Mientras más gracias reciban nuestros hijos, más gracias obtendrán para ser buenos estudiantes y buenos hijos, asegurando así un homeschooling exitoso.

La educación en casa para la familia católica es más exitosa gracias a la recepción de la Sagrada Eucaristía por los padres y los niños. En el hogar católico lleno de Jesús todos los días, la atmósfera de amor y crecimiento espiritual impregnará tanto la educación en casa como todo el entorno doméstico.

Penitencia

El sacramento de la Penitencia es una de nuestras mayores ayudas para vivir la vida católica de forma cotidiana. Algunas personas quieren hacer sólo el mínimo requerido por la Iglesia: ir a la confesión una vez al año si uno está en pecado mortal. Algunos católicos tratan de ir a confesarse al menos una vez al mes.

Hace muchos años, decidí ir a confesarme cada semana durante la Cuaresma. Me cambió la vida. Descubrí muchas imperfecciones que había estado pasando por alto. Cuando examinas tu conciencia cada noche y lo recopilas los sábados, realmente obtienes una buena lista de faltas por descuido. Comienzas a darte cuenta de tus comentarios crueles e innecesarios, malos pensamientos y momentos de impaciencia, sin contar las distracciones durante la oración. Con sólo una confesión mensual, se tienden a pasar por alto los pequeños defectos. La conclusión es que estamos llamados a ser santos, a ser perfectos, como mandó el Señor mismo. Si queremos tomar en serio el vivir una vida perfecta, deberíamos considerar seriamente si estamos examinando suficientemente nuestra conciencia y recibiendo el sacramento de la Penitencia con la frecuencia suficiente.

Si realmente aspiramos a ser la mejor familia católica que podemos ser, una meta podría ser la de tratar de ir a confesión cada semana, durante todo el año. Debido al paganismo en nuestro medio ambiente, es probable que nos volvamos insensibles al pecado. Recibir el sacramento de la Penitencia cada semana, tanto nosotros como nuestros hijos, nos ayudará a concentrarnos en el fortalecimiento de nuestras virtudes y en última instancia mejorar nuestra vida familiar católica. En la medida en la que la familia esté trabajando en conjunto para mejorar, se ayudarán unos a otros de una manera serena a ser santos.

San Francisco de Sales enseñó que si queremos liberarnos de una falla, hay que practicar la virtud opuesta, y de una manera extraordinaria. Por ejemplo, si tu falta es que tiendes a decir cosas desagradables sobre una persona, entonces lo primero que debes hacer es no decir cosas que puedan herir a una persona y luego, decir cosas especialmente amables, incluso cuando no sea necesario.

En cierto modo, el homeschooling está siguiendo la directiva de San Francisco de Sales. Cuando sabemos que lo que nuestros hijos están aprendiendo en la escuela es perjudicial para su bienestar espiritual, no es suficiente simplemente sacarlos de la clase de educación sexual. Tenemos que hacer todo lo posible para dar a nuestros hijos la mejor educación católica. Sabemos que es un error exponer a los niños a los valores anticatólicos cinco días a la semana. Pero es una cuestión de virtud heroica el asumir la responsabilidad total de enseñar a nuestros hijos en casa para asegurarse de que reciban la mejor educación católica que podemos ofrecer.

Tenemos que relacionar nuestra educación en el hogar con el Sacramento de la Penitencia. Nuestros hijos tienen que entender, en primer lugar, que es nuestro deber como padres enseñen a ellos, y en segundo, que es su deber como hijos obedecernos y aprender más a cerca de la obediencia a Dios. Si los niños no nos obedecen en sus estudios o en sus quehaceres diarios, entonces ellos cometen un pecado. Cuando ayudes a tus hijos a hacer su examen de conciencia para confesarse, ayúdales a ver que negarse a hacer su trabajo, o hacerlo de una manera descuidada o negligente, o no esmerarse y andar soñando despiertos, no complace a Dios y son formas de eludir su responsabilidad.

A medida que avanzamos en el día, deberíamos recordarles a nuestros hijos que cuando cometan un pecado hay que arrepentirse e ir a Confesión. Cuando un niño golpea a un hermano, debemos recordarle que lo lamente y lo confiese. Cuando un niño es desobediente en hacer una tarea, tenemos que recordarle que se arrepienta y lo confiese. Cuando un niño se niega a hacer sus matemáticas, tenemos que recordarle que lo lamente y lo confiese. Por la noche, a la hora de la oración, los pecados pueden ser revisados ​​con cada niño, según su edad, y podría haber una discusión acerca de cómo evitar el mismo pecado. Esto no debe ser un regaño constante, sino un crecimiento espiritual.

Algunos padres creen que si bien el niño debe ser corregido en el momento de la infracción, una discusión sobre las implicaciones religiosas debe tener lugar más tarde, cuando el niño no esté molesto por la mala conducta. Además, los escritores espirituales siempre han recomendado un examen de conciencia en las noches y un acto de contrición. Este es un buen hábito para todos, adultos y niños.

El homeschooling será exitoso para una familia católica si busca la vida virtuosa a través de un examen diario de conciencia y la confesión semanal o quincenal.

Bautismo

Si todavía estás teniendo bebés, tus hijos estarán asistiendo al sacramento del Bautismo con suficiente frecuencia. Si no es así, asegúrate de llevarlos a la iglesia parroquial, cuando esté previsto un bautizo, y enséñales acerca de este importante sacramento. Explícaselos, repasando las palabras del rito:

¿Saben que al pedir el bautismo para vuestro/a hijo/a, les obliga a educarlo en la fe, para que este niño/a, guardando los mandamientos de Dios, ame a Dios y al prójimo como Cristo nos enseña en el evangelio?

Está claro que el homeschooling es una aceptación en la forma más profunda de la responsabilidad dada a los padres en el bautismo de sus hijos.

El sacerdote, en el sacramento del Bautismo, ora para que los padres y padrinos sirvan como buen ejemplo de fe para el niño que es bautizado. Explícales a tus hijos que la mejor manera de que los padres sean buenos ejemplos, es pasar tiempo con sus hijos. La educación en casa es el mejor método de educación, ya que da a los padres más tiempo para ser buenos ejemplos para sus hijos. Un bautismo es una excelente ocasión para revisar las verdades católicas sobre Adán y Eva y sobre el pecado original, que ahora será lavado del alma del hermanito o hermanita. Enseñale a tus hijos sobre los padrinos y su importante papel en su familia.

Después de leer sobre los distintos momentos en los que Dios usó el agua para beneficio de su pueblo, el sacerdote continúa el rito del Bautismo con la renuncia al pecado y la profesión de fe. A los padres y a los padrinos se les dice:

Ustedes, por su parte, deben esforzarse constantemente en educarlos en la fe y en dar buen ejemplo, de tal manera que esta vida divina quede preservada del veneno del pecado y crezca siempre más fuerte. ¿Están dispuestos a ello?

Hay pocas oportunidades para la atención constante si un niño sale de la casa en un autobús escolar a las 7:30 de la mañana y regresa a las 4:00 de la tarde, demasiado cansado para hablar de cualquier cosa, y menos aún, de religión. Esto sólo se puede hacer a través del homeschooling.

Ciertamente, uno sólo tiene que encender la televisión o visitar una escuela para ver el “veneno del pecado”. Ten en cuenta que a nosotros los padres se nos advierte no sólo mantener a nuestros hijos alejados del pecado, sino, de acuerdo con san Francisco de Sales, hacer algo bueno para que la práctica de la fe, así como la vida de gracia “crezca siempre más fuerte”. Este es el propósito del homeschooling católico.

Después de que hayas hablado de todo esto con tus hijos, toda la familia puede participar en una ceremonia especial, ya sea en un cumpleaños o en el aniversario de un bautismo, o en el bautismo de un bebé, o cuando sea apropiado, y tener una renovación de las promesas bautismales. El padre puede repetir las preguntas y el resto de la familia puede contestar.

¿Renuncias a Satanás? Sí, renuncio.

¿Y a todas sus obras? Sí, renuncio.

¿Y todas sus promesas vacías ? Sí, renuncio.

¿Crees en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra ? Sí, creo.

¿Crees en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que nació de la Virgen María, fue crucificado, muerto y sepultado, resucitó de entre los muertos, y ahora está sentado a la diestra del Padre? Sí, creo.

¿Crees en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna? Sí, creo.

A medida que se repasan las palabras del sacramento, explica cómo el bautismo, la vida familiar católica y la educación en casa están relacionadas. Por ejemplo, si nosotros los católicos renunciamos al diablo y entramos a la familia de Dios en el Bautismo, entonces debemos evitar el pecado y realizar actos virtuosos a medida que crecemos, y, como nuestro catecismo dice, vivir de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia. A medida que nuestros hijos ven su ingreso en la familia de la Iglesia a través del sacramento del bautismo, ellos entienden más claramente su papel y su obligación en lo que respecta a aprender más sobre su fe católica a través de la educación en casa.

Confirmación

En la Confirmación, el joven bautizado recibe al Espíritu Santo en una forma más profunda, se fortalece en la gracia y es “sellado”, o marcado, como un soldado de Jesucristo. La mayoría de los niños responden con entusiasmo a la idea de que ahora son soldados de Cristo en la Confirmación. Platícales a tus hijos sobre San Francisco de Asís.  Él quería ser un soldado de guerra, pero pronto aprendió a ser un soldado de Cristo. Enséñales a tus hijos acerca de San Ignacio de Loyola, que fue un soldado hasta los treinta años de edad y luego se puso la armadura de la pobreza y la humildad. O de san Jorge, un joven soldado que avanzó su carrera en el ejército, pero que reprendió al emperador por perseguir a los cristianos, y luego se convirtió en un soldado de Cristo.

Explícales que la Confirmación fortalece virtudes que le ayudan a los jóvenes a conviertirse en soldados de Cristo, tales como la valentía, la lealtad, la fuerza moral y la fortaleza contra las tentaciones. Con la ayuda del catecismo, explicales cómo cada virtud puede ayudarles en sus estudios y cómo pueden también crecer, en cada una de ellas, a través de sus estudios.

Enséñales a tus hijos que, si bien las semillas de los siete dones del Espíritu Santo se infunden en el Bautismo, se hacen plenamente operativas en el sacramento de la Confirmación con su cooperación. Estos dones son: sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, ciencia , piedad y temor de Dios. Si estos dones se explican a los hijos cada año y cómo se relacionan con el homeschooling, ellos estarán más abiertos a ser educados en casa.

Resalta el hecho de que el homeschooling es, en algunos aspectos, como un campo de entrenamiento, en donde se emplean armas tanto para la mente, para aprender acerca de Dios, como en la voluntad para amar y obedecer a Dios. Mis hijos tomaron esto muy en serio. Uno de ellos investigó la posibilidad de unirse a una de las órdenes de caballería. Pensó que todavía debía haber una orden de caballeros para luchar contra el mal en el mundo, ¡y se decepcionó al descubrir que ya no existe una que todavía haga batallas reales! A la luz de los últimos acontecimientos en Irak y en otros países de esa parte del mundo, tal vez un estudiante católico homeschooler tenga que revivir una de las órdenes de caballeros para dar ayuda espiritual a los cristianos que sufren en el Medio Oriente.

Otro de mis hijos decidió ser un infante de marina para luchar por los valores cristianos en contra el comunismo ateo. Apoyó la libertad de los afganos, y por su cuenta, los visitó en la línea de frente en Afganistán. Discutió con ellos el concepto de odiar el pecado pero amar al pecador, o al menos de orar por la conversión de los pecadores. ¡Estaban seguros de que estaba loco! Más tarde, fue asignado en la Tormenta del Desierto y tomó parte en el asalto por tierra y la batalla por el aeropuerto de la ciudad de Kuwait. Mientras trabajaba en un Doctorado en Filosofía, hacía cabildeo por los bosnios en Washington, D.C. Él ve todas estas actividades como las de un soldado de Cristo.

Una de nuestras películas favoritas es Cyrano de Bergerac.[4] Es la historia de un soldado que lucha por el honor; de un actor y escritor que defiende la virtud y los valores tradicionales; de un hombre que sacrifica su propia felicidad por la felicidad de la chica que ama y de un gran amigo. Cyrano es un caballero cristiano, cuya pluma blanca representa su deseo de vivir los más altos ideales de la vida virtuosa. Una película como esta es ideal para discutir la Confirmación.

Lleva a los niños a ver una confirmación. Si el obispo da la bofetada simbólica en la mejilla, explícales lo que simboliza: un recordatorio de que nosotros, los soldados de Cristo, debemos esperar sufrir por Cristo cuando luchamos por sus verdades. La mayoría de los obispos ya no están dando esta bofetada simbólica, pero sin duda puedes hablar de ello con tus hijos. Todo esto apoya los esfuerzos pro-vida que ustedes puedan estar emprendiendo, así como educar en casa como preparación para la vida como soldado de Cristo.

Matrimonio

Explica el sacramento del matrimonio a tus hijos. Según su objetivo principal, el matrimonio da a los esposos dos responsabilidades iguales: tener hijos y educarlos. Explícales que si son desobedientes o no cumplen su deber escolar, es difícil que ustedes, como padres, puedan cumplir con su deber matrimonial.

Algunos de los documentos papales sobre el matrimonio que exponen fielmente las responsabilidades de enseñanza y formación de los hijos, podrían ser explicados a los niños.

Lleva a los niños a ver una boda en la iglesia parroquial y busca el momento en que puedas explicar la ceremonia. Destaca la formalidad y la seriedad del sacramento. Ayúdales a entender el deber que tienen los esposos ante Dios en el sacramento del matrimonio, de educarlos y de que usted ha hecho una promesa solemne ante Él y ante la Iglesia de hacerse responsable de la educación de los hijos que Dios les dé.

Extremaunción o Unción de los Enfermos

El sacramento de la Extremaunción o Unción de los enfermos también debe ser explicado por muchas razones. Este sacramento nos ayuda a centrarnos en la eternidad. Este es un buen momento para hablar de la brevedad de la vida y de esta morada temporal. Haz hincapié en que nuestro objetivo final es ser feliz con Jesús en el Cielo. Esta discusión puede llevar la conversación fácilmente hacia el homeschooling y nuestro énfasis en las verdades eternas, mientras que las escuelas, tienen un énfasis habitual y principal es en este mundo y en sus medidas de éxito.

Orden Sacerdotal

El homeschooling católico da a los niños la oportunidad de crecer espiritualmente en la fe sin ser presionados por los profesores o los compañeros para cumplir con los valores sociales actuales. Más de una madre me ha dicho que debido al homeschooling, uno de sus hijos más jovenes, todavía en los grados de primaria, comenzó a hablar acerca de ser sacerdote. Más de un padre me ha hablado de un hijo que quiere aprender latín, o que practica diciendo la Misa, o que quiere vestirse como sacerdote. No es raro que en una familia católica que educa en casa, los niños en primaria o secundaria, lean con avidez biografías de santos.

Los niños y las niñas pueden aprender el valor de la vida sacerdotal y religiosa, y la mejor manera de hacerlo es leyendo y comentando las vidas de los santos. Incluso, mientras están creciendo, nuestros hijos deberían querer llevar el conocimiento de Jesucristo a los demás. Nuestra manera de vivir el homeschooling, puede ayudar a nuestra familia a crecer espiritualmente para que si un hijo, entre o no a la vida religiosa, él o ella pueda ayudar a otros a conocer y amar a Jesús, e incluso convertirlos a la fe católica.

Las familias católicas homeschoolers estamos llamadas a edificar a Cristo en la iglesia doméstica y a llevarlo a la sociedad a través de nuestros hijos. Por lo tanto, los padres tenemos que leer el catecismo y la Biblia con nuestros hijos para hacer hincapié en que sólo los sacerdotes pueden ofrecer la misa y administrar los maravillosos dones del sacramento de la Penitencia y de la Eucaristía.

Mientras se destaca el valor del servicio a los demás en el sacerdocio y la vida religiosa, nuestros niños de secundaria deben ser alentados a ayudar en las casas para ancianos y en otros lugares similares. El homeschooling les da a nuestros hijos la flexibilidad para elegir estas obras de caridades valiosas y especiales. A menudo escuchamos a padres de familia que creen que el homeschooling fue fundamental en ayudar a su hijo o hija a elegir la vida religiosa.

No hay duda de que los siete sacramentos deben ser significativos en la vida de nuestros hijos. En la medida en que entiendan el significado de cada uno de ellos, de que asisten regularmente a misa, que reciben la Sagrada Comunión a diario, o con frecuencia, y vayan a la confesión cada semana o cada dos semanas… esas buenas familias, luchando por ser auténticamente católicas, no se sentirán decepcionadas en las abundantes gracias otorgadas por Dios.

Los sacramentales

Aunque la vida sacramental signifique la recepción frecuente de los sacramentos, la vida sacramental implica también el uso diario de los sacramentales.

Los sacramentales son parte de nuestro patrimonio cultural auténticamente católico, que ha caído, por desgracia, en desuso en el mundo moderno. Sin embargo, los sacramentales son un complemento importante para la práctica de nuestra vida católica, y, en algunos casos, puede ser la única manera para que las familias mantengan la vida sacramental durante la semana entre las misas dominicales.

El Catecismo de la Iglesia Católica[5] dice de los sacramentales: “Estos son signos sagrados con los que, imitando de alguna manera a los sacramentos, se expresan efectos, sobre todo espirituales, obtenidos por la intercesión de la Iglesia. Por ellos, los hombres se disponen a recibir el efecto principal de los sacramentos y se santifican las diversas circunstancias de la vida” (#1667).

Los sacramentales son signos que nos recuerdan a Dios, a los santos y a las verdades católicas. Mientras los sacramentos fueron instituidos por Jesucristo, como un medio directo para la obtención de santificación y gracias sacramentales, los sacramentales fueron instituidos por la Iglesia para obtener gracias para nosotros indirectamente. Los principales beneficios de los sacramentales son gracias actuales, el perdón de los pecados veniales, la remisión de la pena temporal, la salud del cuerpo y bendiciones materiales y la protección de los malos espíritus.

Los padres católicos homeschoolers, deben comenzar a usar los sacramentales con sus hijos si aún no los están haciendo. Qué lección de humildad es darse cuenta de que Dios, sosteniendo las declaraciones de su Iglesia, está dispuesto a perdonar los pecados veniales y remitir la pena temporal debida por los pecados, a través del uso de los sacramentales. Esto es un regalo fantástico que debe ser enseñado a nuestros hijos y utilizado por ellos para su propio beneficio espiritual.

El Catecismo explica que los principales sacramentales son las bendiciones por parte de sacerdotes y obispos, los exorcismos y objetos benditos de devoción. Los objetos benditos de devoción más populares son el Rosario y el Escapulario. Otros objetos benditos son el agua bendita, las velas, las cenizas, las palmas, cruces, medallas, reliquias, imágenes o estatuas de Nuestro Señor, la Santísima Virgen y los Santos. Una iglesia, la bendición, las novenas, y las estaciones del Viacrucis también se consideran sacramentales. El Catecismo dice que: “todo uso honesto de las cosas materiales puede estar ordenado a la santificación del hombre y a la alabanza de Dios” (1670).

Tómese el tiempo para leer sobre estos objetos benditos en La Enciclopedia Católica u otros libros. La historia del Rosario, las apariciones de la Santísima Virgen, y los muchos acontecimientos milagrosos en la historia debidos al Rosario son oportunidades fantásticas de enseñanza para inculcar en nuestros hijos el valor de una auténtica vida sacramental católica. En La Enciclopedia Católica se enumeran todos los diversos tipos de escapularios, con sus muchos colores y asociaciones con diversas órdenes religiosas, sin mencionar los acontecimientos milagrosos que se han producido como resultado de personas que llevan escapularios. (Al escribir estas líneas, una versión de la enciclopedia católica está disponible en www.newadvent.org/cathen).

Nadie puede garantizar que los niños católicos homeschoolers serán perfectos sólo por rezar el rosario diariamente o por  llevar un escapulario. Sin embargo, a partir de mi propia experiencia, y por lo que escucho de los padres en el teléfono, los niños que viven la vida sacramental son más propensos a ser niños buenos y obedientes. De hecho, varios padres han admitido que el crecimiento espiritual de sus hijos pequeños ha sido una lección de humildad. Algunos de nosotros, hemos llegado a un nuevo entendimiento, aunque sea siempre inadecuado, de la vida espiritual de los santos más pequeños, tales como santa Teresita del Niño Jesús.

Los sacramentales nos ayudan a crear la iglesia doméstica en nuestra casa. Necesitamos volver a decorar nuestro hogar con los sacramentales para convertirlo en un hogar católico. La Iglesia Católica ha querido que las familias se rodeen de los recordatorios de la fe. Esto se remonta a la época en que Moisés habló al pueblo judío acerca de obedecer los Diez Mandamientos. Moisés dijo que Dios quería los signos de la fe en los postes, en las puertas, en las entradas de la casa. Tenían que usar señales en la frente y en las muñecas. Estos signos físicos debían ser, no sólo un testimonio de fe en las verdades de Dios, sino que también serían como un recordatorio, momento a momento, de Dios y de que Él pertenece a nuestras actividades y pensamientos diarios en el hogar.

Vivir la vida auténticamente católica, significa no sólo la recepción de los sacramentos, sino rodearnos nosotros mismos en nuestros hogares con los sacramentales como recordatorios de nuestra fe, como oportunidades continuas para sumergirnos en Jesús y su Madre Santísima, en sus santos y en sus verdades doctrinales y morales. San Francisco de Sales dice que si se quiere llevar una vida devota, las cosas y los acontecimientos de nuestra vida diaria nos deben llevar a pensar en Dios y sus atributos. Si lo que nos rodea nos anima, nosotros y nuestros hijos, podremos ser alentados más fácilmente a pensamientos sublimes.

Un ejemplo

Permítanme mencionar brevemente mi propia casa como ejemplo de un hogar con artículos religiosos, ya que a veces me preguntan al respecto. En la sala, he utilizado la repisa de la chimenea como nuestro “altar” donde tengo dos estaciones esculpidas del Viacrucis que fueron retiradas de una iglesia parroquial que estaba siendo remodelada. También tengo algunas reliquias e imágenes santas, incluyendo una cruz, del tipo que se utiliza cuando alguien necesita recibir la Extremaunción o Unción de los Enfermos. En las paredes de la sala, hay una pintura original de la Virgen, una gran pintura antigua de santa Rita y una pintura de tres paneles de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

Todas las habitaciones de mi casa tienen estatuas religiosas, fotografías y reliquias. Mis dos gabinetes de porcelana están llenos de estatuas religiosas, principalmente de la Santísima Virgen. Como pieza central de la mesa de comedor se encuentra una estatua del Niño Jesús con un ángel arrodillado junto a él. Un ángel se sienta por encima de mi estufa y una estatua del Sagrado Corazón, cerca de mi fregadero de la cocina.

Mi colección es el resultado de años de visitar ventas de garaje, tiendas de segunda mano de san Vicente de Paúl, ventas de la iglesia parroquial, buenas tiendas religiosas y todo lugar imaginable para comprar artículos religiosos. Mi madre siempre tenía su casa llena de estatuas religiosas, imágenes y reliquias. Ahora mis hijos me traen artículos religiosos. Mi hijo Pablo me trajo estatuas religiosas de España. Amigos y familias de Seton me envían regalos religiosos de todo el país; éstos se colocan alrededor de las oficinas de Seton.

Si nuestros hogares no son claramente identificables como católicos a cualquiera que entre en la sala, no estamos siguiendo las directivas de Dios a su pueblo. El ambiente católico de nuestra casa nos ayudará a todos los miembros de la familia a ser buenos y virtuosos. En más de una ocasión me recuerdo diciendo: “No digas eso delante de la imagen de la Santísima Virgen. ¿Quieres que ella se sienta mal?”

El padre John Hardon, quien hablaba a menudo sobre la vida familiar católica, alentaba a nuestras familias a tener estatuas, cuadros y medallas de la Virgen en nuestros hogares. También recomendaba que los miembros de las familias participaran en la Asociación de la Medalla Milagrosa (Association of the Miraculous Medal[6]). La Medalla Milagrosa recibió su nombre debido a que muchos milagros han sucedido para los que usan la medalla. El diseño de la medalla fue dado por la Virgen a santa Catalina Labouré[7] en 1830 en Francia. La medalla dice: “Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a vos”.

La Entronización

Las familias católicas que educan en casa están descubriendo una antigua tradición: la consagración de la familia al Sagrado Corazón a través de una ceremonia de entronización[8]. Esta es una devoción de la familia y una ceremonia que surge de las promesas del Sagrado Corazón de Jesús a santa Margarita María[9]. El objetivo es hacer a la familia reconocer el reinado del Sagrado Corazón en su casa, para ser desprendidos de los bienes mundanos, y tratar de imitar las virtudes de la Sagrada Familia. Un cuadro o una estatua del Sagrado Corazón deberán tener un lugar especial de honor. Un sacerdote por lo general viene a la casa y bendice la estatua o imagen para que el Sagrado Corazón esté oficialmente entronizado como rey de la familia. Las palabras de la consagración y la ceremonia son aprobadas por los papas, que han concedido una indulgencia parcial, con la posibilidad de obtener una indulgencia plenaria bajo las condiciones usuales de haber recibido la Confesión y Comunión, y haber rezado por las intenciones del Santo Padre (al menos un Padre Nuestro y un Ave María) en algunos días antes, o después, de la Entronización.

Por lo general, la ceremonia de entronización se realiza en la fiesta del Sagrado Corazón o de Cristo Rey, o en un primer viernes de mes, o con ocasión de una primera comunión y, se realiza después de la misa en la iglesia parroquial. Si bien el acto de Consagración es la parte necesaria de la ceremonia, las familias a menudo también dicen la Letanía del Sagrado Corazón y cantan himnos apropiados. Algunas familias invitan a familiares y amigos, y tienen una pequeña tertulia después.

El año litúrgico

Muchos sacramentales, con sus oraciones apropiadas, deben ser utilizados en conjunto con el año litúrgico. El año litúrgico, a partir del Adviento, nos lleva a través de la historia de la humanidad en la espera de Jesús, nuestro Redentor, y luego a través de la vida de Jesucristo. Esta es una manera maravillosa para crecer espiritualmente, pero lo mejor de todo es que es una forma alegre de enseñar a nuestros hijos cómo vivir y practicar la auténtica vida familiar católica a través del año.

En nuestros libros de Seton para la clase de arte, les sugerimos muchas actividades manuales o artísticas, a través del año litúrgico, que se refieren a las principales fiestas. Les animamos especialmente a hacer murales o móviles, u otros proyectos de manualidades y artesanías, en los que todos los niños pueden trabajar juntos.

Adviento

Ciertas prácticas católicas tradicionales se pueden iniciar y mantener cada año para ayudarnos a entender mejor y a amar nuestra fe católica. Durante el Adviento, hacer una corona de Adviento es un evento muy especial. Una vez echa, se puede ir mejorando, quitando o poniendo decoraciones, en los años siguientes. Hacer estos elementos tradicionales como familia y, luego, seguir utilizándolos año tras año, nos trae recuerdos y se convierte en un tesoro único para cada familia. Puedes comenzar con una corona sencilla, pero a medida que pasan los años, puedes ir agregando más cintas moradas de terciopelo, manojos de trigo y uvas, reales o no, etc.

El encender cada noche las velas en la corona y decir las oraciones de Adviento ¡hace que el hogar se parezca más a la iglesia doméstica! Si no puedes asistir a la misa en cualquiera de los días, puedes recitar las oraciones de la misa apropiadas para el día. Además, las Hijas de san Pablo venden calendarios de Adviento, que incluyen lecturas diarias de la Biblia o ilustraciones. Estos pequeños calendarios, con puertas que se van abriendo cada día de Adviento, son especialmente emocionantes para los niños pequeños.

Muchas familias empiezan a hacer un pesebre de Navidad para el Niño Jesús, que está vacío al principio del Adviento, pero todos los días cada miembro de la familia añade un pedazo de paja, que representa un sacrificio pequeño y secreto, un don que la persona hace en preparación para la Navidad. En la mañana de Navidad el pesebre estará lleno de paja y listo para el Niño Jesús.

El padre Charles Fiore, ya fallecido, solía hablar en las conferencias católicas de Homeschooling. Nos contó acerca de una familia que llevaba la estatua del Niño Jesús en el inicio del Adviento y la colocaba a la distancia, fuera de la casa. Cada día de Adviento, el Niño Jesús era acercado un poco más a la cuna de Navidad por uno de los hijos hasta que el día de Navidad, Él llegaba a la cuna. Estos proyectos son experiencias de aprendizaje práctico que ayudan a los niños a entender el verdadero significado del Adviento y la Navidad.

Poco después de comenzar el Adviento, se celebra la fiesta de San Nicolás. En el rito bizantino, esta fiesta se celebra con una celebración para los niños en el salón parroquial con un “San Nicolás” repartiendo regalos a los niños. En nuestra iglesia doméstica, ésta tiene que ser una ocasión significativa, haciendo hincapié en la alegría de la entrega y en que san Nicolás era un buen ejemplo de ello. Puede ser un tiempo para que cada miembro de la familia intercambie un pequeño regalo, o para hacer un donativo a los pobres a través de la parroquia.

Algo similar se puede hacer para la fiesta de la Inmaculada Concepción y la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe. Estas fiestas pueden ser precedidas por una novena, así como por la Letanía de la Santísima Virgen María. EWTN[10] (Eternal Word Television Network) transmite la misa el 8 de diciembre desde el Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción, en Washington, DC.

Asegúrate de inculcar a tus hijos el significado de la fiesta de la Inmaculada Concepción. La manera popular de referirse al bebé como “feto” puede ser la terminología “políticamente correcta”, pero no debe ser aceptada por nosotros. Nuestros bebés son personas desde el momento en que se conciben. El uso de la palabra “feto” es un intento de deshumanizar a los bebés.

Visiten santuarios (basílicas, catedrales, etc.) en los días de una fiesta litúrgica. El Almanaque Católico[11] enumera los santuarios católicos por estados. Averigüa cuáles están cerca de tu casa para visitarlos y lleva a toda tu familia. Si un santuario no está cerca, visita una iglesia parroquial que los niños no conozcan. Enséñales a tus hijos sobre nuestra fe a partir de las estatuas, cuadros y vitrales. Toma una cámara para que puedas recordar su visita y posteriormente comentar los acontecimientos representados en las ventanas. Una cámara de vídeo sería genial, ya que puede adaptarse a la luz que entra a través de los vitrales. Cuando se vayan de vacaciones o de viaje a otras ciudades, visiten los santuarios y las iglesias históricas.

Al celebrar las fiestas litúrgicas, empiecen con una novena. Una novena son nueve días de oración, generalmente diciendo oraciones específicas en relación a un santo o día de fiesta. A veces, éstas se pueden encontrar en las librerías del santuario o en los libros de oración más antiguos, pero también pueden ser oraciones originales. TAN[12] publica un folleto de bajo costo llamada 30 Novenas favoritas. Éste incluye novenas a la Santísima Virgen, san José, san Miguel y Santa Ana.

Una novena de preparación para la Navidad debe iniciarse el 16 de diciembre. Al comienzo de los nueve días, puedes colocar un árbol de Jesé[13], o un árbol de Navidad. En este árbol, durante nueve días, los niños pueden colgar objetos para representar simbólicamente varios personajes del Antiguo Testamento o eventos que preceden al nacimiento de Jesús. Por ejemplo, una manzana puede representar a Adán y a Eva, y el pecado original, que finalmente llevó a la Encarnación del Hijo de Dios. La honda del niño David que representa cuando él luchó y mató a Goliat, y la zarza ardiente que vio Moisés son los temas favoritos que los niños dibujan para el árbol.

Después de Navidad

Otros días que se pueden celebrar con actividades o proyectos religiosos son los doce días después de la Navidad (Twelve Days after Christmas[14]), las fiestas de San Esteban, de la Sagrada Familia, del buen rey Wenceslao, de san Juan Evangelista, de los Santos Inocentes y de santa Elizabeth Ann Seton. Tal vez quieras celebrar las principales fiestas litúrgicas cada año y las fiestas más pequeñas cada dos años.

Hay algunas cosas específicas que la familia puede hacer en relación con cada fiesta, pero la familia puede celebrarlas todas ellas con la lectura de la historia bíblica o de la biografía del santo. La familia puede actuar escenas de la vida de un santo, o escribir una obra de teatro, o montar un espectáculo de marionetas.

Pedirle a una religiosa que venga a cenar, o a un sacerdote que venga para una bendición especial, se suma a la solemnidad de la celebración. Recen el rosario, usen agua bendita, canten o escuchen algunos himnos, o vean un video de la vida de un santo.

Epifanía

La fiesta de la Epifanía es una solemnidad, especialmente en el rito bizantino. En los días de Navidad hasta la Epifanía, los Reyes Magos, además de sus camellos, poco a poco viajan alrededor de la base del árbol de Navidad, acercándose al establo en el que mora la Sagrada Familia.

En la fiesta de la Epifanía, algunas familias católicas intercambian un regalo pequeño con otro miembro de la familia, para representar la entrega de regalos de los Reyes Magos. Se podrían dar regalos a una familia pobre con un nuevo bebé, o a los ancianos en un asilo de ancianos. Otras familias celebran vistiendo a los niños como los Reyes y representando su viaje a Belén. Cada año, ya que la familia vaya creciendo, los trajes se pueden hacer más elaborados.

Esta fiesta sería un momento oportuno para hablar con tus hijos mayores sobre el reinado de Cristo Rey, no sólo en nuestra casa, sino también en nuestro país. Enseña a sus hijos que, al igual que los Reyes Magos se inclinaron ante Cristo Rey, así los líderes de nuestro país y de todos los países, tienen la necesidad de inclinarse y obedecer las leyes de Dios. Explícale a tus hijos que, a menos que las leyes se ajusten a las leyes de Dios, no serán justas, aunque la mayoría de la gente vote por ellas.

La Presentación

Si tu parroquia no tiene una procesión el 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor en el templo, organiza una en tu iglesia doméstica. El día de la Candelaria, como se le llama a menudo, debe incluir la bendición de las velas[15], pero es posible obtener previamente velas benditas. Lean la historia bíblica de la Presentación. Trata de obtener una meditación o lectura sobre la Presentación del Señor de un libro sobre los misterios del Rosario.

La bendición de las gargantas con velas benditas cruzadas en la fiesta de san Blas[16], el 3 de febrero, es un hermoso sacramental para los católicos y no católicos, a fin de obtener una buena salud y el alivio de los dolores de garganta u otros problemas de garganta y la protección contra males. Las madres han considerado tradicionalmente esta bendición importante para sus bebés.

El 11 de febrero, en la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, trata de visitar un santuario de Lourdes, o escribe a un santuario y pregunta cómo celebran el día de la fiesta. Algunas de las oraciones y las actividades podrían ser recordadas en tu iglesia doméstica. Por cierto, muchos santuarios marianos tienen réplicas de la capilla de Lourdes o de Santa Bernardita, y no necesariamente la promueven. La devoción a Nuestra Señora de Lourdes fue muy popular en este país. Anima a tus hijos a leer la biografía de santa Bernardita y a ver la película “La Canción de Bernardette[17]”.

Miércoles de ceniza

El miércoles de ceniza es el primer día de la Cuaresma. Todos deben asistir a la misa ese día. Explica el significado de las palabras del padre cuando él bendice la frente con las cenizas: “Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás”. Asegúrate de discutir las reglas de abstinencia y ayuno con tus hijos. En nuestra casa, no sólo hemos hecho hincapié en el sentido de abstenerse de comer carne los viernes, sino también los miércoles de Cuaresma, lo que también se recomienda, en el rito bizantino. La familia debe discutir la lección del miércoles de ceniza y los sacrificios cuaresmales que cada miembro de la familia tiene la intención de hacer.

Además de los pequeños sacrificios diarios, tenemos que animar a nuestros hijos a hacer actos positivos de oración o generosidad u obediencia inmediata. Les decía a mis hijos: “¿Cuál es el punto de renunciar a los dulces en la Cuaresma si se tienen discusiones o se burlan de un hermano o se dicen cosas desagradables?”

El ayuno ha perdido popularidad en los Estados Unidos, pero el significado y el valor del ayuno deben ser enseñados a nuestros hijos. La Cuaresma es un recordatorio de los cuarenta días de ayuno de Jesús en el desierto. La madre y el padre pueden restringir su dieta considerablemente, pero los niños sólo deben ser alentados a abstenerse de postres o dulces.

Varias referencias a los ayunos en la Biblia se podrían explicar varias veces durante la Cuaresma. ¡Las concordancias de la Biblia enlistan la palabra “ayuno” “ayunar” y “ayunaron” 143 veces! Durante la Cuaresma, es importante hablar de las historias de la Biblia acerca de eventos relacionados con el ayuno. Fue el ayuno lo que causó que Nínive se salvara de la ira de Dios, una lección que en América necesitamos recordar. No dejes que nadie te diga que el ayuno no es una parte integral de la práctica de nuestra fe católica. Al igual que la Biblia, ¡el ayuno nunca será obsoleto!

Cuaresma

Durante la Cuaresma, explica los sacrificios que tenemos que hacer, por qué son tan importantes, y cómo estamos unidos con Cristo, y con otros, en su Cuerpo místico para hacer reparación por el pecado. Lee cómo los santos celebraban la Cuaresma. Lee las fantásticas palabras de Jesús a sor Josefa en su Diario “La Divina Misericordia en mi alma[18] (The Way of Divine Love)  donde Él relata sus pensamientos durante los acontecimientos que llevaron a su crucifixión.

La Cuaresma es un tiempo en que las familias pueden echar un vistazo a las costumbres católicas de su cultura. Las tradiciones culturales católicas, sobre todo en el tipo de alimentos para la Cuaresma y la Pascua, pueden ser una experiencia religiosa cultural para la familia, que puede ser transmitida a futuras generaciones. Podemos desarrollar una nueva apreciación de nuestra fe cuando miramos otras tradiciones culturales católicas en nuestra comunidad.

En algunas iglesias, todas las estatuas, las estaciones del Viacrucis y las pinturas en las iglesias se cubrían con tela de color púrpura durante la Semana Santa. Ésta era una señal de penitencia. Eran días en los que las fiestas y las cosas bellas se dejaban de lado. En algunas familias, esta tradición se mantiene viva, no cubriendo totalmente las estatuas en la iglesia doméstica, pero sí colocando cintas moradas al pie de cada estatua o imagen sagrada. A veces, un chal de color púrpura o paño se cuelga en la parte superior y a los lados de las pinturas religiosas.

Fiestas de marzo

El 17 de marzo, trata de asistir a un desfile del día de San Patricio[19] con tus hijos, o tener tu propio desfile con otra familia que hagan homeschooling. Ayuda a tus hijos a hacer tréboles. Reláteles la historia de San Patricio y cómo explicaba el misterio de la Santísima Trinidad. Asegúrate de hablar de los enormes sacrificios y esfuerzos que hizo San Patricio para convertir a los irlandeses. Trata de desarrollar una sensibilidad en tus hijos hacia los católicos irlandeses que han sufrido tanto por parte del gobierno Inglés protestante. Tus niños podrían no sólo vestirse de verde, sino repartir tarjetitas de santos a los amigos en el grupo de barrio o en el grupo de apoyo de homeschooling, explicando quién es San Patricio. Ésta es una forma de dar testimonio o evangelizar a nuestra sociedad, así como lo hizo el propio San Patricio.

El día de la fiesta de San José, el 19 de marzo, se puede celebrar durante varios días, con historias sobre él para leer cada día. Puesto que San José es el protector especial de la casa y la familia, es bueno que las familias católicas homeschoolers consideren rezar una novena anual, incluyendo las Letanías a San José. En estos tiempos de problemas económicos, debemos pedir la intercesión de San José por la situación laboral de los papás. Algunas familias que educan en casa rezan a San José cada día, y mantienen una vela encendida en su estatua en la iglesia parroquial, como un recordatorio diario de nuestras peticiones a él. San José es considerado el más poderoso intercesor ante Jesús después de la Santísima Virgen María.

El 25 de marzo, para la fiesta de la Anunciación, ¡ayuda a tus hijos a reunir pinturas famosas de este maravilloso evento! Busca en Internet pinturas y estatuas. Toma fotografías o imágenes de video de los vitrales que representan la Anunciación en las iglesias de tu zona. Considera la posibilidad de visitar un santuario mariano en este día de fiesta y rezar las Letanías de la Santísima Virgen María.

Estaciones del Viacrucis

La Cuaresma es el momento más adecuado para enseñarles a tus hijos sobre el significado y el ritual de las estaciones del Viacrucis. Las oraciones han sido compuestas por varios santos para su meditación, siendo los más populares “El Camino de la Cruz[20]” de San Alfonso María de Ligorio y las oraciones de “El Viacrucis[21]“, de san Francisco de Asís, quien dio origen a la devoción de las Estaciones.

Aunque las estaciones del Viacrucis se pueden rezar durante todo el año, considera ponerlas en práctica con tu familia todos los viernes de Cuaresma. Se puede ganar una indulgencia plenaria cuando se rezan las estaciones del Viacrucis el mismo día en que se recibe la Sagrada Eucaristía. Esta es una maravillosa manera de obtener gracias para las almas del Purgatorio. Cuando las estaciones son rezadas en privado, la indulgencia plenaria se concede sólo si la persona que las hace camina de estación a estación. La indulgencia plenaria se puede ganar en la recitación pública de las estaciones sin tener que caminar a cada estación, siempre y cuando el líder se mueva de estación a estación. Recuerda que para cualquier indulgencia plenaria, hay que ir a la confesión dentro de algunos días, antes o después, además de orar por las intenciones del Santo Padre.

Para hacer que las estaciones sean más variadas para los niños, utiliza meditaciones diferentes. Si estás apurado, simplemente caminen a cada estación, hagan una genuflexión y digan: “Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos, porque por tu santa Cruz redimiste al mundo”. Enseña a tus hijos el himno Stabat Mater para cantarlo con las estaciones: “Estaba la Madre dolorosa junto a la Cruz, llorosa, en que pendía su Hijo. Su alma gimiente, contristada y doliente atravesó la espada[22]”, y todos los siguientes versículos.

Mientras que las estaciones se pueden rezar en cualquier momento del día, podrías llevar a tus hijos a la iglesia y rezarlas todos los viernes por la tarde. Algunas familias católicas hacen que sea una práctica frecuente el visitar un santuario mariano en los primeros viernes, y rezar las estaciones allí. Cuando visites los santuarios, ve si se puede obtener la indulgencia plenaria por visitarlos y rezar allí, ya que muchos papas han dado tales bendiciones.

Si no pueden decir las estaciones en una iglesia o santuario, considera comprar las imágenes de las estaciones y ponerlas en una habitación en donde tú y tu familia puedan rezarlas. Si no puedes encontrar ninguna de las imágenes, pídeles a los niños que hagan dibujos de las estaciones, que los coloreen y luego los utilizan para fabricar las estaciones.

Domingo de Ramos

En el domingo de Ramos, explica el significado de las palmas y luego ponlas en la casa, en el altar de la familia y en torno a las imágenes sagradas y estatuas. A algunos niños les gusta hacer cruces con las palmas, a menudo trenzándolas, con el fin de ponerlas en la pared. Recuérdales a tus hijos que las palmas son un sacramental. Puedes organizar una procesión en tu iglesia doméstica o con tu grupo católico de apoyo de homescholing. Lee a tus niños el relato bíblico de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.

Semana Santa

La Semana Santa debe ser un momento de seria reflexión sobre el sentido del sufrimiento y la muerte de Cristo. La semana se puede llenar tanto con la oración litúrgica como con la oración privada. Asiste a misa todos los días, si es posible, así como a todos los oficios de la iglesia para la semana. Enséñales a tus niños las canciones de Cuaresma, como “Oh Rostro Ensangrentado”[23] (O Sacred Head Surrounded). Para los niños mayores y los padres, se puede elegir un libro para meditar sobre Jesús y sus sufrimientos, como La Divina Misericordia en mi alma[24], Revelaciones de Santa Brígida, o Los sermones de San Francisco de Sales para la Cuaresma, etc.

Durante la Semana Santa, EWTN[25] ofrece a menudo visitas a Tierra Santa o documentales sobre la Crucifixión o la milagrosa Sábana Santa en la que Jesús fue enterrado. Puedes rentar vídeos sobre la vida de Cristo u otras películas apropiadas.

Busca una parroquia que incluya las tradicionales ceremonias de Semana Santa. Las ceremonias de Semana Santa serán recordadas toda la vida por tus hijos. Considera la posibilidad de que, si en el futuro no pueden asistir a este tipo de ceremonias, serán capaces de reproducirlas hasta cierto punto de la misma manera en sus propios hogares.

El Jueves Santo, explica el significado de los oficios antes de que los niños asistan para que puedan entender cómo las ceremonias están relacionadas con los primeros eventos de la Pasión. Para el Viernes Santo, trata de ir a una iglesia que tenga las estaciones del Viacrucis y los oficios en la tarde. No sólo los niños están demasiado cansados ​​para apreciar los oficios en la noche, sino que, ya que Jesús estuvo colgado en la cruz por la tarde, el oficio de la tarde es más adecuado y exacto.

Si estás en casa, después de las doce del mediodía del Viernes Santo, trata de mantener silencio entre el mediodía y las tres. Con niños pequeños será un reto, pero vale la pena intentarlo. Anima a Los niños a meditar o rezar en privado. Considera la posibilidad de mostrar un video de las Estaciones del Viacrucis o de los Misterios dolorosos del Rosario, y haz que la familia rece junta.

Algunas familias tratan de pasar algún tiempo en la iglesia o de ir a confesión por la tarde. La Iglesia requiere ayuno el Viernes Santo (entre las edades de 18-59) y la abstinencia de la carne (a partir de los 14 años). En algunas familias, casi ningún alimento es consumido por los adolescentes y los adultos.

Sábado Santo

Si los niños decoran huevos de Pascua[26], enséñeles los diferentes símbolos católicos, como el símbolo del Cordero pascual de Cristo. Estos símbolos católicos se les pueden enseñar a los niños pequeños para ayudarles a entender el verdadero significado de la Pascua.

Si tus niños asisten a los oficios del Sábado Santo o la Vigilia Pascual, ellos llegarán a apreciarlos y a esperarlos todos los años a medida que crecen. El encender las velas en la iglesia a oscuras le da un sentido vívido a “la Luz del mundo”. La ceremonia del Fuego nuevo y del cirio Pascual debería ser leída y explicada a los niños antes de asistir a la iglesia.

Algunas familias asisten a los oficios de la Vigilia Pascual con el fin de estar presentes en la resurrección, pero asisten a misa de nuevo el domingo de Pascua por la mañana para celebrar los acontecimientos que rodearon el descubrimiento de la tumba vacía como cuando María Magdalena se encuentra con el ángel y Jesús, cuando san Juan y san Pedro corren al sepulcro y cuando los dos discípulos encuentran a Jesús en el camino a Emaús. Tanto en la Vigilia Pascual como durante la misa de la mañana de Pascua, las promesas bautismales se renuevan. Examina la importancia  de éstas con su familia.

La Sagrada Comunión puede ser recibida tanto en la misa de la Vigilia Pascual como en la de la mañana de Pascua. (De hecho, uno puede recibir la Santa Comunión dos veces al día, cualquier día del año, siempre y cuando se asista a misa dos veces).

Pascua

Asegúrate de que la emoción de la Resurrección se viva en tu hogar. Puedes alquilar un DVD sobre el primer domingo de Pascua. Cuenta la historia de Pedro y Juan mientras corrían hacia la tumba y más tarde al Cenáculo. Lee los diferentes recuentos de la resurrección de los cuatro Evangelios.

El mensaje de la Resurrección es el centro de nuestra fe. Como los apóstoles de Cristo hoy, queremos difundir el mensaje. Haz que tus niños escriban “Ha resucitado” en diferentes hojas de colores y pégalas con cinta adhesiva en toda las puertas de tu iglesia doméstica. Salúdense con las palabras “el Señor ha resucitado” respondida por “en verdad, Él ha resucitado”. Enséñales a sus hijos algunos de los himnos de Pascua, o escúchenlos en CDs.

En muchas culturas católicas, se hace un pastel en forma de cordero para el postre en la cena Pascual[27]. Éste es un hermoso pastel, con betún blanco y cubierto con coco. Tal vez quieras iniciar esta tradición en tu familia. Busca un molde para pastel en forma de cordero para la próxima Pascua.

Durante los cuarenta días, entre la Pascua y la Ascensión, trata de transmitir la felicidad de los Apóstoles mientras el Señor resucitado se aparece una y otra vez en su cuerpo resucitado. Esta es una oportunidad para que los niños muestren sus mejores obras de arte, y que dibujen al Señor glorificado y resucitado. Anima a tus hijos a ilustrar o representar con creatividad el acontecimiento glorioso de la Resurrección.

Durante este tiempo, comenten la institución que Nuestro Señor hizo del Sacramento de la Penitencia. Observe cuántas veces Nuestro Señor dice: “Soy yo. No tengáis miedo”. Presenta el sacramento de la penitencia como un Sacramento apacible, amoroso. Cuando llevaba a mis hijos a la confesión, el sábado era una ocasión feliz. A veces nos llevábamos a sus amigos con nosotros cuando nos íbamos y a veces teníamos un refrigerio de camino a casa.

Ascensión

¡Jueves de la Ascensión! ¡Todo un evento para celebrar! Jesús nos deja, elevándose sobre una nube mientras los apóstoles se quedan de pie mirando hacia arriba. Pero tenemos la promesa de que regresará. ¡Cómo quisiéramos que lo hiciera ahora mismo!

Repasa el Credo de los Apóstoles con tus hijos y explícales la parte que dice “Subió a los cielos, está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso; y un día ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos”. Lee el relato de la Ascensión en el Evangelio.

Si lees algunos de los relatos de la Ascensión escritos por los santos, los doctores de la Iglesia, o escritores católicos, es posible que puedas dar más detalles sobre algunos de los acontecimientos que la rodean. Enséñales a tus hijos acerca de los ángeles y de la Virgen, sobre el dolor y pesar de los apóstoles cuando Él estaba a punto de dejarlos, la reunión de ciento veinte personas como testigos, los muchos santos resucitados que debieron de haberle acompañado, el alegre y al mismo tiempo triste canto que debe haber venido de sus apóstoles. Cuéntales la historia de la procesión caminando por la ladera del Monte de los Olivos, el mensaje de Jesús a sus apóstoles, su predicción de la venida del Espíritu Santo, la posibilidad de que los santos resucitados subieron con Él, las preguntas de los dos ángeles que estaban de pie y su afirmación de que Él regresaría, y los Apóstoles que, habiéndose llenado de alegría, regresan a casa, continuamente hablando de las maravillas de Dios.

Tu grupo de apoyo católico de homeschooling podría reunirse el Jueves de la Ascensión y tener una representación de la procesión de la Ascensión, con oraciones, la lectura de los hechos, y el canto de himnos. Ya que hubo varias ocasiones en las que Jesús comió pescado con sus apóstoles durante los cuarenta días antes de ascender al cielo, tal vez este evento podría concluir con un día de campo con sándwiches de atún o ensalada de atún. Recuérdales a tus hijos sobre el símbolo de los peces como un símbolo secreto que utilizaron los cristianos durante muchos años. Tal vez los niños pueden dibujar o recortar diseños de peces en el día de campo.

Pentecostés

Entre el jueves de la Ascensión y Pentecostés, tu familia podría decir una novena al Espíritu Santo. Durante este tiempo, se podrían revisar las preguntas del catecismo sobre el Espíritu Santo, sobre todo las de virtudes, los dones y los frutos del Espíritu Santo. Durante la novena, la familia podría rezar por un don del Espíritu Santo cada día.

En la fiesta de Pentecostés, la lectura de la Biblia, así como de meditaciones acerca de la venida del Espíritu Santo, se podrían hacer en familia. La familia podría estar reunida alrededor de la mesa familiar, así como lo hicieron los discípulos, apóstoles, y la Santísima Virgen, en una espera expectante. Anima a los niños a imitar el trueno y el viento y la luz brillante que llenó la casa. Recuérdales que este evento es considerado como el cumpleaños de la Iglesia, así como también la institución del sacramento de la Confirmación.

Tres mil personas fueron bautizadas después de que san Pedro dio su sermón en Pentecostés. Algunos de tus hijos podrían representar las diferentes culturas con un sombrero u otra ropa para representar una nacionalidad. Después de las lecturas, y tal vez de una o dos canciones, la familia podría celebrar con un pastel del Espíritu Santo, con glaseado blanco y lenguas de fuego rojo brillante. Los niños podrían hacer separadores, cada uno con forma de lengua roja de fuego.

Si hay una parroquia dedicada al Espíritu Santo en tu área, investiga si hay alguna celebración a la que tu familia pueda asistir. Además, si tienes el canal de EWTN (Eternal Word Television Network), tu familia podría ver la misa del domingo de Pentecostés desde el Vaticano.

El mes de mayo

La fiesta de san José Obrero, el 1 de mayo, debe tener un significado especial para nuestros niños que se educan en casa. Haz hincapié en la importancia y la alegría del trabajo en nuestras vidas. La fiesta podría ser precedida por una novena a san José. Es tradición que pidamos con cuidado nuestras intenciones ya que san José es conocido por cumplir las solicitudes. Además del trabajo habitual, este sería un buen día para que los niños hagan algún proyecto de carpintería en la casa, tales como arreglar las barandas de madera, o construir aquel librero muy necesario para el salón de clases, o tal vez reparar el mosquitero de la puerta de madera.

Comenta estos proyectos de carpintería con tus niños y diles que pidan a san José que ore por ellos mientras que hacen su trabajo, sobre todo su trabajo escolar. Incluye oraciones especiales a san José por papá y su trabajo.

Durante el mes de mayo, el mes en el que se honra a la Santísima Virgen María, algunas iglesias tienen procesiones. Tal vez su grupo local de apoyo de homeschooling podría pedirle a un párroco que les ayude a organizar una. Si no es así, tengan una en el patio de alguna familias católicas homeschooler en tu área.

Tradicionalmente, en la procesión de mayo los niños se visten con sus mejores galas, caminando hacia una estatua de la Virgen mientras se canta un himno mariano. La procesión está encabezada por una joven, generalmente vestida de blanco, llevando una corona de flores para ser colocada en la estatua. Ella es acompañada por dos niñas, generalmente en blanco, llevando flores. Cuando se llega a la estatua, la Virgen es coronada con el canto de

Lleven flores a la más bella, lleven flores a la más extraordinaria,

De jardines y bosques y laderas y valles.

Nuestros corazones están henchidos, nuestras voces alegres diciendo,

El elogio de la rosa más bella del Valle.

Oh María te coronamos con flores hoy,

Reina de los Ángeles, Reina de Mayo.

Oh María te coronamos con flores de hoy,

Reina de los Ángeles, Reina de Mayo.

Después de la coronación de mayo, si es posible, puede decirse la letanía a la Santísima Virgen, después de la bendición. También se pueden cantar dos o tres canciones marianas durante el programa. Luego puede haber una pequeña reunión social.

Junio ​​y julio

En las fiestas del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, el padre Robert Fox[28] patrocina un congreso anual mariano en Dakota del Sur, en honor de las apariciones de Fátima. Si tu familia no puede asistir, entonces considera la posibilidad de hacer un mini-congreso mariano con otras familias que educan en casa en tu área. Inviten a un conferencista sobre la Santísima Virgen, y tengan una procesión con el Rosario, seguido de una reunión social para las familias.

También en julio celebramos a algunos santos maravillosos que pueden inspirar proyectos de arte y música, como el beato Junípero Serra, Santa Kateri Tekakwitha, Nuestra Señora del Carmen, Santa Brígida, Santa María Goretti y los Santos Joaquín y Ana. Usa tu creatividad para ayudar a celebrar estas fiestas. Pídele a los niños que lean la vida de estos santos y luego pregúntales cómo piensan que pueden celebrar esas fiestas en familia. Seton vende dos libros que podrían ser útiles para las actividades en relación con los días de los santos y los días de fiesta: Costumbres religiosas en la familia (Religious Customs in the Family[29]) del padre Weiser, que escribe sobre las celebraciones de los días de fiesta en su casa mientras él estaba creciendo; y Los santos y los días de fiesta (Saints and Feast Days[30]), que contiene actividades para los niños sobre los santos de todos los días del año.

Inicio del año escolar.

Cuando inicie el año escolar, asegúrate de tener un evento de homeschooling que esté relacionado con una fiesta. En Front Royal, Virginia, las familias homeschoolers, a menudo comienzan el año dedicando a los niños al Niño Jesús de Praga en la parroquia. Incluyen la bendición, oraciones, la aspersión de agua bendita y cantos en latín. Los niños decoran un pequeño libro con el programa para cada persona, que incluye las oraciones y un dibujo de la corona del Niño Jesús, decorado con lentejuelas. Después de la ceremonia, las familias disfrutan de una fiesta con un pastel decorado para la ocasión.

Eternal Word Television Network

EWTN[31] (Eternal Word Television Network), la red nacional de televisión católica, transmite eventos adecuados para el año lo cual es un excelente recurso para la familia. EWTN está disponible en cable, por satélite, por internet o por radio.

Radio Relevante

Radio Relevante es una red de radio católica con sede en Wisconsin, que tiene estaciones en varios estados del país. Los programas están disponibles a través de Internet. Dado que los programas son sólo de audio, son un gran recurso para que las mamás y los niños los escuchen mientras se trabaja en la casa. www.relevantradio.com[32]

Conclusión

Si tu vida familiar gira en torno a las festividades anuales y los tiempos del año litúrgico, cada miembro de la familia crecerá en la oración, en el estudio de la Biblia, en el conocimiento y el amor a Jesús, María y José y a la Iglesia. Cada miembro de la familia puede crecer en la comprensión de la importancia de vivir una vida virtuosa. Para más ideas sobre cómo celebrar las distintas fiestas, busca libros que le den información sobre el santo o el evento y, a continuación, trata de elaborar ideas creativas con los niños. No dejes de estar al pendiente de los santos que fueron enseñados en el hogar (la mayoría de ellos lo fueron) y de los santos que enseñaron a sus hijos en casa (la mayoría de los que fueron padres lo hicieron).

La clave del éxito del homeschooling católico está en vivir la vida sacramental. Utiliza algunas de estas ideas en tu familia. Confía en Jesús y María para ayudarte en tu esfuerzo de educar en casa, en tu apostolado de educación en el hogar. Como el cardenal Edouard Gagnon, ex jefe del Consejo Pontificio para la Familia me señaló, la educación en casa es simplemente evangelizar en casa, que es donde debe comenzar la evangelización.

[1] Traducción al español de Effy DeLille, effy.delille@gmail.com. Edición de Xhonané Olivas xolivas@familiacatolica.org  Todas las notas a pie de página han sido agregadas en la edición para esta traducción.

[2] http://ec.aciprensa.com/wiki/Concilio_de_Trento

[3] Sitio web http://www.ewtn.com/espanol/index.asp

[4] Reseña: http://es.wikipedia.org/wiki/Cyrano_de_Bergerac

[5] Catecismo en linea: http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/index_sp.html

[6] Sitio web http://www.amm.org/

[7] Biografía: http://ewtn.com/spanish/Saints/Catalina_Labour%C3%A9.htm

[8] Oraciones de la ceremonia: Opción 1 http://www.sofc.org/ESPANOL/homecons-SP.htm , opción 2 http://www.entronizar.me/index.php/inicio/ceremonial/, opción 3 http://www.fatima.org/span/essentials/whatucando/otherdevotions/home.asp

[9] Biografía: http://www.ewtn.com/SPANISH/Saints/Margarita_Maria_Alacoque.htm

[10] Sitio web en español: http://www.ewtn.com/espanol/index.asp

[11] Este almanaque sólo se encuentra en inglés: http://www.amazon.com/2014-Catholic-Almanac-Sunday-Visitors/dp/1612786928  Aunque mucho del contenido está relacionado con la Iglesia universal, para datos de santuarios, basílicas, etc., sólo contiene la información de Estados Unidos.

[12] Se puede coseguir aquí: http://www.aquinasandmore.com/catholic-books/30-favorite-novenas/sku/1510  Para novenas en español en línea: http://www.devociones.org/novenas.htm

[13] Para ver un ejemplo: http://familiacatolica-org.blogspot.com/2010/11/simbolos-del-arbol-de-jese.html

[14] En Estados Unidos algunas familias católicas celebran los “Doce días de Navidad”, desde el 25 hasta el 6 de enero, día de la Epifanía. Es una tradición en la que se canta una canción con símbolos relacionados a nuestra fe y los santos. También se pueden prender velas y darse regalos cada día.

http://www.catholicculture.org/culture/liturgicalyear/overviews/seasons/christmas/christmas_days.cfm

canción: http://en.wikipedia.org/wiki/The_Twelve_Days_of_Christmas_(song)

[15] En algunos estados del centro de México, se acostumbra llevar a un “Niñito Jesús” a bendecir a la Misa de la Presentación, vistiéndolo de blanco la primera vez.

[16] Esta es una tradición en varias parroquias de Estados Unidos. San Blas es santo patrono de los laringólogos y de los enfermos de las gargantas: http://www.corazones.org/santos/blas.htm

[17] http://es.wikipedia.org/wiki/La_canci%C3%B3n_de_Bernadette

[18] Archivo pdf del diario: http://www.corazones.org/santos/faustina_diario.pdf

[19] La fiesta de San Patricio es muy popular en Estados Unidos dada la influencia irlandesa en este país. En la mayoría de las ciudades se realiza un desfile en este día (más secular que religioso), en donde la gente se viste de color verde y usa símbolos como el trébol, cruces irlandesas, arcoíris, etc.

[20] Oraciones en internet: http://www.devocionario.com/jesucristo/via_crucis_1.html

[21] Oraciones en internet: http://franciscanos.org/oracion/viacruz00.htm

[22] Oración completa en latín y español: http://ec.aciprensa.com/wiki/Stabat_Mater#.U-T56_ldWSo

[23] Himno atribuido a San Bernardo. Versión en inglés y español: http://www.hymnary.org/text/o_sacred_head_surrounded

[24] O Diario de Santa Faustina

[25] Eternal Word Television Network en español: http://www.ewtn.com/espanol/index.asp

[26] En Estados Unidos es tradición decorar huevos duros para Pascua. Algunas familias católicas además de pintarlos les ponen diferentes símbolos relacionados con nuestra fe. En México es tradición decorar sólo los cascarones para rellenarlos de confeti.

[27] Ejemplos de este pastel: http://catholiccuisine.blogspot.com/2011/04/coconut-lamb-cake.html , http://catholiccuisine.blogspot.com/2011/03/lamb-shaped-cake-for-easter.html

[28] El Padre Robert Fox es el fundador del Apostolado de Fátima para la Familia (Fatima Family Apostolate International): http://www.fatimafamily.org/

[29] http://www.setonbooks.com/viewone.php?ToView=M-RLBK-05

[30] Este libro lo recomiendo muchísimo (Xhonané), es mi libro favorito y es el que usamos en nuestra casa: http://www.setonbooks.com/viewone.php?ToView=M-RLBK-14

[31] Sitio web en español: http://www.ewtn.com/espanol/index.asp

[32] Estos programas están en inglés.

Traducción del Cap. 7 del Libro “Catholic Homeschooling”: El rol del padre que educa en casa

Mi esposo con mi hijo José en un museo de Ciencias 2005

Mi esposo con mi hijo José en un museo de Ciencias 2005

¿Cuál es el rol del papá homeschooler?… Yo creo que todas las mamás que educamos en casa, nos hemos hecho esta pregunta, ¿verdad?

Por fin puedo publicar este capítulo del libro Homeschooling Católico, de la Dra Mary Kay Clark, que espero sea de ayuda a muchas familias. Este trabajo fue posible gracias a la traducción de mi amiga Mónica, ¡Dios te pague Moni!

La primera parte fue escrita por un papá homeschooler y la segunda por la doctora Clark. Cabe resaltar que, así como lo declara el Sr Lowery, estas son sólo sugerencias, no hay una receta ideal para ser papá homeschooler… sin embargo, sí se puede aprender mucho de otros hombres que ya han empezado esta aventura. ¡Vale la pena leerlo!

Capítulo  7

El Rol del padre que Educa en casa[1]

Por Dr. Mark Lowery u Dra. Mary Kay Clarik

Traducción de Mónica Montemayor

Edición de Xhonané Olivas

Las siguientes reflexiones son del Dr. Mark Lowery, un profesor de Teología de la Universidad de Dallas y papá homeschooler.

Introducción.

Mi esposa Madeline y yo, tenemos siete niños en un rango de edades de 12 años hasta unos meses de nacidos (a la fecha: 1993). Cuando nos mudamos a Texas en 1998, empezamos el homeschooling al sentirnos decepcionados de la escuela parroquial a la que nuestro hijo mayor David, había asistido desde kínder hasta primer grado. Ahora nosotros hacemos homeschooling con nuestros cuatro hijos mayores: David en séptimo grado, Daniel en quinto, Benjamín en segundo y Elizabeth en primero. En este momento estamos usando nuestro propio currículo,  que hemos armado con los recursos de los últimos años, pero le damos crédito a Seton Home School[2] por ayudarnos a estar organizados y reforzar nuestra confianza cuando recién iniciábamos.   No tuvimos un buen comienzo y, sin Seton, probablemente hubiera sido desastroso.

Como padre, he aprendido gradualmente algunas cosas de las que deseo hablarles en este capítulo pero  sé que todavía tengo una gran riqueza por descubrir.  Empezaré diciendo que  lo más importante para las familias educadoras (y los padres) es ser pacientes.  Debes estar consciente de que no “lo harás bien” al instante-  y de hecho,  nunca lo tendrás todo perfecto.  Sé paciente y permanece abierto a consejos y sugerencias,  como algunas de las que trataré de darte aquí. Una pequeña advertencia: El hecho  de darte estas sugerencias, algunas de las cuales puede ser que te sirvan, no significa que mi familia y yo los hayamos aplicado a la perfección.  Mucho de lo que te presento consiste en ideales por los que luchamos y solamente los hemos alcanzado imperfectamente.  Queremos compartirles nuestros desatinos, frustraciones y fracasos. Así como debemos ser pacientes para vivir nuestra fe católica, así tenemos que ser pacientes para hacer homeschooling. “Para nosotros solamente nos queda seguir tratando y tratando” (T.S. Eliot).

Mientras somos pacientes, tenemos que ser constantes en nuestros esfuerzos porque es mucho lo que está en juego. La familia es el pilar de la sociedad.   Según los padres del Concilio Vaticano Segundo, en el documento La Iglesia en el Mundo Moderno[3]:

La familia es una especie de escuela del más rico humanismo. Pero si se quiere lograr la plenitud de su vida y de su misión, necesita el clima de benévola comunicación y unión de propósitos entre los cónyuges, así como la cuidadosa cooperación de los padres en la educación de sus hijos. (#52)

La siguiente línea del documento dice: “La presencia activa del padre es muy beneficiosa para su formación.”  En este capítulo, una reflexión sobre esta frase, se organiza en torno a seis temas clave que deberían ser de especial interés para los padres: la conversión de su familia, la actitud hacia su cónyuge, la disciplina en la familia, la disciplina en su escuela en casa, su contribución práctica al homeschooling y su papel en la enseñanza de la religión.

Conversión Familiar

La habilidad más importante que se necesita para la educación en casa no tiene nada que ver con la inteligencia o las habilidades de enseñanza -que es lo primero que se  viene a la mente cuando un padre contempla la tarea de la educación en casa-, más bien, el éxito del homeschooling está integralmente relacionado con practicar lo que es ser un verdadero padre. Aunque, por supuesto, se es padre en la concepción del primer hijo, éste  debe trabajar para convertirse en quien debe ser – al igual que una persona bautizada en una comunidad cristiana debe trabajar en su propia conversión. En cualquier caso, se debe trabajar para ser fiel a su nueva forma de vida.

Muchas personas que fueron criadas como católicos, ya de adultos, experimentan un tipo de conversión de la misma fe que ya poseen, una reafirmación en la Iglesia y en la vida sacramental.  Una conversión similar ocurre para muchos padres. Ellos, por supuesto, están comprometidos con su familia, pero una parte de su corazón -con frecuencia una importante parte- está en otro lugar. El escritor George Gelder ha descrito cómo los hombres tienen un impulso natural de ser libres y sin restricciones, una tendencia a ser “bárbaros”. Y ellos  deben sacrificar ese impulso  por su hogar y los valores de su familia.

Esta tarea se hace especialmente difícil en nuestra sociedad por una gran cantidad de razones. El Papa Juan Pablo II, en El papel de la familia en el mundo moderno[4] (Familiares Consortio, de ahora en adelante FC), dedica un apartado especial a los padres, en el que dice:

Sobre todo, donde las condiciones sociales y culturales inducen fácilmente al padre a un cierto desinterés respecto de la familia o bien a una presencia menor en la acción educativa, es necesario esforzarse para que se recupere socialmente la convicción de que el puesto y la función del padre en y por la familia son de una importancia única e insustituible.

Los padres necesitan convertirse plenamente al don que poseen, como dice el  Papa Juan Pablo II:”el hombre está llamado a vivir su don y su función de esposo y padre. (FC #25),

Recuerdo un momento preciso de mi propia conversión. Teníamos dos niños en ese tiempo.   Siempre he disfrutado andar en bicicleta y había pasado un tiempo considerable en varias aventuras sobre ruedas.  Ahora,  he instalado una silla infantil en mi bicicleta de 10 velocidades y disfruto dando pequeños paseos con mis dos niños por la ciudad, pero  todavía me gusta tener largos paseos yo solo.  Recuerdo claramente una mañana en la que estaba irritado porque tenía el asiento para niños en mi bicicleta y me hubiese tomado algunos minutos quitarlo. Decidí dejarlo ahí aunque eso provocara que tuviera resistencia del viento. A la mitad del camino, repentinamente, me di cuenta que me estaba dedicado a mi familia a medias.  Estaba muy renuente a hacer los sacrificios necesarios para nuestra vida familiar.  Estaba tan apegado a mí mismo, que quería estar como esa bicicleta sin silla infantil.

Antes de esta experiencia, no había pensado seriamente en la necesidad de cambiar mi actitud.  Sólo darme cuenta de esto, tuvo un gran impacto en mí que, honestamente, regresé a casa como un hombre nuevo que sabe lo que tiene.  En los años siguientes, seguía disfrutando mis propios intereses pero  desarrollando una tendencia hacia mi principal tarea de ser un esposo y padre.  Esto incluye el no sentir compasión de mí mismo cuando las obligaciones para con mi familia me impiden algunos intereses propios.  Y viéndolo por el lado positivo, esto incluye el desarrollo de nuevos intereses directamente relacionados con las necesidades de mi familia. En este caso he desarrollado una fascinación por los parques, y se ha vuelto un pasatiempo visitar cada parque a nuestro alrededor, y luego regresar a los que les han gustado más a los niños.

¿Qué impacto tiene esta idea de “convertirse a la familia” en la educación? La educación de  nuestros propios  niños  ya no es sólo un elemento más en una larga serie de tareas agotadoras. La educación es una parte tan esencial de la vida del niño que, sin importar qué tipo de educación es elegida por los padres, el padre debe estar íntegramente envuelto en todo el proceso. Como decía el Papa Juan Pablo II:

….el hombre está llamado a garantizar el desarrollo unitario de todos los miembros de la familia.  Realizará esta tarea mediante una generosa responsabilidad por la vida concebida junto al corazón de la madre, un compromiso educativo más solícito y compartido con la propia esposa… (FC, #25)

Si los padres han optado por una escuela pública o parroquial, es esencial tanto para los padres, -y no sólo para la madre- que participen de manera integral con el proceso educativo. Los padres que saben sacar el máximo provecho de un sistema escolar son los que están constantemente involucrados en todo el proceso, tanto en el hogar como en la escuela. Y si esos padres ya están tan involucrados en la educación de sus hijos, ¿por qué no considerar el homeschooling para obtener beneficios adicionales?

La actitud de “el sostén de la familia” hacia la madre

Los padres, incluso aquellos realmente comprometidos con sus familias, pueden  suponer fácilmente que es tarea de la mujer estar más involucradas en el proceso educativo de los hijos. Por supuesto, ella va a estar más involucrada en cuanto a la cantidad de tiempo invertido, pero a mi juicio, tanto el padre como la madre deben estar igualmente involucrados en la tarea en sí.

Consideren esta analogía. En el embarazo y en el parto, la madre, obviamente, invierte la mayor cantidad de tiempo. Pero en el aspecto cualitativo en sí, requiere una donación igual de energía y compromiso de ambos padres.  Lo mismo sucede con la educación.  Tiene que ser un compromiso primordial de ambos, a pesar de que ese compromiso será vivido de diferentes formas y de que implique diferentes cantidades de tiempo. El padre nunca debería decir: “Mi esposa es la encargada de la educación de los niños.”

De hecho, es extraordinariamente fácil para el marido  caer en el error de pensar que él hace el trabajo más  importante y desafiante y,  que su esposa, que se queda en casa, tiene el trabajo más fácil, incluso, si se educa en el hogar.   ¡Los esposos tienen que revertir esta forma de pensar! Las esposas y las madres tienen el papel más importante, así como el papel más difícil. Como George Gilder ha dicho:

La mujer asume la carga de lo que puede ser descrito como los valores domésticos de la comunidad -sus preocupaciones morales, estéticas, religiosas, nutrimentales, sociales y sexuales-.  En estos valores consisten los objetivos últimos de la vida humana, los cuales consideramos de extrema importancia  que no les atribuimos valor financiero. Es el valor decisivo de la vida de cada individuo, custodiado en el hogar y en la relación entre la mujer y el niño. Estos valores trascienden cualquier compra-venta. (Men and Marriage -Los hombres y el matrimonio- [5], p. 168)

De la misma manera, El  Papa Juan Pablo II reconoce que: “La verdadera promoción de la mujer exige también que sea claramente reconocido el valor de su función maternal y familiar respecto a las demás funciones públicas y a las otras profesiones”, y habla de: “el significado original e insustituible del trabajo de la casa y la educación de los hijos.” (FC, #23) Súmale  a esto, ¡la tarea de ser el asesor principal de la escuela en casa! En una palabra, una contribución crucial  de parte del padre al hacer homeschooling, es la actitud hacia su esposa. Está de más decir, que  los niños aprenden rápidamente de la calidad de relación que existe entre sus  padres y son profundamente influenciados en este aspecto.

La disciplina en la familia

Así como es fácil para el padre  delegar la mayor parte “del trabajo escolar” a su esposa, también lo es con la disciplina. La vieja imagen del padre de mano dura y muy temido quedó en el olvido, hoy veo demasiados padres, incluyendo a los muy sinceros y dedicados, siendo demasiado relajados en cuanto a la disciplina. Esto es bastante peligroso para una familia donde los niños van a la escuela fuera de casa, y se vuelve aún más peligrosa en una familia homeschooler. He trabajado en diversos salones de clase durante muchos años y me he convertido en algo así como un fanático del aula disciplinada y bien ordenada. Esto te convierte en un maestro más feliz y más efectivo, y es lo que los niños realmente quieren, a pesar de que parecen querer todo lo contrario. Esta apariencia es engañosa, los niños están rogando tener orden.  Una de mis principales frustraciones con varias escuelas que tratamos fue el tipo (o mejor dicho, la falta) de  disciplina utilizada.  Muy frecuentemente los salones de clases están llenos de niños sin reglas, que consumen la mayor energía de los maestros más ordenados. Incluso un maestro competente y ordenado pronto se frustrará porque los problemas de disciplina del salón están tan profundamente enraizados en la falta de disciplina en casa.

Por consiguiente, en el homeschooling, como en el hogar en general, una  humana y sólida disciplina es esencial.  Durante el día la madre será la disciplinaria, desde un punto de vista cuantitativo, pero el padre, una vez más, debe involucrarse a fondo en el interminable, pero muy gratificante proyecto de criar hijos con buenos modales.

Tal vez, el aspecto más importante de un buen sistema de disciplina es conocer lo que se espera de un niño.  Generalmente las expectativas de los padres de ahora son demasiado bajas (irónicamente las expectativas en términos de logros, a muy temprana edad, son demasiado altas). Los niños son capaces de tener buenos modales.  Nunca deberíamos estar indiferentes al mal comportamiento de los niños en la Iglesia, en un restaurante o en un centro comercial y decir “son sólo niños”.

La capacidad del niño para ser bien educado es análoga a una característica importante en la vida católica moral.  Como resultado permanente del pecado original, todos tenemos la tendencia de hacer mal uso de nuestra libertad, una tendencia llamada concupiscencia.  Pero tenemos la capacidad de resistir esta tendencia.  Como el teólogo  moral William May lo ha puesto: “Podemos hacer lo que debemos hacer”.  De manera similar, los niños tienen la capacidad de resistir la tendencia a estar sin reglas.  En ambos casos, somos más felices cuando sobrepasamos nuestros más bajos apetitos.  De modo interesante, estas dos áreas de nuestras vida -modales y morales- afectan y condicionan mutuamente una a la otra.

Desde luego, no puede haber ladrones de buenos modales como no se puede haber (tal vez) santos de malos modales, pero en general una persona de buenos modales ha conquistado los apetitos más bajos y ha desarrollado buenos hábitos y, por consiguiente, es un buen practicante de la moral.

Un método particular que he encontrado muy eficaz -y de fácil entendimiento en esta área para los padres- es desarrollar escritos muy concretos y claros de nuestras normas para varias situaciones. Por ejemplo, algunas de las normas que se podrían tener para los hijos mientras asisten a misa son: mantenerse erguidos, no inquietarse, juntar las manos cuando se arrodillan y cosas por el estilo. El padre debería recordar a los hijos estas normas camino a la iglesia y dejar que el niño conozca las consecuencias de romper estas normas.

Este método anticipa los problemas que pueden suceder para buscar evitarlos. La mayoría de los padres trabajan al revés. Normalmente no son claros sobre las reglas que desean para sus hijos y luego hacen su propia rabieta cuando ven a sus hijos seguir  sus tendencias naturales.

Otras situaciones para las que se pueden desarrollar normas concretas son compras, comidas y, por supuesto, el homeschooling. Una de las razones por las que deseo destacar estas otras áreas, es porque los homeschoolers deben  dar una excelente imagen  en público (y con la familia extendida).  Una familia homeschooler debe de hacer un esfuerzo adicional para demostrar a los escépticos que educar en casa es una opción muy válida. Así que, padres, ¡tomen las riendas! Hagan de su familia un ejemplo del cual otros se sientan atraídos y hasta deseen imitar.

Tal vez la mayor amenaza para un buen sistema de disciplina es una idea nociva que se ha quedado muy arraigada en nuestra cultura: la autoestima como el objetivo más importante en la educación de los hijos.

Esta es una idea bastante venenosa porque se pone justo en el camino de la disciplina.  Cuando tengas que ser firme con los niños, simplemente sentirás que no estás ayudando a su autoestima, y  retrocederás (siendo inefectivo).  La autoestima es, obviamente, un componente absolutamente esencial de la salud del ser humano, pero aquí está la trampa: no hay un fin en sí mismo. Si uno se esfuerza para ayudar a alguien (o para ayudarse a sí mismo) a tener autoestima, es probable que falle. La autoestima es un producto final, algo que se produce como resultado de haber hecho otras cosas, como la disciplina. Es muy parecido a la felicidad.  Mucha gente que trata duramente de buscar la felicidad, falla.  La felicidad viene como resultado de una vida bien vivida.  No puede ser perseguida dentro  o fuera de sí mismo.  Más bien, si tú diriges tu vida ordenadamente, simplemente encontraras por ti mismo el ser feliz.  Del mismo modo, si los niños están bien criados, desafiados a vivir  a la  altura de las buenas normas de conducta,  simplemente encontrarán que tienen una alta autoestima. Otro inconveniente: a menudo los niños no le dirán lo ¡felices que son!

Disciplina en el homeschooling

Si el padre está ausente la mayor parte del día, ¿cómo puede jugar un papel importante en la construcción de una casa bien ordenada?  De nuevo, a pesar de que no está presente, su participación debe ser más bien de calidad y no de cantidad. Los niños necesitan saber que papá está detrás de mamá.  Algunos métodos posibles: Ten una lista de reglas muy claras para la escuela en casa. El padre puede leerlas al principio del día, si es posible, o una noche antes de la jornada escolar. Yo mismo he encontrado útil llamar a casa al mediodía, cuando sea posible, y hablar brevemente con cada hijo. Si han surgido problemas de disciplina, por lo menos pueden ser discutidos por teléfono. Este método puede ser preventivo -ya que sus hijos sabrán que en cualquier momento papá llamará.

Por supuesto, cada familia  tiene que trabajar en su propio sistema de consecuencias por mala conducta. Muy probablemente a prueba y error. Lo importante no es tener un sistema perfecto, sino que exista un programa coherente y en  constante  actualización. Parte de la mejora constante de nuestra familia es la “reunión familiar” que tenemos cada sábado después del desayuno. Este es un momento en el que todos los niños mayores, junto con mamá y papá pueden expresar sus quejas y problemas (con respecto a la escuela, o cualquier otra faceta de la vida familiar). Dicha reunión tiene el propósito de un “mini-retiro”, donde todo el mundo puede mirar las dificultades con un poco más de objetividad. Es de gran ayuda para que los niños sepan que pueden expresar una queja, y que ésta, puede ser  discutida de forma inteligente (fuera del contexto en el que surgió la queja). Cuando las quejas se presentan durante la semana, pedimos a  nuestros hijos las escriban y las pongan en un frasco especial para la próxima reunión familiar.

La tarea actual del homeschooling.

A lo largo de los años que hemos educado en casa a nuestros hijos, he descubierto que disfruto el enseñar a mis propios hijos. Al hacerlo, nos sentimos “injertados” en sus propias vidas de una manera especial. El estar involucrado integralmente con ellos es sumamente enriquecedor, por esta  razón el Papa Juan Pablo II ha dado en el blanco perfectamente:

La solicitud por el niño, incluso antes de su nacimiento, desde el primer momento de su concepción y, a continuación, en los años de la infancia y de la juventud es la verificación primaria y fundamental de la relación del hombre con el hombre. (FC, #26)

Como padres hay que trabajar para “pasar”  esta prueba, seremos recompensados por los niños y así los niños, a la vez, “serán una preciosa ayuda para la edificación de la comunidad familiar y para la misma santificación de los padres” (FC, #26)

El padre no sólo  debe  “echar una mano” a la madre con el trabajo de la enseñanza;  él debe tener varios temas propios para enseñar a sus niños. ¿Qué temas debiera elegir? la respuesta habitual es, cualquier temas en el que sea  especialmente competente.  Ciertamente es un buen criterio, pero creo que, sobre todo en la escuela primaria, los criterios pueden ser mucho más amplios, y se puede extender a cualquier tema que le interese.  Un amigo  mío fue contratado para enseñar inglés en una escuela secundaria. Cuando el profesor de física se dió  de baja por una prolongada enfermedad, se le preguntó a él si quería tomar su lugar.  Él sabía poco a cerca de física, pero estaba interesado en el tema. Él hizo un buen trabajo, sacando adelante a los estudiantes. Los estudiantes universitarios informan que algunos de sus mejores clases fueron de nuevos profesores que tenían una gran cantidad de energía y entusiasmo, a pesar de que no ser tan competentes. Así que, mientras estés motivado y dispuesto a pensar, lo harás bien y disfrutarás el expandir tus propios horizontes junto a los de tus hijos.

¿Cómo puede un padre adaptarse a varios temas en un día tan ocupado? Por un lado, se puede asignar tareas para cada día (escribirlas en una libreta de tareas para que  los estudiantes las chequen después), y hacer  trabajo formal con los niños otro día. He sido capaz de organizar mi horario con el fin de pasar varias horas en la mañana en casa dos días a la semana. Cuando esto no es posible, me reservo la tarde-noche  o el fin de semana. Uso este tiempo especial para trabajar en las áreas que requieren una instrucción personalizada.

Otras áreas requieren menos trabajo intensivo. Se pueden utilizar diferentes técnicas para que los niños rindan cuentas de manera  diaria y rápida.  Para ciencias, mis  dos hijos mayores están leyendo capítulos de un libro de “hechos fascinantes” (The Big Book of Amazing knowledge, Creative Child Press) y reportan sus conclusiones cada noche en la cena.  Con las matemáticas,  hacen su tarea diaria por su cuenta cada día, reciben ayuda de su mamá, si es necesario, y generalmente corrijo su trabajo rápidamente poco después de llegar a casa.  Cuando estaban estudiando  el catecismo, hice que a mi regreso a casa cada noche, me recibieran con la respuesta a la pregunta que les había asignado para el día. Esto a ellos les daba orgullo, así que mi regreso se convirtió en un método muy agradable para pedirles cuentas.

A menudo me han preguntado si la tarea de ser padre y maestro para mis hijos me provoca conflictos.  Creo que es mucho más difícil para una madre  mantener sus funciones como madre y como maestra, y esto hace que sea aún más importante que el padre esté estrechamente involucrado en la tarea real de la educación en el hogar. He encontrado que es relativamente fácil mantener los roles distintos, en parte porque yo rotundamente les digo a los niños que ellos me tienen que ver y tratar como un profesor durante las horas de estudio.

Una de las mejores partes del homeschooling es que tú mismo aprendes mucho. Esta es una verdadera bendición porque alimentas tu entusiasmo, lo que hace que sea más fácil para el estudiante. Permíteme compartir mi propio entusiasmo por un momento. He tomado (gradualmente)  cinco materias en nuestro homeschooling.  Mientras  enseño  música, he dominado  parte de  la teoría de la música que nunca había entendido antes.  Me he motivado para mejorar mis propias habilidades técnicas. He aprendido los tan difíciles tercer y cuarto verso de varias canciones que estamos aprendiendo en familia. Mientras enseñaba latín, he dominado diversos paradigmas, sobre todo para los verbos irregulares-que yo nunca había dominado antes. No he aprendido nada nuevo en matemáticas todavía – pero seguro que lo haré, pero  disfruto  enormemente  explicar aspectos como fracciones o el sistema decimal. Es especialmente divertido  encontrar aspectos de la vida práctica  para que los niños practiquen nuevos conceptos. Mi hijo Daniel y yo somos fanáticos del juego Yahtzee, después de haber mantenido un seguimiento de nuestras calificaciones mensuales, graficamos nuestros promedios. ¿Y qué podría ser mejor que la enseñanza de las matemáticas en relación con las estadísticas de béisbol? En educación física, mi papel como padre y maestro se funden por completo. Tenemos un “banquete deportivo” especial cada año donde los estudiantes son premiados por sus logros con un premio de algún tipo. Y, por último, enseño religión, un tema al que quiero dar atención especial.

El Rol del padre como maestro de religión

La religión es para mí el tema más difícil, lo que es irónico porque yo enseño religión y  teología como profesión. Pero dejando a un lado mis propias dificultades, creo que es esencial para el padre  enseñar, o al menos co-enseñar,  este tema. Debido a las diferencias inherentes entre hombres y mujeres, las mujeres tienen una facilidad más natural para entrar en una actitud de adoración ante su Dios. Los hombres tienen que renunciar a una parte considerable de su ego para hacerlo.  Y esto no es tarea fácil.  Sin embargo, es absolutamente crucial que los niños vean a sus padres hacerlo. Tienen que ver a su padre orar y deben escuchar a su padre hablar y enseñar con orgullo de que la posesión más noble del homeschooling católico es la fe en una  Iglesia,  que es santa, católica y apostólica. Como dice el Papa Juan Pablo II:

El ejemplo concreto, el testimonio vivo de los padres; sólo orando junto con sus hijos, el padre y la madre, mientras ejercen su propio sacerdocio real, calan profundamente en el corazón de sus hijos, dejando huellas que los posteriores acontecimientos que la vida no lograrán borrar. (FC, #60)

El Papa cita el llamado del Papa Pablo VI a las madres, y luego a los padres:

Y vosotros, padres, ¿sabéis rezar con vuestros hijos, con toda la comunidad doméstica, al menos alguna vez? Vuestro ejemplo, en la rectitud del pensamiento y de la acción, apoyado por alguna oración común vale una lección de vida, vale un acto de culto de un mérito singular; lleváis de este modo la paz al interior de los muros domésticos: Pax huic domui (La paz sea en esta casa). Recordad: así edificáis la Iglesia. (FC,#60)

(En esta última frase, nos encontramos con uno de los principios cardinales del pensamiento social de la Iglesia católica: que la función propia de los laicos es la construcción de la Iglesia, no principalmente por hacer  cosas de “iglesias” en la parroquia, aunque en este sentido las donaciones de los que tienen tiempo son de un valor incalculable, sino que su papel es traer verdades trascendentales al hogar y a la sociedad en general).

Cuando los niños ven a su padre  tomar en serio su religión, se dan cuenta de que la religión no es  “solo para mujeres”, Ellos aprenden que la libertad no es “hacer lo que uno quiere”, siendo autónomo, sino rendirse por la  gracia a una verdad superior.  Somos más libres cuando estamos atados a la verdad.

En el aspecto práctico, en cuanto a la religión, me permito sugerir que combinen el catecismo, la Biblia y las buenas biografías de los santos. Cuando mis hijos  aprendieron el catecismo, memorizaban una o dos preguntas por día. Como señalé anteriormente, debían recibirme cuando llegaba  a casa con la respuesta a la pregunta asignada -una técnica de lo más exitosa. Y por si fuera poco: con la respuesta a la catequesis, elaboraban muy buenas oraciones y las memorizaban, lo cual les facilitaba la gramática y la composición, así como  la fe.

En  la enseñanza de la religión, es importante tener en cuenta el papel insustituible del padre en la educación hacia la castidad. El Papa Juan Pablo II asocia este papel a uno de los principios de la doctrina social católica, el principio de subsidiaridad, el cual pide que las tareas que pertenecen a un determinado peldaño social, como lo es la familia, no deben ser asumidas por niveles más altos, como lo es el gobierno. Por el contrario, el gobierno debe servir a la familia  y darles ayuda en el desempeño de su tarea.

La educación sexual, derecho y deber fundamental de los padres, debe realizarse siempre bajo su dirección solícita, tanto en casa como en los centros educativos elegidos y controlados por ellos. En este sentido la Iglesia reafirma la ley de la subsidiaridad, que la escuela tiene que observar cuando coopera en la educación sexual, situándose en el espíritu mismo que anima a los padres. (FC, #37)

¡Esta cita de por sí es un buen argumento a favor del homeschooling! El Papa continúa señalando el papel central de la castidad en dicha formación.

En este contexto es del todo irrenunciable la educación para la castidad, como virtud que desarrolla la auténtica madurez de la persona y la hace capaz de respetar y promover el «significado esponsal» del cuerpo. Más aún, los padres cristianos reserven una atención y cuidado especial —discerniendo los signos de la llamada de Dios— a la educación para la virginidad, como forma suprema del don de uno mismo que constituye el sentido mismo de la sexualidad humana.(FC, #37 énfasis agregado)

¿Qué pasos prácticos se deben seguir para educar a los hijos en  la castidad? En primer lugar, sé un hombre de verdad y ”saca” el  televisor de tu casa. Haz esto literalmente si puedes, pero si eres como yo, manténla guardada en el  armario la mayor parte del tiempo (el béisbol es mejor en la radio de todos modos). Si sólo hubiera una cosa que se te permitiera hacer por su familia, ésta sería la mejor opción. Se educará en la castidad y en muchas otras virtudes también.
Más directamente, habla con tus hijos acerca de las virtudes, dando preferencia a la castidad y a la pureza. Cuando les enseñes el sexto mandamiento, explica su significado para que sepan que Dios quiere que ellos respeten sus cuerpos y sus órganos sexuales de una manera especial. Debes ser muy claro con tus hijos en la medida que crecen hacia la pubertad. Define pureza en términos claros. Habla con ellos de cómo deben  abstenerse de jugar con ellos mismos, con un lenguaje que es humano y que no va a producir culpa excesiva en caso de que fallen. Pregúntales regularmente: “¿Cómo te va con la pureza?” No te enojes con ellos si están luchando con ella, pero anímalos, haciéndoles saber que Dios va a ser paciente con ellos, pero que también quiere que ellos dominen sus deseos. Sin duda, esta es una tarea difícil -pero mantén las líneas de comunicación abiertas. Ellos sabrán que estás ahí, dispuesto a responder a las grandes preguntas que puedan surgir. Con todo esto, te hallarás fortalecido también. Enfatízale a tus hijos (y a ti mismo) que el ser castos es una actividad verdaderamente heroica.

Cuando tus hijos se convierten en adolescentes y empiezan a prestar atención a los miembros del sexo opuesto, algunos han sugerido que, después de una discusión apropiada, dés a tus hijos (mamá puede trabajar con las hijas) un anillo, un anillo especial de la pureza -como un signo o recordatorio de que han prometido a Dios que van a permanecer castos.

Conclusión

Espero que hayas tomado mis sugerencias como sólo eso – meras sugerencias. Mientras enfrentas  la idea – no negociable- de estar totalmente involucrado- el resto fluirá mientras seas capaz de desarrollar tus propios métodos. Padres, como jefes de sus familias, ustedes están realizando la tarea más importante de toda su vida. Porque así como el Santo Padre nos dice: “El futuro de la humanidad se fragua en la familia”. (FC, # 86)

Puede estar seguro de que Dios te dará toda la gracia y la fuerza que necesita.

Fin del escrito del Dr. Lowery

Que piensan las madres

Un amigo mío, padre homeschooler que dio una charla en nuestra Asociación de Educadores en el hogar de Virginia hace unos años,  encuestó a las madres homeschoolers de su grupo de apoyo  en el norte de Virginia. Su pregunta fue: “¿Cuál creen que es el papel de sus esposos en el homeschooling?

La mayoría de las respuestas de estas madres fueron: que sus esposos estuvieran comprometidos con la educación de sus hijos  y que las apoyaran dándoles ánimo, tanto a ellas como a sus hijos. Sorprendió a todos -incluyendo a los padres- descubrir que sus esposas estaban pidiendo una actitud de apoyo y aliento en lugar de pedirles que se hicieran cargo de enseñar alguna materia.

Las madres  comentaron sobre la importancia de que los papás sean pacientes al llegar a casa por las noches, mostrando interés en el trabajo de los niños, elogiando el compromiso de educar en casa y creyendo que es la voluntad de Dios que la familia haga homeschooling.

El segundo punto más mencionado por estas madres es que los padres estén dispuestos a aceptar un tipo diferente de estilo de vida.  Las madres simplemente no pueden mantener al día las tareas del hogar y la cocina como lo hacían antes del homeschooling, especialmente si los niños son muy pequeños para ayudar.

En tercer lugar, los padres tienen que entender que el homeschooling es difícil para las madres. Se necesita una gran cantidad de tiempo y energía, especialmente si la madre está educando a un niño de carácter fuerte o a un niño con un problema de aprendizaje.  A las madres les gustaría que sus maridos asistieran a las reuniones de sus grupos de apoyo de vez en cuando para escuchar a otros hablar de sus retos con el homeschooling.
En cuarto lugar, las madres encuestadas dijeron que los padres deben tener altas expectativas de sus hijos. Los padres necesitan creer en sus hijos y en su capacidad para hacer lo mejor. Los niños necesitan sentir el apoyo y el aliento de sus padres a hacer lo mejor. Los padres deben elogiar el éxito de los niños y reducir al mínimo sus fracasos.

En quinto lugar, a las madres les gustaría que los padres estén disponibles por teléfono durante el día, por si el  niño necesita un poco de disciplina verbal. Por lo general, no es la duración de la llamada lo que es importante, sino que los niños sepan que su padre se preocupa por su trabajo y que él esta sólo a una llamada de teléfono de distancia para mantenerse informado sobre lo que está pasando en casa.
Por cierto, algunas madres de Seton Home School[6],  me han dicho que la posibilidad de llamar a sus maridos cuando hay un problema de disciplina ha minimizado los problemas.  Steve Wood[7], un padre homeschooler católico de siete hijos, que da charlas sobre disciplina, dice que cuando se inicia el año escolar, si tiene una llamada de  “disciplina” de su esposa en el trabajo, se va a casa para administrar la disciplina. Esto marca la pauta para el año escolar, y los niños saben que su papá es serio acerca de la obediencia a su madre.

Los padres deben darse cuenta de que las madres que educan en casa tienen necesidades adicionales en el hogar. Por ejemplo, los padres deberían proporcionar una habitación para ser utilizada con fines de estudio.  El tener un espacio especial para homeschooling  ayuda a las madres a mantener orden y disciplina, especialmente cuando los materiales escolares se incrementan con los años.

Los padres, así como las madres deben hablar con los niños acerca del  por qué su familia está siendo educada en casa. Deben comentar el hecho de que el homeschooling es una forma de vivir el tipo de vida cristiana que Jesús quiere para la familia.

Los padres deben estar preocupados por la correcta socialización de los niños de primaria y secundaria, especialmente de los varones. Tienen que tomarse el tiempo con los niños  para controlar las actividades que  llevan, o participar con ellos en actividades de la iglesia.
En esta encuesta, la mayoría de las madres no pidieron a los padres  enseñar un tema. Como se puede ver, con el apoyo del padre, estas madres sentirán que pueden manejar la enseñanza ellas mismas.

Disciplina

Tenemos otro capítulo más de disciplina, pero siempre cuando la atención se centra en el papel del padre, la disciplina de los niños entra en escena. Es natural que el padre deba disciplinar a los niños ya que él es la cabeza de la familia.

Steve Wood, líder activo en el Movimiento pro-vida de Florida, cuanto más se involucraba en  este movimiento, más se daba cuenta de que incluso las buenas personas no quieren tener más hijos porque no podían disciplinar a los que ya tenían. El  Sr. Wood cree que si esperamos  “venderle” a la gente  la idea de tener hijos y dejar de practicar la anticoncepción, entonces, tenemos que ayudar a estos padres a resolver los problemas que tienen con sus hijos. Y el mayor problema es la disciplina.
Él cree que lo mismo pasa con el homeschooling.  Muchos de nosotros en el movimiento homeschooling  creemos  que los problemas con la disciplina de los niños es una de las razones más comunes del por qué los padres, hacen o dejan de hacerlo.

El libro de Proverbios es una maravillosa guía de estudio, especialmente para los padres. Es una guía dada por Dios para la formación y disciplina de los niños.  De hecho, muchos de los versos se refieren a un hijo tomando la instrucción de su padre.

“El hijo sensato acepta la corrección de su padre.” 13,1

“El que no usa el castigo odia a su hijo, el que lo ama lo corrige a tiempo.”13,24

“El necio desprecia la corrección paterna, quien cumple los avisos demuestra inteligencia.” 15,5

“Hijo necio es desgracia del padre” 19,13

“La estupidez se pega al corazón del joven: el látigo de la corrección se la apartará” 22,15

San Pablo recuerda a los hebreos en el capítulo 12 sobre los mandatos, en Proverbios. Él dice que Dios, igual que todos los buenos padres que aman a sus hijos, nos disciplina.  Si los niños no son castigados, entonces no son tratados como verdaderos hijos, sino como bastardos. San Pablo dice que los “padres de nuestra carne” son nuestros instructores y nosotros los reverenciamos.

En Efesios, capítulo 6, versículos del 1 al 4, San Pablo instruye a padres e hijos.

Hijos, obedezcan a sus padres (en atención al Señor), porque es lo justo.  Honra a tu padre y a tu madre para que te vaya bien y vivas mucho tiempo en la tierra.  Padres no irriten a sus hijos; edúquenlos, más bien, en la disciplina e instrúyanlos en el amor de Dios.

Hace algunos años, nuestra convención de la Asociación de Educadores en Casa de Virginia se centró en el papel del padre en la familia homeschooler.  Tomamos como nuestro tema Malaquías 4,6: “Reconciliará a padres con hijos, a hijos con padres, “. Realmente creemos que si los padres comienzan a involucrarse más con sus hijos, ellos los conocerán más y los amaran más, y los hijos responderán de la misma manera.  Y así ellos  estarán más motivados a hacer mejor su trabajo escolar.

Uno de los puntos que hace Steve Wood en la formación y disciplina de los niños es la necesidad vital de que los padres pasen tiempo con ellos.  Los hijos están hechos a imagen y semejanza de sus padres, al igual que nosotros hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios.  Los hijos tienden a imitar a los padres.  Si los padres dan un buen ejemplo de vivir el auténtico estilo de vida familiar católica, los hijos no tendrán los problemas de disciplina que tienen muchos hoy en día.  La mayoría de los niños de hoy reciben instrucciones de sus compañeros, no de sus padres, ya que pasan mucho tiempo con sus compañeros y no con sus familias. Uno de los comentarios favoritos de Steve Woods es “Amor se deletrea como T I  E  M  P  O.”

Ayuda adicional

Si bien es claro  el papel del padre en muchas áreas, tenemos que hablar de algunas otras formas en las que  los padres pueden ayudar  en la familia con  la educación en casa. Principalmente, los padres pueden ayudar en el área del cuidado de la limpieza del hogar. Las madres hacen la gran mayoría de las tareas domésticas, y esta responsabilidad es ante todo de ellas, sin embargo, animamos a los padres a ayudar siempre que sea posible.  Aunque los niños ayudan a su madre, sin duda es un buen ejemplo para ellos que vean que el trabajo doméstico no es sólo “trabajo de mujeres”, sino que mantener el hogar aseado es de interés para toda la familia.

Informes escolares diarios

Muchas madres homeschoolers creen en la importancia de que el padre pregunte diariamente sobre el progreso escolar  a la madre y a los hijos. Esta es la mejor técnica para mantener a los niños en el camino y enfocados en su trabajo diario, porque saben que estarán reportando a papá cuando llegue a casa.

Además, el papá tiene que pedir un informe diario sobre las responsabilidades de aseo en la casa. La madre necesita que sus hijos  ayuden con las tareas domésticas, pero a menudo no lo harán, a menos que papá tenga un interés serio en su desempeño y que ponga consecuencias para lo que no quieran hacerlo, si es necesario.

Los padres podrían trabajar con los niños para organizar un calendario de tareas  al igual que un supervisor de trabajo lo haría. Los niños van a entender mejor la importancia del trabajo y de ser parte del equipo de la casa cuando papá está a cargo.

Los proyectos de construcción

Las necesidades físicas de la escuela en casa deben ser responsabilidad del papá.  Normalmente se requieren libreros cada año.   Los padres,  junto con sus niños, pueden planear  la construcción de estos nuevos libreros para la  biblioteca familiar. Papá debe mantenerse  al tanto de las ventas de libros usados, computadoras y otros equipos. Esto será de gran ayuda para la mamá, quien pasa sus días enseñando.

Debe ser responsabilidad del papá  ayudar a desarrollar un aula o espacio de educación en el hogar, a veces una sala de recreo o un garaje o estudio, o una habitación en el sótano.  Una familia se convirtió una habitación del ático en un salón de clases. Esto puede ser un proyecto de toda la familia, pero el padre debe proporcionar la supervisión, y ¡el dinero!

Enseñanza

La enseñanza es generalmente la parte más difícil de adaptación  para la mayoría de los padres, pero es verdaderamente la experiencia más maravillosa.  Animamos especialmente a los padres a enseñar matemáticas a sus hijos. Incluso si una clase dura sólo quince minutos cada día o cada tercer día, sólo para enseñar nuevos conceptos, les da tiempo a los niños con su papá.  Los niños verán ¡que inteligente es mi papá! Ellos desarrollan un verdadero respeto por su padre como una  autoridad en ciertas áreas académicas, o en todas las áreas, según sea el caso.

Principio del formulario

El padre debe considerar la enseñanza de la ciencia, o al menos ayudar a los niños en proyectos de ciencia semanales, quizás los sábados o los domingos por la tarde. Pueden llevar  a sus hijos a museos o parques locales de conservación o exhibiciones especiales.

Un padre puede convertirse en toda una autoridad en recursos educativos, tales como estatuas históricas o cavernas subterráneas o antiguas iglesias católicas en el estado.

En la mayoría de las familias, en las cuales  los padres están lejos de la casa durante el día, nadie espera que se involucren en gran medida con la enseñanza del día a día, pero esto es culpa de nuestra sociedad. Los padres deben estar involucrados todos los días con la enseñanza. Animamos a las familias a considerar, si es posible, un cambio en su estilo de vida para que el padre pueda estar en casa más a menudo para pasar más tiempo con su  familia. No importa qué carrera tiene el padre, con el tiempo llegará a su fin. Sin embargo, la crianza de los hijos tiene consecuencias eternas, y en última instancia, los padres entenderán -a menudo demasiado tarde-, de que éste es su trabajo principal en la vida.

El homeschooling ha estado haciendo que los padres le den más valor a pasar tiempo con la familia. Muchos padres están buscando trabajos cerca de casa y hogares menos costosos. Algunas familias están tratando de encontrar puestos de trabajo para el padre, o para  ambos, padre y madre que se pueden hacer desde casa. Además, las industrias artesanales están empezando a ser popular entre las familias homeschoolers, en la que toda la familia, incluso los niños, desarrolla un negocio familiar. Al igual que la Sagrada Familia, los padres y los niños pueden aprender juntos, trabajar juntos, y orar juntos.

Y jugar juntos.

Y sacrificarse juntos.

Y crecer juntos.

Y amarse juntos.

Niñeras

Algunos padres  no les gustan las niñeras, pero realmente  es de ayuda para el  exceso de trabajo que tiene la madre que  educa en el hogar para tener  tal vez un sábado por la  tarde libre para hacer algo con sus amigas.  Algunas madres pueden no necesitarla, pero otras madres sin duda lo apreciarían.

Aprendiendo del Home schooling

El movimiento de homeschooling en Estados Unidos es una revolución que ha ido creciendo poco a poco, que ha impactado  tanto a la vida familiar así  como la  educación estadounidense. Las razones de la educación en casa, las enseñanzas de la iglesia, los pasajes bíblicos relacionados con la educación y los padres, las muchas ideas sobre el aprendizaje individualizado y cómo aprenden los niños, ofrecen temas fascinantes para leer, aprender, estudiar y discutir. Los padres deben ser desafiados a aprender más acerca del homeschooling para que participen en este movimiento que está en la vanguardia de la revolución educativa en este país.

El movimiento de homeschooling, a medida que crece y se expande, y a medida que madura entre los católicos, ofrecerá un trabajo profesional e interesante,  intelectualmente estimulante, para los padres que educan en casa.

A medida que crecen los grupos de apoyo de homeschooling católico, que se desarrollen los grupos regionales y estatales, y los esfuerzos de cabildeo progresen, habrá espacio, incluso la necesidad, de  que los padres participen.

San José

Ninguna discusión acerca del rol del padre en la familia homeschooling podría estar completa sin mencionar a San José.  Después de todo, Jesús estuvo en casa por treinta años antes de que Él entrara a su vida pública, esto significa que Su relación con María y José fue sin duda continua y estrecha.

Jesús hizo esta declaración en Juan 5,19-20 que

…el Hijo no hace nada por su cuenta si no se lo ve hacer al Padre.  Lo que aquél hace lo hace igualmente el Hijo.  Porque el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que hace.

Jesús es claro que debido a que Dios Padre ama a Dios Hijo, Dios Padre le muestra todas las cosas que Él hace, y luego Dios Hijo las hace también, a imitación de su Padre.

Dado que esto es cierto, parecería lógico que San José le dio a Jesús un buen ejemplo, lo que muestra todas las cosas buenas que hizo, y en cuanto a las cosas humanas, Jesús imitó a San José.

Aunque Jesús es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, Dios ha querido resaltar la importancia de José como cabeza de la Sagrada Familia. Dios envió un ángel a José en un sueño para decirle  que “lo que es concebido en ella es del Espíritu Santo”, Dios envió a un ángel a José para decirle que “se fuera a Egipto” para proteger a Jesús de los soldados de Herodes. Fue a  José a quien el ángel se le apareció para decirle que regresara a Nazaret. Parecería que Dios Padre tuvo cuidado de que la cabeza de la Sagrada Familia fuera notificada desde  del Cielo, en lugar de que Jesús diera  instrucciones a su padre adoptivo. Esto demuestra el profundo respeto que Dios quiere que las esposas y los niños tengan para la cabeza de  familia. San José, como cabeza de la familia, era el responsable de llevar a Jesús y María a Jerusalén para los días de la fiesta Judía. De aquí, la importancia de los padres de ser los responsables de dirigir a la familia en los servicios religiosos es claramente evidente.

En el hallazgo en el templo, cuando Jesús le respondió: “No sabíais que debo ocuparme de los asuntos de mi Padre,” parecería que  podría estar empezando su vida pública. Pero, por el contrario, Él voluntariamente, de inmediato y por completo se sujetó a la autoridad de José y María por los siguientes dieciocho años.

El mismo hecho de que Jesús se somete a sí mismo a María y José, aunque no estaba obligado a hacerlo, nos muestra que Él quiere, que respetemos la  autoridad de los padres sobre los hijos. Más que eso, Él estaba declarando a todos la importancia de la obediencia por parte de los niños y de la autoridad por parte de los padres. Es un mensaje fuerte, que se nos da de una manera extraordinaria. Dios se somete a la autoridad de sus  padres humanos. Y lo hace por un largo tiempo -treinta años,  y lo hace como para subrayar doblemente la importancia de la obediencia de los niños a la autoridad de los padres.  Jesús realmente nos está enseñando que la autoridad de un padre en la familia es de suma importancia, de valor supremo, y de una dignidad suprema.

La Sagrada Familia de Nazaret nos enseña otra lección, que mientras que los padres necesitan  proporcionar un buen ejemplo, la educación religiosa y el trabajo honesto, no deben preocuparse por ofrecer más si es necesario.

Podemos estar seguros de que San José llevó a la familia en la oración y en la reverencia a Dios, su Padre celestial, en la abnegación, en la humildad, en la pureza y en la santidad. Oramos para que nuestros padres católicos homeschoolers busquen  a San José para la orientación en la conducción de sus familias a vivir la auténtica vida familiar católica.

[1] Traducción al español de Mónica Montemayor .mony.mon@hormail.com  Edición de Xhonané Olivas xolivas@familiacatolica.org  Todas las notas a pie de página han sido agregadas en la edición para esta traducción.

[2] Sitio web: http://www.setonhome.org/

[3] Ver documento completo en: http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_const_19651207_gaudium-et-spes_sp.html

[4] Ver documento completo: http://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/apost_exhortations/documents/hf_jp-ii_exh_19811122_familiaris-consortio.html

[5] http://www.amazon.com/Men-Marriage-George-Gilder/dp/0882899465

[6] Sitio web https://www.setonhome.org/

[7] Steve Wood era pastor evangélico que se convirtió al catolicismo . Su ministrio es principalmente con padres de familia. Su sitio es: http://dads.org/about/

 

Traducción del Cap. 5 del Libro “Catholic Homeschooling”: El Homeschooling en la familia numerosa

Con niños de familias numerosas en la ópera.

Con niños de familias numerosas en la ópera.

Estoy muy apenada porque esta traducción me la mandó Aline hace varios meses y apenas tuve oportunidad de terminar la edición. Sin embargo, al trabajar en ella, leí algo que me hizo pensar que tal vez hice lo correcto. Básicamente, la Dra. Clark dice que no debemos descuidar a  nuestros hijos por andar en otras cosas, y eso fue lo que yo sentí el año pasado, sentí que muchas veces los descuidé por querer trabajar en mis blogs. No quisiera ser candil de la calle y obscuridad de mi casa. Por gracia de Dios, esta semana estaré dedicando un tiempo a este blog, aprovechando que todos mis hijos están en unos campamentos (una increíble coincidencia, ¡nunca me había pasado!).

Por otro lado, también veo providencial el que esté publicando este capítulo ahora, cuando ha habido tanto ataque a la familia. Es un capítulo un poco largo, pero por favor ¡léelo! Lo que la Dra. Clark dice se aplica a cualquier tamaño de familia, ¡es sabiduría práctica que te va a ahorrar muchos dolores de cabeza! Ojalá muchos padres de familia leyeran este capítulo para darse cuenta de lo importante que es dar lo mejor de nosotros para educar a nuestros hijos, ¡todo empieza por nosotros!

¡Gracias Aline por tu trabajo en esta traducción! ¡Que Dios lo utilice para su mayor gloria!

Capítulo 5: El homeschooling en la familia numerosa[1]

Por Dra. Mary Kay Clark

Traducción de Aline Ramírez de Duarte

Edición de Xhonané Olivas

Muchas personas se sienten un poco abrumadas con la idea de hacer homeschooling teniendo en casa muchos niños.  Hacer homeschooling en una familia numerosa, sin embargo, no es más difícil, por el contrario, es menos difícil.  No deja de ser difícil, pero es menos difícil.

Cualquier cosa que queramos o necesitemos hacer, que sea de importancia o de valor, no será fácil.  El Padre John Hardon, cuando se dirige a grupos de familias que hacen homeschooling, dice que hacer homeschooling es difícil.

La principal razón por la que hacer homeschooling en una familia numerosa es menos difícil, es porque hay más personas que ayudan en los quehaceres de la casa, en el trabajo de la escuela, e incluso, con la disciplina.  Además, los niños mayores que ya han sido educados ahora pueden ser un modelo a seguir para los más pequeños.

El plan supremo de Dios

El homeschooling sería más sencillo si comprendiéramos qué tan importante es nuestra familia en el plan de Dios para nuestra salvación, para la Iglesia y para la sociedad.   Sería más fácil perseverar, a pesar de las dificultades, si nosotros nos diéramos cuenta que la meta final  o victoria es grandiosa.

Podríamos pensar que nuestra vida, y en particular la vida de cada uno de los miembros de nuestra familia, no es importantes en el plan supremo que Dios tiene para la humanidad, pero no es así, la realidad es que cada uno de nosotros somos de vital importancia en el plan de Dios.

En la encíclica Humanae Vitae[2], el papa Paulo VI pide a los matrimonios católicos que evangelicen a otros matrimonios acerca de las enseñanzas sobre el control natal.  Nuestro estilo de vida y nuestro ejemplo cotidiano son maneras de evangelizar porque estamos siguiendo los mandamientos divinos, representando algo inusual en nuestra sociedad. Nosotros podemos ser motivo para que otros padres investiguen y, quizás, se conviertan en auténticas familias católicas.  Uno de los mejores ejemplos que le podemos dar a la actual sociedad pagana, es tener hijos y encargarnos de educarlos personalmente, en vez de enviarlos a la escuela pública.

Más aún, nuestro homeschooling será importante en la medida en que nosotros aprendamos y practiquemos nuestra fe católica, no solo por nuestra salvación y por la salvación de nuestra familia inmediata, sino también por la salvación de nuestros futuros nietos y bisnietos.

Además, educar a nuestros hijos en el seno de la familia puede tener mucho impacto en el plan supremo de Dios para la salvación de las almas de nuestra parroquia, de nuestro vecindario y más allá, extendiéndose a donde la Voluntad de Dios lo decida.  Como San Francisco de Asís, los homeschoolers estamos llamado, no solo a reparar nuestra iglesia local, o en este caso, nuestra propia iglesia doméstica, sino que estamos llamados a evangelizar a toda la cristiandad a través de nuestro testimonio de vida familiar auténticamente católica.

La sociedad secular alienta a la gente a practicar las perversiones abiertamente, a “salir del closet”.  Nosotros como católicos también necesitamos abrirnos, quizá no promoviendo la educación en el hogar de manera agresiva, pero ciertamente tampoco con miedo de decirles a los demás sobre nuestra opción educativa en respuesta a las preguntas y cuestionamientos que nos hagan.

La familia numerosa promueve una vida virtuosa

La familia numerosa es especialmente importante en el plan de Dios para el pleno desarrollo de un individuo virtuoso, una familia virtuosa y una sociedad virtuosa.  La familia católica, cualquiera que sea su tamaño, es, como enseña la Iglesia Católica, una iglesia doméstica. Pero la familia numerosa provee las oportunidades para entrenar a los niños en la práctica de virtudes de manera más frecuente y más profunda. Mientras más numerosa sea una familia, más fácilmente representará los aspectos de la sociedad.   En una familia numerosa, los niños tienen más oportunidades de socializar, y así, los miembros tienen más oportunidades de practicar virtudes cristianas como la amabilidad, la paciencia, la generosidad, el desprendimiento, el servir a otros sin que les digan, el simpatizar con familiares que estén enfermos o viejos y el cuidar de los bebés. En general, mientras más grande sea una familia, más requerimientos y/o responsabilidades tendrán los niños.

La mayoría de las familias numerosas requieren practicar la virtud de la pobreza.  Esto no quiere decir que vivan una pobreza literal. Significa que estas familias deben vivir sin “tantas cosas extras”, como lo hacen otras familias.  Según los datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (U.S. Department of Agriculture), la familia promedio gastará unos $235,000 dólares para criar un hijo, si nació en el 2003. Esto es sin contar los gastos de universidad. Y por supuesto, entre más hijos tengas, menos gastas en cada uno, pero aunque una familia gastara en promedio la mitad de ese dinero, en seis hijos estaría gastando $705,000 dólares. Estamos hablando de que estos $705,000 dólares no se tendrán disponibles para un carro nuevo o para vacaciones.

Ahora, mientras esto puede ser simplemente un hecho externo, esto puede también ser internalizado como una virtud, porque tanto padres como hijos crecen entendiendo lo poco importante que pueden ser las cosas materiales en comparación a las personas  y a los valores.  Como padres católicos, “elegir la vida” por sexta, séptima, octava y más veces, es un mensaje claro para los niños porque ellos tienen que sacrificarse para hacer espacio a un hermanito más.

La virtud de la pronta obediencia es vital para la cordura y el orden en una familia numerosa.  La familia numerosa necesita vivir la obediencia y el respeto por la autoridad, de otra manera, cuando los tiempos de crisis lleguen, los miembros de la familia no permanecerán estables sino que se irán en todas direcciones.  Una familia numerosa, en la que se les pide a los niños que sean obedientes, no solo a los padres sino a los hermanos mayores también, provee más oportunidades para explicar y vivir el cuarto mandamiento, el cual nos ordena obedecer a toda legítima autoridad.

Un comportamiento inaceptable no puede continuar por mucho tiempo en una familia numerosa porque los mismos miembros no lo tolerarán.  La presión la ejercerán los hermanos si papá o mamá toleran un mal comportamiento de parte de alguno de los niños, o si los padres no hacen lo suficiente para hacerse obedecer.  En pocas palabras, los niños mayores impartirán el castigo si los padres no lo hacen. Se puede reconocer fácilmente que la práctica de virtudes, en una familia numerosa, es necesaria para el bien de cada uno de los miembros, así como para el de toda la familia.  Cada uno de los miembros de una familia numerosa, ha aprendido cómo practicar las virtudes en la sociedad, en el lugar de trabajo, en el mercado, en la parroquia, en el vecindario, en la vida civil y en la política.

Todos estamos conscientes de la necesidad de vivir una vida virtuosa para la salvación de nuestras almas.  Pero también, parte del plan de Dios para nosotros, es el evangelizar a otros en nuestra sociedad. Las familias católicas homeschoolers son parte de ese plan.  Necesitamos aceptar humildemente el hecho de que Dios ha elegido a nuestra familia para encajar en ese plan de evangelización.  Esto debe inspirarnos a ser la mejor familia católica que podamos ser.

Recientemente, Steve Wood, un ex-ministro protestante quien ha estado activamente en el movimiento Pro-Vida por muchos años, visitó en una ocasión Front Royal*[3].  En aquel entonces tenía ocho hijos, e hizo énfasis, como todos nosotros podemos testificar, de que cuando toda la familia va a cualquier lugar, su misma presencia es ya un testimonio de valores cristianos.  Las personas saben que esa familia ha renunciado a las cosas materiales en aras de tener una familia numerosa.  Cierto día, cuando ellos estaban en un restaurante con todos sus hijos, una mujer se acercó a su esposa y le dijo: “¿Ustedes son religiosos, cierto?” Su esposa respondió: “Sí”. Entonces la señora dijo: “Católicos, ¿verdad?”  Y aunque ellos llevaban apenas tres días de haberse convertido, su esposa respondió: “Sí, católicos.”

La familia numerosa es un símbolo de la vida interior de fe, un símbolo reconocido aún por los que rechazan este tipo de vida.  La familia numerosa es un rechazo público de los valores que prevalecen en la sociedad secular como el materialismo y las metas de autorrealización personal sin verdadero sacrificio personal, promovidos por la mentalidad anticonceptiva, las feministas, los homosexuales y los abortistas.

Así que, el primer consejo para lograr un homeschooling exitoso en una familia numerosa es entender quiénes somos y por qué. Después, escribirlo y pegarlo en la pared para verlo seguido… en los días buenos y también en los malos.

El segundo consejo para lograr un homeschooling exitoso en una familia numerosa es enseñar a la madre a autoevaluarse, a evaluar su propio estado emocional y vida espiritual, para que pueda entenderse a sí misma y reconocer sus fortalezas y debilidades, y para disciplinarse a sí misma y lograr ser una auténtica madre y esposa católica.

La madre que educa

No hay duda sobre la importancia de disciplinar a nuestros hijos, pero ¿qué podemos decir a cerca de nuestra propia autodisciplina?  Las madres que educan en el hogar deben tener autodisciplina.  Necesitamos hacernos algunas preguntas como: “¿Soy capaz de controlarme a mí misma para no usar palabras irritantes con los niños?, o ¿con mi esposo en frente de los niños?  ¿Pongo disciplina a los niños cuando debo? o, ¿es demasiado difícil como para lidiar con esto?

Nosotras debemos orar a nuestra Madre del Buen Consejo para que nos de las virtudes de paciencia y entendimiento, así como buen juicio y perseverancia.  Necesitamos ser consistentes en la administración de los castigos y, al mismo tiempo, ser sensibles a las necesidades de nuestros hijos.  También debemos orar para tener valor y fuerza emocional para entrenar a nuestros niños a que elijan ser obedientes.

En el primer año de homeschooling, la rutina de nuestro hogar cambiará.  Necesitamos estar listas para aceptar estos cambios y para aprender a aceptar los sacrificios relacionados con las cosas materiales.

Disciplínate a ti misma para seguir adelante.  No dudes en aprovechar la ayuda de otras buenas mamás que educan en el hogar, quienes te ayudarán con gusto en tus problemas actuales.  Mirando cómo otras familias católicas que educan en casa resuelven sus problemas, a menudo nos ayuda a resolver de forma sencilla los problemas que aparentemente no tenían solución.  Y por supuesto, tenemos que depender de Nuestra Santísima Madre –la mejor de todas las madres que educan en familia- para que nos guíe en los tiempos difíciles, así como en aquellos momentos cuando todo va viento en popa.

Muchos santos son verdaderos ejemplos para nosotros.  Santa Elizabeth Ann Seton continuó educando a sus hijos a través de muchas dificultades.  Ella los educó mientras su esposo estaba extremadamente enfermo y necesitaba su atención.  También los educó después de que su esposo murió, mientras ella estaba en Italia.  Y además de educar a sus hijos, también educó a otros niños en Emmitsburg, Maryland, cuando fundó una pequeña escuela.  A pesar de todo esto,  mantuvo a sus hijos con ella, aun después de volverse monja.  El primer convento era muy frío y rústico y se enfermó de tuberculosis, sin embargo, mantuvo a sus hijos junto a ella.  Homeschooling significa mantener a tus hijos cerca de ti, sin importar lo que suceda, porque los problemas sólo se pueden resolver cuando la familia está unida, cuando los miembros trabajan juntos, oran juntos y se sacrifican juntos.

Disciplínate a ti misma para seguir adelante cuando los problemas parezcan abrumadores: ya sea un esposo alcohólico, un esposo infiel, la muerte o la enfermedad seria de un ser querido, el tener una casa muy pequeña, un presupuesto incontrolable, tener que vivir con parientes, etc.  Estas son situaciones en las que los hijos te necesitan más que nunca; en la escuela los niños fácilmente buscan refugio en las drogas, el sexo y los compañeros inmaduros para encontrar respuestas a sus problemas.  Es necesario que estés allí para tus hijos.

Los tiempos de crisis son exactamente los momentos para mantener a tus hijos cerca de ti, de Jesús, del estilo de vida que te provee el homeschooling católico.  En tiempos difíciles, tus hijos serán canales de gracia para ti y tú, para tu esposo y tus hijos.  El homeschooling provee la oportunidad y el tiempo para que fluya la gracia.  Confía que Dios te proveerá el tiempo y el espacio a través del homeschooling católico.

Dios te dio la gracia para comprender la necesidad de hacer homeschooling, ahora ten fe en que Él te dará la gracia para ayudarte a continuar.  Él te dará la gracia para disciplinarte y para disciplinar a tus niños de manera consistente.

Recuerda que la mayor manifestación de amor es darse y sacrificarse, como Jesús lo hizo a través de su sufrimiento y su muerte por nosotros.  Homeschooling es un continuo acto de darse y sacrificarse por las mejores personas en el mundo: tus propios hijos.  Entrénate, disciplínate para darte y sacrificarte.  Sé la extraordinaria madre que el Padre John Hardon ha dicho que debemos ser para sobrevivir como una familia católica.

Cuando el sufrimiento llegue, debemos recordar que el sufrimiento es un regalo de Dios.  Nos enseña humildad, nos enseña el verdadero significado del amor cuando nos damos y nos sacrificamos por otros aunque parezca que no nos aprecian.  Dios permite el sufrimiento para que estemos más cerca de Él.   Él le dijo esto a la Hermana Josefa[4], como se explica en “El camino del Amor Divino” (The Way of Divine Love): Dios mismo le reveló que Él permitía la enfermedad y los problemas para que la gente retornara a Él en los momentos de dificultad, por que muchos de nosotros nos olvidamos de Dios cuando las cosas marchan bien en nuestra vida.

En el canal de televisión “Eternal Word Television Network” (EWTN[5]), la Madre Angélica a menudo entrevistaba a personas con problemas de salud o de droga con los hijos, o a un esposo alcohólico o a madres solteras.  ¡Sus historias son de crecimiento espiritual!  Esa es la razón por la cual Dios permite el sufrimiento.

Necesitamos entender que el homeschooling ¡es una bendición especial!, especialmente en una familia numerosa donde las pruebas y tribulaciones, la frustración y el agravamiento continúa por muchos años.  Lo que vas a descubrir es que puedes realmente ser feliz aún con las frustraciones diarias.

San Pablo nos llena de valor en la primera carta a los Corintios: “Mis amados hermanos, estad firmes e inamovibles, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo no es en vano.” En otro momento, San Pablo escribió a los filipenses: “Yo lo puedo todo en Cristo que me Fortalece”.

Nosotros debemos ser como nuestra Madre María, quien tuvo fe y creyó en Él.  En las bodas de Caná, ella les indicó a los meseros, “Hagan lo que Él les diga”.   Ella tenía la fe de que Él proveería lo necesario, por que Él había demostrado esto en su propio hogar.

Cree en Jesús y en su Madre Bendita.  Si tienes una familia numerosa o pequeña, si tu familia está constituida por un solo padre o por ambos, permanece motivada y disciplinada, ten fe en Su palabra, y cree que: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Fil 4, 13).

Grupos de enseñanza

Para ser exitosos en el homeschooling, especialmente en una familia numerosa, los padres necesitan agrupar a sus hijos de acuerdo a la materia o habilidad que quieran desarrollar.  Entonces, el principio general es agrupar a los niños en las clases cada vez que sea posible.  Y en segundo lugar, es necesario recordar que el gran “recurso educativo” en tu familia son los otros miembros de la familia.

Veamos cómo utilizar estos principios en una familia típica numerosa: La familia Rodríguez tiene un bebé, un niño pequeño de unos dos años, e hijos en preescolar, segundo grado, quinto grado, sexto grado, noveno y décimo grado.

Arte, Música, Educación Física.

En general, todos los hijos, excepto el bebé, pueden tomar clases de música, arte y educación física juntos.   En arte, el trabajo de los niños puede ser según su edad, pero a todos se les puede pedir que hagan tarjetas de Pascua.  Un niño puede cortar y pegar, otro puede colorear el dibujo, otro se puede concentrar en elaborar un poema para la tarjeta.

En música, la familia puede cantar junta, escuchar cantos litúrgicos, visitar una tienda de música y aprender acerca de los instrumentos musicales, acudir a una escuela local de música o bien a una producción musical de la iglesia, e inclusive, puede integrarse a un grupo local de arte dramático-musical.

La educación física es ciertamente sencilla.  En mi familia de siete niños, todos jugaban beisbol, fútbol y otros deportes juntos.  Los hijos de la misma edad pueden inscribirse en una clase de gimnasia, esgrima, como mis hijos, o bien, otros deportes y actividades locales.

Si tú inscribes a tus hijos en alguna actividad artística, musical o deportiva, te recomiendo monitorear las primeras tres o cuatro clases o prácticas, o más, si tuvieras tiempo.

Quinto y Sexto Grado

Tomando en cuenta los grados de la familia Rodríguez, es obvio que los niños en quinto y sexto grado pueden fácilmente coincidir en algunas clases juntos.  Las mamás han encontrado que, en general, las niñas pueden trabajar juntas en lectura, ortografía y vocabulario, mientras que los niños pueden trabajar juntos en matemáticas y ciencias. (Por supuesto , esto es una regla general abierta a variaciones.

Las clases más sencillas para trabajar en grupo, con todos tus hijos, son religión, ciencias e historia.  El niño que se encuentre en un nivel más bajo puede avanzar si trabaja con un niño mayor y esto no perjudicará al hijo mayor si repasa o trabaja en el mismo tema o materia que el hijo menor.  Después de trabajar con los hijos por un par de semanas, una mamá puede evaluar qué hijo puede subir o bajar de nivel, materia por materia

Con ambos hijos (el mayor y el menor) recomiendo que lean las instrucciones alternando párrafos, de esta manera, el niño menor debe ser capaz de entender lo que se está leyendo.  Además, los niños pueden aprender a trabajar juntos con la esperanza  de volverse amigos y llegar a comprender acerca de los diferentes regalos que Dios le ha dado a cada persona. También estarán practicando las virtudes de caridad, paciencia, y comprensión en la medida en que trabajan y aprenden juntos.

En una familia numerosa, cuando probablemente no puedas dedicar mucho tiempo a cada niño, asegúrate que cada uno esté en el nivel en el que se sienta a gusto.  Asegúrate que cada niño no requiera tanta ayuda.  Es mejor comenzar con un nivel bajo y que tu niño sea capaz de hacer el trabajo sin dificultad, que comenzar en un nivel alto, donde él necesite más ayuda de la que le puedas brinda y terminen ambos frustrados.

Otra ventaja para los niños que trabajan juntos es que ellos tratarán de mantenerse uno al otro trabajando de esta manera, tú no tendrás que supervisarlos con tanta frecuencia.  Tú, como mamá por supuesto, necesitas estar disponible para explicar nuevos conceptos, para explicar instrucciones si es necesario, para escuchar la pronunciación en las lecturas al menos dos veces a la semana y para discutir lo que estudien en religión.  Del quinto grado en adelante, los estudiantes pueden ayudarse mutuamente a evaluar sus respectivos trabajos.

Preescolar hasta segundo grado

El niño de preescolar y el de segundo grado requerirán más tiempo de los padres ya que ellos están apenas empezando sus estudios.  Sin embargo, si la madre le asigna al mayorcito la tarea de ser el “asistente del maestro”, apoyando al menor de preescolar, ella se dará cuenta de que no sólo le ayudará a tener más tiempo, sino que además, reforzará las habilidades del hijo mayor, en materias como matemáticas, fonética, etc.

Cuando un niño está teniendo dificultades en una materia, él puede volverse el  “asistente del maestro” con un hermano menor en esa misma materia.  El hecho de enseñar habilidades o conceptos a un nivel más bajo le reforzará las bases y por lo tanto, fortalecerá esa área o materia.

Además, el niño mayor aprenderá a ser paciente y amable con su hermano menor, así pondrá en práctica la mayor de las virtudes: la caridad.  El hijo más joven aprenderá (eventualmente) a apreciar la ayuda de otros miembros de su familia, a ser humilde al recibir y a valorar la riqueza de tener hermanos mayores.  Las virtudes de la humildad y la confianza son, de este modo, aprendidas a edad temprana.

Ambos, el niño de preescolar y el de segundo grado pueden ayudar a los más pequeños, quizá jugando a la “escuelita” o enseñándoles las letras y los números. Hacer énfasis en servir a los demás desde que están pequeños, ayudará a que realicen actos de caridad y misericordia mas adelante en su vida.  Recuérdale a tus niños las palabras de Cristo, cuando Él le lavó los pies a sus apóstoles: “Yo les he dado a ustedes el ejemplo, así como yo he hecho, ustedes también háganlo” (Jn 13,15).

Algunas mamás prefieren enseñarles a leer durante el verano a los niños pequeños (durante los períodos de vacaciones) y de esta forma, requerirán menos tiempo cuando niños mayores las necesiten durante el resto del año.

En ocasiones, algunas madres preferirán subir de nivel o grado a alguno de sus hijos para que trabaje con los mayores, pero considero que sería adelantarse demasiado. Considera trabajar durante el verano con los niños de grados bajos en áreas tales como lectura, ortografía o vocabulario, de esta forma, durante el otoño, el niño podrá subir de nivel y trabajar junto con los hermanos mayores. En estos niveles más bajos, los niños pueden necesitar más de un verano para absorber los conceptos abstractos de matemáticas o gramática.

Preparatoria

Algunos padres se sienten nerviosos cuando se enfrentan a la enseñanza de las materias de preparatoria, porque no se sienten calificados para esta labor.  A veces se preguntan: “¿Cómo puedo enseñar geometría o química cuando yo mismo no entiendo estas materias?”

Hay varias respuestas a este problema.  Primero, si tienes acceso a una computadora considera comprar un software educativo para la materia en particular.  Hay excelentes programas disponibles para casi todas las materias. No deberías tener problemas para encontrar uno que se adecúe a las necesidades de tu hijo.

Segundo, muchas familias encuentran familiares o amigos cercanos que pueden ser tutores una vez por semana a costos razonables.

Tercero, los profesores de escuelas cristianas locales siempre están dispuestos a ayudar a los estudiantes altamente motivados y ganar una pequeña cantidad de dinero extra.  Una vez, un profesor de una preparatoria católica, ayudó a mi hijo en matemáticas.

Cuarto, varios de nuestros estudiantes con permiso de Seton, se han inscrito en colegios para tomar cursos específicos para niveles avanzados de matemáticas, ciencias, y lengua extranjera.  Tomando un solo curso limitas la interacción social con otros estudiantes y les da a tus hijos acceso a recursos universitarios.

Quinto, algunas familias que hacen homeschooling se unen para buscar a un experto en cierta materia. Por ejemplo, conozco a un grupo de estudiantes del programa Seton que toman una clase con un químico.  Otro grupo se está reuniendo con un profesor de francés a quien le encanta trabajar con niños homeschoolers.

Lo importante es recordar que el homeschooling católico no consiste en estudiar principalmente química o geometría, se trata de formarlos en las virtudes católicas.  Primordialmente se trata de formar santos, no catedráticos. Si la opción radica entre que, mi hijo no puede aprender geometría porque no le puedo enseñar y que a mi hijo se le enseñe a aceptar los valores paganos como la homosexualidad, ¿acaso tengo opción?

Noveno y Décimo grados

El hijo de nuestra familia imaginaria Rodríguez, que está en noveno grado,  debería ser capaz de hacer una buena cantidad de trabajo por sí mismo.  Si los estudiantes hacen homeschooling desde la primaria,  generalmente, cuando lleguen al nivel de preparatoria, serán estudiantes independientes. Los míos siempre decían: “Mamá, ¡yo puedo hacerlo solo!”.

En los niveles de preparatoria, las madres necesitan mantenerse alertas del progreso de sus hijos e involucrarse en discusiones sobre religión y otras materias si es necesario.  Las áreas que podrían requerir más discusión podrían ser inglés, para leer y analizar, historia y geografía.  Álgebra y geometría no son difíciles para los hijos que hacen homeschooling desde niveles inferiores.  De cualquier forma,  nosotros animamos a los papás o a los hermanos mayores a ayudar.   Sin embargo, la mayor parte del tiempo, los estudiantes son capaces de seguir adelante con sus tareas sin demasiada supervisión.

Es importantes tener cuidado de que tus hijos estén al corriente en toda las materias. A veces, a un estudiante le va a gustar mucho una materia y otra no tanto. Cuando esto sucede, él o ella tenderán a dedicarle más tiempo a la materia que le gusta e ignorar la otra. Tienes que asegurarte todos los días que trabajen en todas la materias sin dejar nada pendiente.

Cuando el niño está iniciando el homeschooling a partir del noveno grado, se tienen otros problemas porque a veces los estudiantes no tienen buenas bases académicas, habilidades de estudio o motivación.  Además, los maestros de la escuela quizá no les requirieron que trabajaran a todo su potencial.

Algunos niños en las escuelas los presionan sus compañeros a no parecer inteligentes o que hagan bien las cosas.  En estos casos la mamá necesitará trabajar con el hijo de noveno más de lo esperado.

Las mamás que hacen homeschooling deben tener en mente que uno de sus objetivos es enseñar al estudiante a desarrollar las habilidades de estudio para que él pueda ser gradualmente autodidacta.  En Seton, hemos escrito un pequeño curso de habilidades que enviamos a los estudiantes desde séptimo hasta doceavo grado.  Les damos consejos de cómo establecer un lugar y un tiempo para estudiar, cómo tener libros y otros materiales a la mano, cómo evitar distracciones, etc.

El curso de habilidades explica acerca de cómo tomar notas, cómo subrayar un capítulo, cómo estudiar detalles importantes y recordar hechos.  Una vez que esas habilidades se han desarrollado, el estudiante aprenderá con más facilidad.

Así, cuando lleguen al décimo grado, las mamás necesitarán únicamente supervisar muy poco las materias, aunque nosotros animamos a los padres a involucrarse en discusiones referentes a la religión, historia y algunas obras de literatura.

Para noveno y décimo grado los estudiantes ya deberían ser capaces de llevar varias materias juntas, especialmente aquellas que no necesitan un orden.  Las materias de historia, geografía, religión, literatura y ciencias, se pueden llevar a diferentes niveles porque no se necesita tener bases previas. También el estudio un segundo idioma podría iniciarse desde edad temprana, y puede trabajarse en conjunto con los hermanos mayores. Obviamente, el de noveno grado no podría llevar álgebra 2 o geometría, con el hermano mayor. Es probable que el curso de inglés (o bien el estudio de la lengua nativa) no pueda llevarse junto con otro hermano porque ciertamente las reglas de escritura, análisis, composición, y gramáticas se inician hasta el noveno grado.  Sin embargo, si un estudiante  más joven es ambicioso, podría llevar una materia como álgebra 1 en vacaciones de manera intensiva y avanzar rápidamente al siguiente curso y emparejarse con los mayores cuando se inicie el ciclo regular de estudios.

La rebeldía de los adolescentes

Uno de los principales problemas modernos es la rebelión de los adolescentes.  Si los padres comienzan a hacer homeschooling con un adolescente, podrían tener algunos problemas. Si un adolescente es rebelde, el primer año podría consistir principalmente en enseñarle los valores y las actitudes de la familia católica, incluyendo la autodisciplina. Podría tomar dos años terminar la parte académica.

Algunos padres de familia dan de baja a sus niños del sistema escolarizado hasta el doceavo grado, y sabemos que esto resulta difícil pero la idea “mejor tarde que nunca” es un consejo válido en estos casos.  Aún en estos momentos “tardíos”, si los padres se dan cuenta de que el ambiente escolar está dañando el alma de sus hijos tienen la obligación ante Dios de aprovechar estos últimos meses para enseñarles lo más que se pueda lo más pronto que se pueda.

Cuando algunos papás se dan cuenta del peligro en el que están sus hijos, así como la falta de buenos valores católicos, deciden que sus hijos estudien preparatoria nuevamente, especialmente religión, historia y literatura.  Algunos estudiantes repiten toda la preparatoria para obtener la perspectiva de los valores católicos. Mucho del material puede aprenderse rápidamente porque es un repaso pero desde una perspectiva completamente diferente.  Por ejemplo, los conceptos “políticamente” correctos (es decir, lo que promueven las organizaciones mundiales como la ONU o la UNICEF, etc.) aprendidos en las clases de geografía pueden ser corregidos a través de una perspectiva católica.  Las clases de geografía católica pueden incluir una variedad de tópicos, todas desde el punto de vista católico (tales como globalización, crecimiento de la población y comunismo).

Agrupación parcial

Ya hemos mencionado el tema de agrupar a dos o mas niños para el estudio de la misma clase o materia, ya sea subiendo un nivel al menor o bajando un nivel al mayor en alguna materia en la que ambos puedan beneficiarse al tomarla juntos.  Pero hay otro tipo de agrupación la cuál también puede funcionar, llamada agrupación parcial.

Vamos a suponer que tienes hijos en cuarto, quinto y séptimo grado y no quieres enseñar tres niveles diferentes para religión, ciencias e historia, y percibes que las diferencias en las habilidades son tales que no los puedes poner a trabajar juntos en el trabajo diario.  Una manera de manejar estas diferencias sería reunir a todos los hijos para una discusión o explicación de un tópico en particular.  Tu presentación debería estar orientada principalmente hacia el hijo que está en medio y puedes basarte en sus libros o lecciones.  Pero más tarde o al día siguiente, cada niño puede tomar su propio libro de texto de acuerdo a su propio nivel.  Así pues el niño de cuarto grado puede estar trabajando en memorizar el cuarto mandamiento, el de quinto grado puede estar respondiendo un cuestionario y el de séptimo grado puede estar escribiendo un párrafo sobre una situación más compleja en la que un niño es desobediente a sus padres.

Otros miembros de la familia

Quizás cuentes con tus mismos hijos para ayudar a los más pequeños, pero tu esposo también debe participar en la enseñanza (esto se abordará específicamente en el capítulo sobre el rol del padre).

Otros miembros de la familia quienes también podrían ayudar son los abuelos.  Ellos a menudo tienen tiempo y energía para ayudar a cuidar niños o ser maestros.  Anima a los abuelos a que contribuyan, incluso a los más reacios, porque, en la mayoría de los casos, mientras más aprenden sobre el homeschooling, más y mejor apoyo obtendremos de ellos.

Los abuelos pueden ser realmente grandes maestros para tus niños.  Primero por que tienen mucha experiencia, conocimientos y sabiduría acerca de los valores católicos, por lo tanto, son un verdadero tesoro para tus hijos.  Segundo, ellos tienden a ser muy pacientes, sensibles, comprensivos y cariñosos para con sus nietos.  Esta maravillosa y amorosa realidad, seguramente proveerá a tus niños un medio ambiente saludable para su crecimiento espiritual e intelectual.  Tercero, ¡los abuelos cuentan maravillosos cuentos!

Los abuelos pueden ser unos maestros maravillosos para tus hijos pequeños, pero su sabiduría y su experiencia puede ser una profunda enseñanza para los adolescentes, quienes tienden a pensar que ya lo saben todo.  En una sociedad pagana que está aceptando la eutanasia y promoviendo el valor del utilitarismo por encima del valor de vivir una vida santa, los abuelos que apoyan el homeschooling enseñan lecciones invaluables.  Esta enseñanza multigeneracional es algo que los niños nunca experimentarán en la escuela.

También los hijos que ya cursan nivel de preparatoria y universidad, pueden ayudar a los hermanos más jóvenes, especialmente en matemáticas o inglés. Otros ayudantes preferidos por los homeschoolers son los maestros o monjas retirados, quienes pueden ayudar una vez a la semana para revisar matemáticas o inglés (o la lengua materna).

Considera pedirles a tus hijos mayores que ayuden con los de preescolar, tal vez una media hora al día.  Pueden tomarse turnos para jugar con ellos o cuidarlos, o bien,  enseñarles letras o números.  Esta es una interacción importante entre ellos, pues beneficia a ambos.

No descuides el permitirle a los preescolares que se involucren en las actividades escolares de la familia, no deben sentirse excluidos. Pueden estar jugando en el piso o sentarse en las piernas de alguien, o bien tener su propio libro o pizarrón para dibujar.  Involucrar a los preescolares desde un principio se traducirá en menos problemas de disciplina.  Además, estos niños comienzan a aprender de forma temprana, siendo normalmente, mejores estudiantes, y adoptando inconscientemente habilidades de aprendizaje que les motiva a anticipar su homeschooling como una muestra de su desarrollo.

Flexibilidad

Para tener éxito haciendo homeschooling en una familia numerosa, es necesario ser flexible,  ¡me faltan palabras para expresar lo estupendo que es esto!

El mayor beneficio académico cuando educamos en casa es la posibilidad de personalizar el currículo.  Si tú no orientas el material y el ritmo hacia las fortalezas y debilidades particulares de cada uno de tus hijos, te estás perdiendo del beneficio que ofrece hacer homeschooling.

En Seton, nosotros siempre motivamos a que sean flexibles, nuestro lema es: “ajusta el programa a las necesidades de tu hijo, y no tu hijo al programa”.  Esto significa que mientras un programa de matemáticas te indica qué es lo que se debe aprender en cierto nivel, nosotros te recomendamos que enseñes lecciones diarias a un ritmo y método que sea el mejor para el estudiante.

Uno de tus hijos, puede ser capaz de hacer dos lecciones en un día, y en otros momentos, el mismo niño, podría necesitar dos días para hacer una sola lección.  Algunos niños más pequeños,  en tiempos de calor, probablemente necesiten tener lecciones cortas y salir a jugar más a menudo.

En Seton, aunque les ofrecemos lecciones y recomendaciones diarias, éstas son para proveer un marco de referencia.  Si tú quieres seguirlo exactamente puedes hacerlo y muchos padres lo hacen.  Sin embargo, si tú quieres, puedes ajustarlo dando más tarea oral que escrita, o acortando una tarea porque tu hijo ya aprendió el concepto rápidamente.  Probablemente quieras enriquecer alguna lectura, haciendo más investigación en una enciclopedia acerca de un artista mencionado en la lectura.

Enriquecimiento

Se flexible en tus lecciones diarias cada vez que puedas, utilizando materiales adicionales para enriquecer las lecciones.  Lee el material para la siguiente semana desde el fin de semana anterior. Si tienes internet, busca sitios apropiado para tus hijos. El internet ha cambiado la manera de aprender para siempre proveyendo una gran cantidad de información fácilmente accesible. Encontrar exactamente lo que quieres, puede no ser fácil, por lo que te conviene familiarizarte con los sitios de búsquedas. Cuando encuentres un sitio que valga la pena, márcalo para que lo puedas volver a él fácilmente. También puedes organizar tus sitios favoritos por temas como ciencias, historia o religión.

Algunas familias no quieren tener internet en sus casas por miedo a que influya negativamente en su familia. Eso se entiende y es una decisión que cada familia tiene que hacer. En general, el internet es una herramienta y, como cualquier otra herramienta poderosa, puede usarse para el bien o para el mal. Una vez que la tienes, es difícil creer que sobreviviste sin ella.

Si puedes, visita la biblioteca para libros, panfletos, material audiovisual y libros de referencia, que se relacionen con las lecciones que vendrán.  Pídele a los bibliotecarios una explicación de todas las características del material que ofrecen.  Pide libros prestados de otras bibliotecas.  Las mayorías de las bibliotecas tienen circulando libros de referencia, generalmente ediciones más viejas que las enciclopedias.  También puedes pedir al bibliotecario si te puede vender ediciones antiguas de libros o enciclopedias.  Tu podrías comprar toda una obra completa por 25 dólares (en Estados Unidos). También puedes buscar una enciclopedia en ebay. Aunque uses las enciclopedias electrónicas, a los estudiantes todavía les gustan los libros, los cuales son parte esencial del aprendizaje. A muchos niños les gusta hojear las enciclopedias y aprender de temas aleatorios.

Pide a los bibliotecarios otras fuentes donde puedas obtener información y materiales de estudio. Los gobiernos locales y del estado a menudo prestan de forma gratuita materiales educativos.  Investiga si hay familias que estén vendiendo libros de referencia así como enciclopedias de ciencias ilustradas.

Los maestros de escuela están limitados a causa del espacio, tiempo, lugar y un exceso de problemas estudiantiles, no pueden ofrecerles a los niños los recursos casi ilimitados que están disponibles para la familia homeschooler.

Programación

La programación de horarios puede ser muy problemática para la familia numerosa.  Algunas mamás prefieren que todos sus niños estén tomando la misma materia a la misma hora, como por ejemplo, que todos los niños tomen matemáticas de 9 a 10 de la mañana.  La ventaja de esto es que mientras vas checando niño por niño, puede resultar más fácil para ti la enseñanza.  Además, si un niño necesita ayudar a otro están en la misma materia al mismo tiempo.

Por otro lado, algunas mamás necesitan escuchar a los niños leer sus cuentos en voz alta todos los días, así que buscan escalonar las clases con sus otros hijos.  Algunas mamás se concentran en sus niños mayores y sus tareas en las primeras horas de la mañana, mientras que ayudan a los más chicos en la tarde.  Algunas mamás programan el trabajo con un niño en la materia más difícil mientras le pide a otro niño que haga algo que no necesita ayuda.

La mayoría de las mamás tratan de cubrir las materias más difíciles en la mañana, cuando los niños están frescos, con un libro de trabajo específico.  Por su puesto que si tú tienes un bebé que toma su siesta en la tarde, este será un buen momento para escuchar la lectura o ayudar a un niño con una materia más compleja.  Muchas madres prefieren que los hijos tomen una materia con su padre por las tardes o los fines de semana.

Aunque es importante estar preparado para ser flexible en caso de algún cambio, es mejor empezar el año con un horario definido y tratar de apegarte a él durante varias semanas antes de hacer cambios.  La estructura da estabilidad y disciplina, lo cual los niños buscan y necesitan.

Los niños necesitan rutina. Ellos quieren saber cuándo es hora de comer, cuándo es hora de ir a la cama, a qué hora pueden jugar, a qué hora tienen que hacer matemáticas e inglés, cuándo es tiempo de rezar o de ir a misa.  Las rutinas les dan seguridad y de esta forma estarán más dispuestos para hacer lo que DEBEN hacer en el momento en el que lo deben hacer.  En una familia numerosa, las cosas pueden fácilmente volverse caóticas sin un programa u horario.

Los hijos se sienten más motivados a seguir un horario si ellos participan en su programación.  Pregúntales si quieren la materia más fácil o la más difícil primero.  Puede que no siempre puedas acomodarlo, pero procura hacerlo en el momento que te sea posible.

Cuando hayas terminado el horario junto con ellos, pon a cada hijo a elaborar en papel su propio horario, y a decorarlo de forma artística con plumas de colores o crayones. Los horarios se pueden colocar en las paredes de la habitación en donde realicen la mayor parte de su trabajo escolar.  Con esta atención personalizada a su horario, a los niños se les facilitará seguirlo.

Aunque animamos a los padres de familia a ajustar sus planes a las necesidades y habilidades de sus niños, tener un horario escrito como una guía, les ayudará a ellos y a sus hijos a sentirse mejor pues ya tienen un mapa con la ruta trazada.  Ellos saben a dónde van, incluso si no mantienen el mismo ritmo de trabajo, o hacen cambios de vez en cuando.

Comenzando el año

Con una familia numerosa es importante comenzar el año escolar un poco más despacio.  El calendario de la escuela pública consta de 180 días[6], pero no todos los niños asisten los 180 días.  Pueden faltar por enfermedad, por viajes, o bien, los profesores toman días para su capacitación.  Muchas veces los niños tienen poco tiempo de estudio en la escuela cuando hay algún profesor suplente o cuando hay algún evento escolar.  Además las escuelas tienen muchas actividades extras.  Así que no te preocupes si no tomas exactamente 180 días para tu escuela en casa.  Es mejor comenzar despacio y establecer buenos procedimientos para el año.

Comienza con el hijo mayor,  o si piensas agrupar a tus hijos, entonces empieza con los dos mayores, pero no enseñes a los otros niños esta semana.  Tómate esta primera semana para hacer el horario, para localizar las respuestas de los ejercicios, investigar las fechas de los exámenes y  familiarizarte con el modo de hacer las tareas.  Si el hijo mayor está en preparatoria, asegúrate de que se familiarice con los materiales y su uso.  Durante esta semana el programa se puede establecer para las semanas siguientes.

Durante la segunda semana, trabaja con el siguiente o los siguientes dos niños mayores y, en la medida de lo posible, trata de trabajar sin interrupciones de los otros niños.  Tú puedes enseñar a todos los niños de esta manera cada vez que empieces un año escolar.  A algunas mamás les gustan hacer esto antes del asueto del día del trabajo[7], para comenzar así a trabajar en septiembre.

Asegúrate que cada hijo sepa qué hacer si mamá no está disponible en el momento en que la necesiten.  Puedes decirle lo siguiente:  a) continúa con la misma asignatura lo mejor que puedas trabajando otros puntos.  b) lee y haz un reporte de este libro, o c) trabaja en tareas de otras materias.   No permitas que tus niños desperdicien el tiempo cuando no estés disponible.  Tu puedes instituir esta frase: “Si te esperas, desperdicias el tiempo” hasta que ellos entiendan el valor del tiempo.

Los viernes

Algunas familias numerosas encuentran muy difícil tener que hacer homeschooling cinco días a la semana, porque frecuentemente necesitan tiempo para hacer otras cosas.   Esto les da un quinto día para ponerse al corriente en las cosas que no terminaron los primeros cuatro días de la semana, o para realizar el quehacer de la casa, o para programar citas médicas.  Cuando hay un día de fiesta de la Iglesia durante la semana, algunas familias prefieren no tener clase o bien tener menos clases ese día.  En mi familia, nosotros sólo hacíamos unas cuantas materias los días santos o días de fiesta, lo cual nos daba tiempo extra para ir a Misa o hacer oración.

Algunas familias usan el viernes principalmente para hacer limpieza del hogar. En la familia numerosa se pueden hacen equipos para llevar a cabo las tareas de la casa: un niño mayor trabajando con un menor. De esta forma, el menor aprende del mayor y el mayor no puede distraerse porque debe estar supervisando al pequeño, y así, la labor se termina más pronto y se hace bien.

Un día típico pero único a cada familia

Las madres que están considerando hacer homeschooling, a menudo preguntan cómo es un día típico en la educación en casa.  Ellas están preocupadas a cerca de cuánto tiempo les demandará esta labor.

Como  la mayoría de nosotros hemos aprendido, no hay un horario típico para la educación en casa.  Cada familia tiene un horario único porque cada familia es única.  Y saber cuánto tiempo demandará es prácticamente impredecible.  Los varones son, a menudo, más demandantes que las niñas.  Los hijos más pequeños requieren más tiempo que los mayores.  Y un niño mayor que apenas está iniciando la educación en casa, demandará más tiempo que los niños pequeños que también estén iniciados este estilo de vida.  En algunas familias el estudio del inglés (o idioma nativo)  les requiere más tiempo, en cambio, otras familias requieren más tiempo para las matemáticas.  En algunas familias el estudio de las ciencias avanza rápidamente mientras que redacción les toma una eternidad.

Por ejemplo, en una familia, la madre puede estar totalmente dedicada a su familia y a sus necesidades.  Todo está organizado hasta el último detalle.  Ella tiene entrenados a sus hijos a trabajar en ciertos lugares, a estudiar a ciertos tiempos y a hacer el trabajo del día exactamente como está en el programa.  Sus niñas leen y leen y obtienen muy altas calificaciones en las pruebas. Ellas aman aprender y lo disfrutan como si comieran un dulce, así como la madre dedica cada minuto a la elaboración de las lecciones para hacerlas emocionantes.

En otra familia, la madre no tiene tiempo de quitarse la bata.  Ella se la pasa en el teléfono atendiendo las necesidades del centro de ayuda a mujeres embarazadas (Crisis Pregnancy Center)[8], pero continúa con las clases, manteniendo a los niños trabajando en la sala.  Ella checa el trabajo de sus hijos entre llamada y llamada.  Ella tiene una familia numerosa, y los niños mayores a menudo ayudan a los menores.  Ella proporciona ayuda cuando se requiere.  Ella y su esposo son profesionistas y su casa parece una biblioteca. Los niños invierten mucho de su tiempo en leer muchos libros.

Otra madre tiene muchos niños pero solo uno en el nivel de educación formal escolarizada.  Ella se sienta con el bebé en las piernas mientras su niño lee y los pequeños juegan en el piso.  Algunas veces escucha las operaciones matemáticas mientras pone la ropa en la lavadora.  Otras veces su hijo va a su habitación en donde puede encontrar más tranquilidad para repasar fonética.  Su esposo le enseña las nuevas lecciones de matemáticas a su hijo cada mañana antes de irse a trabajar.

Otras familias viven en granjas y los niños necesitan ayudar a papá durante ciertas temporadas del año.  Durante la temporada baja, los niños trabajan duro en la escuela en casa y papá les ayuda.  Durante la época de mayor trabajo en la granja los niños no hacen mucha labor escolar excepto en la tarde, ya que están muy ocupados ayudando a papá durante el día.  Los niños tienen sus propios proyectos de 4-H[9].  Ellos, inclusive, cultivan su propia producción y la venden.

Otra familia hace su homeschooling entre lecciones de música, ya que papá es un músico profesional y les exige práctica constante.  A ellos les gusta mucho tocar en la orquesta local.  A ellos no les gustan las matemáticas por eso tienen un tutor que viene una vez por semana a ayudarlos.

Una familia con muchos hijos en preparatoria trabaja en conjunto con otras dos familias que hacen homeschooling y que tienen estudiantes de este mismo nivel.  Contratan a un tutor para revisar las asignaturas de matemáticas y ciencias, mientras mamá continúa la enseñanza de los más pequeños.

Una familia tiene niños en preparatoria muy involucrados en la actuación y sus lecciones se llevan a cabo a menudo en el teatro.  En otra familia, las niñas de preparatoria trabajan como voluntarias en un hospital local y el trabajo de la  escuela gira alrededor de su programa.  En muchas familias la labor fuera de las clínicas abortistas y trabajando como rescatistas, es una parte importante del trabajo social como católicos.

En otra familia, dos jóvenes de preparatoria han sido contratados como aprendices, la niña en una oficina en área contable, el hijo en la soldadura y en el trabajo con maquinarias.

En una familia, los hijos trabajan mucha horas a la semana con el sacerdote local, ayudándolo en la iglesia y en la rectoría.  Un chico de preparatoria en otra familia contribuye como ayudante de un profesor de una escuela local para niños con necesidades especiales.

En muchas familias, los métodos de homeschooling cambian conforme van creciendo los niños.  Los métodos y los programas cambian de niño a niño.  Mientras un niño hace bien el trabajo por si mismo en la tranquilidad de su habitación, otro niño parece trabajar mejor en el comedor con todos los ruidos a su alrededor.

Con el tiempo cambiamos y también cambian nuestros niños.  Los papás podrán estar disponibles, unas veces más y otras menos, para ayudar con el homeschooling conforme cambia su situación laboral.

Como es obvio, un día típico de cualquier familia no es un día típico para otra familia.  Como cada familia es única en sus dones y talentos, en sus debilidades e intereses, así será estructurado su programa de homeschooling.   La estructura también dependerá de la ocupación de los padres, por ejemplo, algunos niños aprenden de la granja y los animales agrícolas, otros aprenden a programar computadoras, mientras otros aprenden a tejer suéteres y coser hermosos vestidos.

Mi familia

A menudo la gente me pregunta cómo hice homeschooling con mis siete hijos.  Así que aquí está mi historia, típica pero única a la vez.  Esta la presento solamente como un ejemplo de lo que una familia ha hecho.  Quizá te brinde ideas para tu propia situación, pero, ciertamente, no la presento como un ideal o modelo a seguir para ti u otras familias.

Cuando recién inicié a educar en casa, yo estaba trabajando como directora en una escuela primaria católica, operada por padres de familia, la cual yo fundé junto con otros padres católicos.  Mis hijos menores acudían a esta escuela.  (más tarde, yo terminé por hacer educación en casa con todos mis hijos).  Mis tres hijos mayores estaban en preparatoria en ese momento.  Ellos estudiaban, cada uno en su nivel,  mientras yo salía a trabajar.  Cuando yo llegaba a casa, alrededor de las cuatro de la tarde, revisaba su trabajo, les hacía preguntas, o ellos me hacían preguntas.  Los domingos me pasaba la tarde calificando y planeando sus tareas para la semana.

Mis hijos trabajaron intensamente en sus estudios.  Trabajaban horarios regulares de escuela y podían leer muchos libros de la biblioteca o profundizar temas en la enciclopedia.  Ellos leían mucho de literatura y trabajos sobre política, ya que son mis temas favoritos.  Nosotros íbamos a la biblioteca cada semana.

Pocos años después, en otra casa, dejé mi trabajo como directora y me dediqué completamente a educar en casa con todos mis hijos, excepto mi hijo mayor que ya estaba en la universidad.  Nosotros, teníamos una gran habitación en la cual cada uno de los chicos tenían su propia mesa de trabajo y tareas programadas.  Cada uno trabajaban en su grado o nivel y yo distribuía mi tiempo entre cada uno de ellos.

En una habitación separada, uno de mis hijos más chicos, estaba con un vecino que estaba en el mismo grado.  Yo les enseñé a los dos con la ayuda ocasional de un amiga. El más pequeño de mis hijos simplemente jugaba en donde yo estuviera.

En una tercera casa, mis hijos ya estaban más grandes y me ayudaban mucho con las labores del hogar.  En este momento volví a trabajar medio tiempo. Tres de mis hijos estaban ya en la universidad.  Mucho de mi trabajo profesional lo hice en casa durante las noches.  Además continué trabajando con cada hijo en su propio grado la mayor parte del tiempo, sin embargo trabajaban juntos haciendo proyectos de ciencias.

Hasta ese momento, mi esposo me había ayudado solamente de manera esporádica, pero entonces comenzó a ayudarles más a los muchachos en matemáticas e historia.  El mayor comenzó a ayudar a los menores, especialmente en matemáticas.

El programa escolar fue muy similar en las tres situaciones.  Nosotros iniciábamos el día con la oración:  Ofrecimiento de la mañana, Letanía del Sagrado Corazón, y lectura de la vida del santo del día.   Nuestra primera clase era siempre religión, seguida de matemáticas.  Las materias en las que más me necesitaban mis hijos, tales como inglés (lengua nativa) y lectura, siempre después de matemáticas.  Para el Inglés yo usaba un pizarrón para elaborar diagramas y hacer la clase más divertida.  Tomaba diariamente  la lectura, solo por 15 minutos, hasta que llegaban a 8º grado. La pronunciación y la inflexión correctas son muy importantes para determinar el grado de comprensión.  Considero que es muy importante dejar una tarea al final de las lecturas seleccionadas.

La fonética, ortografía y vocabulario las hacíamos al final de la mañana o al inicio de la tarde.  Para mis hijos estas materias eran muy fáciles, aunque ellos eran poco descuidados con la ortografía.  Ellos necesitaban más práctica en la letra manuscrita, así que ortografía y vocabulario también fueron lecciones de escritura o caligrafía.

Durante los primeros años rezábamos el rosario por la tarde diariamente, pero me di cuenta que los niños estaban demasiado cansados, así que decidimos rezar el rosario a las 11 am, y quien estuviera en casa (de los que estudiaban en la universidad) se unía al rezo.  Después del lunch hacíamos más oración: el ángelus y, especialmente, el acto de contrición.  Aunque intentamos rezar al final del trabajo escolar, esto no nos funcionó, ya que no todos terminaban al mismo tiempo.

Mis hijos hacían ciencias e historia por su parte durante la tarde.  Lecturas complementarias se hacían de manera regular en la enciclopedia y con libros de la biblioteca. Papá los llevaba ocasionalmente al museo de ciencias o lugares históricos.  Cuando vivíamos cerca de una biblioteca con videoteca nosotros pedíamos prestadas películas cada semana, la mayoría eran de ciencias.  Realmente extrañé esto cuando nos cambiamos a un pueblo pequeño.

La tarde la pasábamos terminando los libros de trabajo más fáciles. La educación física era una materia integrada a lo largo del día, ya que mis hijos tenían actividades entre clases; brincar la cuerda era su juego favorito y se hicieron expertos en ella.  Aunque los niños salieran durante el almuerzo, ellos no tenían permitido irse al jardín hasta después de las tres de la tarde; de esta manera me sentía más tranquila de no ser cuestionada por mis vecinos.

Algunos de mis hijos tomaban clases de piano como parte del currículo de música.  De otra manera no hubiera podido ser algo regular,  aunque mi esposo fuera un músico semi-profesional.  Ellos diariamente escuchaban buena música en el piano.  La clase de arte no era formal, la hacíamos cuando ellos o nosotros nos sentíamos inspirados. Siempre hicimos proyectos relacionados con los días santos y fiestas litúrgicas: sombreros para el día de acción de gracias, decoraciones navideñas, posters de pascua, etc.

Sin importar cuales fueran los planes escolares del día, nosotros rezábamos diariamente y las oraciones estaban agendadas en tiempos establecidos.  Yo asistía a misa casi diario.  Mis hijos no iban a misa conmigo, solo ocasionalmente.  Esto era porque la misa era muy tarde y causaba mucho conflicto con el horario de sus clases y porque no quería que mis hijos estuvieran fuera durante las horas de escuela.

Mi última situación fue inusual.  Mis dos hijos menores, de catorce y diecisiete en ese entonces,  hacían su trabajo escolar en mi oficina.  Un año, algunos de nosotros,  padres de familia de la comunidad, enseñábamos materias de preparatoria a nuestros hijos.  Yo enseñé literatura americana,  otro papá enseñó matemáticas y ciencias, mi esposo enseñó historia, uno de los hijos que ya estaba en la universidad, enseñó latín y un sacerdote enseñó religión. En un par de clases, sólo supervisábamos, en otras clases, enseñábamos más.

Desde mi punto de vista, y desde mi experiencia que me han compartido muchas mamás que hacen escuela en casa, es obvio que hay muchas formas de hacer homeschooling exitosamente.  No hay un modelo típico para hacer homeschooling, ni una mejor manera de hacerlo.  Es importante que los padres trabajen en horarios, métodos y programas que ellos consideren que son los mejores para sus hijos.

Conforme va progresando el año

En algunas materias, los niños pueden rápidamente aprender el patrón de la semana que permanece igual para todas las semanas del año.  Esto aplica normalmente para vocabulario, ortografía y escritura.  Después de un par de semanas, los niños ya saben cuáles son sus tareas diarias y no deberían necesitar más ayuda.  Esto es una gran ayuda para la mamá con familia numerosa.

Si después de hacer homeschooling por un rato, tienes un niño que parece perder el tiempo, o se distrae, o sueña despierto todo el tiempo, considera programar las clases alrededor de las comidas y refrigerios.  Esto es especialmente efectivo con los varones.  Por ejemplo, puedes programar media hora de clase de matemáticas antes del desayuno, dos o tres clases antes del refrigerio del medio día y así.  Entonces, las comidas o refrigerios no se pueden comer hasta que la tarea esté terminada.

Por supuesto, ya sea que tengas una familia pequeña o grande, cuando estés haciendo tu programa, planea las oraciones de la mañana y de la tarde, así como el rosario y cualquier otra actividad religiosa que sea apropiada de acuerdo al año litúrgico. La asistencia a la misa diaria es algo que todos debemos tratar de tener como prioridad.

Clases cortas

Tener clases cortas es lo mejor para los niños más pequeños.  Generalmente, se aprende más en matemáticas en tres periodos de 20 minutos que en una hora seguida.  La clase de lectura puede dividirse en una sesión de lectura y después en un libro de trabajo o en una tarea de escritura.

No tengas días de escuela demasiado largos.  El homeschooling es, por mucho, más intenso que el salón de clases, así que te recomiendo que no trabajes más de cinco o seis horas en total. Muchos de los niños en edad de primaria pueden hacer su trabajo en unas cuantas horas.  Sería mejor trabajar un sábado por la mañana, o hacer tu ciclo escolar más largo, que tener niños trabajando días muy prolongados.  Después de cierta cantidad de clases formales en un día, los niños simplemente no pueden absorber más, así que continuar se vuelve algo sin sentido.  Ciertamente puedes incluir todo tipo de manipulativos y actividades en donde los niños usen sus sentidos para agregar variedad en su aprendizaje.  Por ejemplo usar las diferentes medidas para cocinar (tazas, cucharas, kilos, litros, etc.) cuando los niños ayudan en la cocina,  ayudará a diversificar el proceso de aprendizaje para las matemáticas.

Integra tus labores del hogar

Cuando estés haciendo tu programa u horario, considera agregar las labores de limpieza de la casa y las del homeschool al mismo tiempo.  Por ejemplo, yo acostumbraba escuchar a mis niños leer o repetir las tablas mientras lavaba los platos o limpiaba los anaqueles de la cocina.  Yo tenía a los niños trabajando en la cocina mientras cocinaba.  Lo admito, nunca he sido la mejor ama de casa, pero los niños ayudaban en las labores de limpieza del hogar.

Por cierto, después de haber dado a luz a mis bebés, a menudo ayudaba a mis hijos mayores con sus estudios mientras estaba recostada en la cama amamantando al bebé.  Solo piensa en el homeschooling como algo que forma parte integral de la vida normal de una familia católica.

Integra sus labores de casa

Incluye labores de casa en el programa diario de tus niños.  Esto es particularmente importante en una familia numerosa en donde hay mucho qué hacer y las madres pueden terminar exhaustas si intentan hacer todo el trabajo de la casa ellas mismas.  Aún un pequeño de dos años puede sentirse importante al hacer algún tipo de trabajo.

En mi familia, me di cuenta de que mis hijos no querían hacer sus labores domésticas después de las horas escolares.  Ellos preferían hacerlas a lo largo del día con el trabajo de la escuela, entre materias, para así descansar de su labor escolar, y también porque cuando el trabajo escolar terminaba, sus labores de casa también terminaban.

Otra razón para tener las labores de casa entre clases es porque algunos estudios han mostrado que la mente de los niños trabaja de manera más efectiva cuando el ejercicio físico es intercalado con las lecciones escolares.  Un estudio publicado en la revista Prevention[10], mostró que las calificaciones de los niños mejoran cuando se incluyó una serie de ejercicios cortos diariamente entre clases, dentro del salón.

Interrupciones Potenciales

Muchas madres de familias numerosas están muy ocupadas y es muy común que realicen actividades pro-vida en su apretada agenda.  Sin embargo, trabajar fuera de casa debería mantenerse al mínimo hasta que los niños estén mayores.  Por supuesto, las actividades con los niños como manifestaciones en las clínicas abortivas, son actividades importantes para enseñar los valores católicos con el ejemplo.

No permitas que las llamadas telefónicas y los problemas de otras personas te impidan cumplir con tus propias prioridades: tus niños.  Muchas madres gastan mucho tiempo ayudando a otros, mientras que sus propios niños sufren.  ¡La Caridad COMIENZA en casa!

También debes minimizar las interrupciones de tus hijos. Sobre todo cuando ya pueden cuidar a los más pequeños o cambiar un pañal… es muy fácil pedirles cosas y distraerlos de sus deberes escolares para que ayuden en la casa. Ayudar es importante y puede cultivar varias virtudes, pero no al grado de que los retrase en sus estudios. Los estudiantes necesitan un tiempo reservado para concentrarse en su trabajo escolar. Muchas interrupciones, aún por unos cuantos minutos cada vez, puede afectarles mucho en su estudio.

Cuando los hijos casados regresan a casa

Otra situación que sucede en las familias numerosas es que los hijos mayores,  en los veintes, incluso algunos mayores y casados con hijos, tienden a regresar a casa cuando tienen problemas.  Aunque esto está bien, ellos deben entender que tú tienes responsabilidades primeramente con los hijos más pequeños que aún necesitan ser guiados.  Si los hijos mayores regresan a vivir a casa, ellos deberían ayudar en las necesidades de la familia y no hacerte más demandas.   Programa la ayuda que te pueden dar, ya sea con clases, mandados o labores del hogar,  lo cual es realmente una petición mínima.

Ubicación, ubicación, ubicación

Algunas familias agregan una habitación extra a su casa o convierten alguna otra habitación en un salón de clases.  Algunas familias usan otra construcción o propiedad, ya sea una cochera o un taller de herramientas. Los hijos, junto con sus padres pueden trabajar para construir este lugar especial para hacer homeschooling.  Es muy motivador para los hijos hacer su propio lugar de trabajo escolar, y decorarlo ellos mismos.

En lugares como un granero o un salón familiar, los niños a menudo trabajan juntos pero ten en mente que los niños también necesitarán de un espacio tranquilo y silencioso para algunas de sus materias.  Para una familia numerosa, un sótano o algo similar es ideal[11], una habitación donde el trabajo escolar formal sea hecho durante el día.

Como muchas familias nos han dicho, el homeschooling se puede adaptar al lugar en el que estemos.  Muchas familias se llevan los libros a sus vacaciones o a visitar a los familiares ancianos o enfermos, o a algún viaje de negocios.  Las lecciones pueden, incluso, ser hechas mientras esperan la consulta médica.

Evaluando

Los padres a veces se quejan por el tiempo que les toma calificar  o evaluar el trabajo de sus hijos.  Una manera de acortar este proceso es motivar a tus hijos a evaluar sus propios trabajos inmediatamente después de que ellos lo han terminado.  La ventaja de esto es que los hijos pueden revisar sus propios pensamientos o procesos cuando respondieron las preguntas o problemas y así pueden aprender de su propia evaluación.  Además, la autoevaluación ayuda a desarrollar la honestidad y por lo general la precisión.  Para la madre de una familia numerosa, esto realmente acorta el tiempo de papeleo.

Un consejo para ahorrar tiempo es, que los niños señalen o “palomeen” las asignaturas o tareas en la libreta de su propio plan de trabajo una vez que lo hayan finalizado, corregido (con la hoja de respuestas clave) y calificado.  Esto no significa que la madre no deba checar el trabajo, sino que las respuestas pueden ser checadas al azar o pueden ser escogidas según la importancia del tema, para confirmar que entendieron la lección.

Biblioteca Familiar

Para las familias numerosas, es especialmente útil ir formando su propia biblioteca, especialmente de libros católicos.  Con una familia numerosa y los muchos y variados intereses y demandas, tú necesitarás tu propia biblioteca tarde o temprano.  Compra libros usados, enciclopedias y otros libros de referencia, en las ventas que hacen las bibliotecas públicas.  Busca libros en las tiendas de ahorro, en las convenciones de homeschooling y en las tiendas de san Vicente de Paúl.  Especialmente en las zonas católicas, busca ventas de libros católicos usados en buenas condiciones.  En ocasiones puedes llegar a encontrar libros de texto viejos o biografías de santos.

Las monjas retiradas tienen libros de texto y otros libros católicos escondidos.  Ellas probablemente están deseando donarlos a una buena familia católica.  Contacta los hogares para ancianos en donde puedas localizar monjas ancianas o retiradas.

Es muy importante que los niños aprendan a usar los diccionarios desde pequeños.  Puedes comprar diccionarios para principiantes, intermedios y avanzados en las ventas de garaje.  Asegúrate que haya suficientes diccionarios en casa.  Invita a tus niños a usarlos, e insiste en que lo hagan.   A veces pienso que deberíamos premiar a los niños que usan  con más frecuencia los diccionarios.

Busca otras cosas usadas, como globos terráqueos, atlas, microscopios, acuarios, jaulas de pájaros, fotos históricas o pinturas, y cualquier equipo o juego educativo.  Compra lámparas, escritorios, y pupitres en las tiendas de ahorro o de segunda mano. Claro que también puedes comprar muchas cosas a muy buen precio en ebay, pero a veces el costo de envío lo hace tan caro que es mejor comprarlas en tu localidad.

Actividades locales

No te precipites en inscribir a los niños en actividades extraescolares.  Algunas son buenas, pero muchas familias inscriben a los niños en demasiadas actividades al punto de que dichas actividades controlan la vida familiar.  En la familia numerosa, las actividades sociales no son tan necesarias o no son necesarias en absoluto.

No sientas que siempre tienes que tener a tus hijos inscritos en algún deporte o clase extracurricular. Aún en familias con dos o tres hijos, este tipo de actividades puede muy rápidamente acaparar el tiempo de su familia. Tener cuatro, cinco o seis niños en clases de gimnasia, danza o fútbol, puede ser una carga muy grande después de un tiempo.

Hoy en día, los padres de familia tienen la idea de que deben proveer de actividades supervisadas a sus hijos todo el tiempo. Antes de esto, los niños se las arreglaban para mantenerse ocupados y se llama “juego”.

Enriquecimiento posterior

En una familia numerosa, donde la madre no puede tomar la lectura diaria a todos los hijos, o escuchar las respuestas para todas las preguntas, se puede hacer uso de una grabadora para corregir la lectura, la pronunciación e inflexión. Esto ayuda en futuras pruebas de ortografía y vocabulario y para dar respuesta a las preguntas.

Si los papás asisten a conferencias de homeschooling, generalmente se graban los discursos y talleres. Puede ser de gran ayuda para los niños escuchar algunas de estas pláticas, especialmente si cubren ideas acerca del aprendizaje de las materias que están cursando, como ciencias.

En una familia numerosa, cuando no puedas pagar clases de música para cada hijo, invierte ese dinero para enseñar algún instrumento a uno de tus hijos y después pídele que te ayude a enseñarle a los demás.  También podrías hacer que un niño tome la clase de arte y manualidades y después en casa enseñe a los demás.

Si tus hijos ven un programa de televisión, pídeles que busquen en la enciclopedia algo que esté relacionado con dicho programa y que lo compartan con la familia a  la hora de comer. Esto fomenta en los niños el análisis de los programas educativos que ellos vean.

Una familia numerosa a menudo no tiene dinero o tiempo para excursiones. En este caso considera un pequeño viaje a un negocio o empresa en tu zona, como una panadería, imprenta, taller de soldadura, etc.  Lleva a los niños a visitar la oficina de correo cuando necesites comprar estampillas, a la tapicería cuando compres tela o lleva a los niños al taller mecánico cuando vayas a reparar el auto.  Busca excursiones educativas de bajo costo o sin costo en tu ciudad para hacer paseos alrededor de ella.

Considera todo lo que hagas como posibles oportunidades para que tus hijos aprendan.

Y entonces llegan las computadoras

Para una familia homeschooler pequeña o numerosa, no hay nada como una computadora para facilitar el trabajo.  Consigue una computadora, no importa si es vieja o usada.  Es una maravillosa ayuda para los niños.  El procesador de palabras en muy valioso, especialmente para los niños, ya que piensan más rápido de lo que escriben: ellos verán mejores resultados y estarán más felices de hacer el trabajo escolar cuando vean su trabajo impreso en papel.   (El uso de computadoras en el homeschool se discutirá ampliamente en otro capítulo posterior.)

La computadora también es un excelente medio para guardar el trabajo de los hijos y para obtener copias de él si se necesitan después. Asegúrate de tener un respaldo de tu computadora. El problema no es si la computadora se te va a descomponer o no, sino cuándo se te va a descomponer. Vale la pena invertir en cualquier medio de almacenamiento que te permita respaldar todo tu material familiar.

Estructura vs No estructura

Uno de los temas que giran alrededor de los grupos de homeschooling es el tema de estructurar o no estructurar el homeschooling.   Buscando en la literatura referente al homeschooling, puedes encontrar programas que te ofrecen libertad o independencia, otros te ofrecen alto nivel académico, algunos la educación del carácter, otros más te ofrecen trabajo por unidades y, algunos más, habilidades básicas y contenidos.

Los programas que son no estructurados,  o que usan el enfoque de trabajo por unidad, afirman que los programas estructurados están tratando de traer el salón de clases a tu casa.  Aquellos que promueven los programas estructurados dicen que la falta de estructura podría resultar en la pérdida de las habilidades básicas.

Frecuentemente, los programas sin estructura o de enfoque unitivo, cubren varias materias alrededor de una idea o concepto.  Programas cristianos, por ejemplo, tomarán un concepto de una virtud como el patriotismo o la lealtad y comenzarán con personajes bíblicos que practican dichas virtudes.  Los personajes históricos se estudiarán según tales virtudes.   Las palabras de ortografía, vocabulario y lecturas históricas se pueden tomar de la Biblia.  Las lecciones de gramática, como el estudio de sustantivos podrían basarse en versículos de la biblia o lecturas históricas.

Los que proponen este enfoque creen que el interés y la motivación de los niños son altos porque el programa está más dirigido al niño.  Ya que la motivación es alta, ellos dicen, se puede enseñar ortografía, vocabulario e inglés, de forma más completa que en un enfoque con estructura.

Obviamente, en un programa no estructurado, en el cual los estudios están más dirigidos o iniciados por los mismos niños, el niño estará más motivado o interesado.  La conclusión es, que la consecuencia de una alta motivación, es una buena educación.  Si las madres están muy involucradas en que todas las habilidades del niño se cubran, se hará realidad.  Sin embargo, no hay duda que muchos niños han recibido una excelente educación a través de programas estructurados.

Ciertos estudiantes y líderes de homeschool,  están convencidos de que el agotamiento experimentado por algunas madres que hacen homeschooling, se debe a los programas estructurados, o salones de clase estructurados.  Esto es demasiado simplista.  El agotamiento puede ser causado por la falta de organización, de disciplina, de apoyo del esposo, o por el antagonismo de la familia y los amigos, y problemas familiares y personales.   También puede ser causado por la cantidad de trabajo que requiere, por parte de los padres, un programa desestructurado.

Algunas familias que comienzan con un programa estructurado, se salen por un año para luego regresar a él, porque sienten que fue demasiado difícil sin las lecciones diarias. Una madre profesionista, dijo que a ella le gustaba del enfoque estructurado el aspecto de recibir y enviar reportes, lo cual la ayudaba a mantenerse encarrilada.  También dijo que sus hijos estaban más motivados, especialmente el de preparatoria cuando recibía sus papeles de Seton, con comentarios y calificaciones de un profesor.

En mi opinión, no hay un método o currículo para cada estudiante, para cada familia o para cada madre.  Una premisa básica para la educación en casa es, que la mejor educación es aquella que está confeccionada a las necesidades y habilidades de cada niño.  Así que el debate entre estructurar o no estructurar la educación en casa, lo debe decidir cada familia.

Historia de la Educación Católica

Hay ventajas para ambos enfoques, estructurados y no estructurados, que los católicos no debemos olvidar.  La educación católica formal fue iniciada por la Iglesia Católica con las escuelas catedralicias[12] (“catedral schools”) en Europa.  De estas escuelas salieron grandes estudiosos como San Alberto y Santo Tomás de Aquino.  Sería una negación de la historia, una negación de los logros del mundo occidental, negar la gran educación provista por el currículo estructurada de las escuelas y universidades católicas.

Sin embargo, aun dentro de la estructura del programa había un estímulo a la creatividad, al pensamiento creativo y a la flexibilidad en los métodos.

Considera la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino.  Santo Tomás tenía ciertas verdades que enseñar, pero él motivaba a sus estudiantes a formular preguntas.   Primero replanteaba las preguntas, después él exponía sus enseñanzas básicas, tales como pruebas de la existencia de Dios y luego él mismo respondía las preguntas.  Estimulaba las preguntas y la discusión entre los estudiantes.

Piensa en las excelentes escuelas de los conventos en los Estados Unidos.  De estas escuelas salieron grandes mujeres católicas líderes,  mujeres que trabajaban como voluntarias en las comunidades, escuelas y hospitales, que establecieron instituciones católicas de beneficencia para los pobres, enfermos y ancianos.  También algunos se volvieron doctores y abogados.  Las escuelas que les enseñaron hechos también les enseñaron habilidades del pensamiento, como ser creativos, iniciar proyectos y, quizá, lo más importante, cómo servir al prójimo.

Patrick Buchanan[13] y William Bennet[14], dos pensadores políticos católicos muy conocidos, estudiaron en el sistema católico.  Ellos asistieron a escuelas católicas estructuradas.  De hecho, ambos asistieron a Gonzaga High School[15] en Washington, D.C.   Ni sus amigos, ni sus enemigos podrían decir que ellos no son pensadores serios, creativos, bien educados,  o excelentes oradores y escritores.  Aún más, ellos aprendieron Inglés usando las series estructuradas de la Universidad de Loyola, Voyages in English, las cuales promueven un alto entendimiento del idioma inglés así como ejercicios de composición. Inclusive, dentro de los mismos ejercicios de composición se promueve la creatividad y el pensamiento original.

Así que ¿cuál es la respuesta?

La respuesta está en tener un equilibrio entre estructura y no estructura.  Pero este equilibrio debe ser logrado después de considerar varios factores.  Estos factores incluyen la edad del estudiante, las habilidades de aprendizaje y el estilo de aprendizaje personal de cada niño, la habilidad de la mamá-profesora y la materia misma.

Por ejemplo, un niño de preescolar no necesita una estructura formal para nada, a menos que el preescolar sea obligatorio en su estado o lugar de pertenencia.  Si así fuera, probablemente habría necesidad de una estructura en matemáticas y fonética, aunque la estructura pueda consistir de solamente 20 minutos diarios en la mañana para cada materia y 15 minutos en la tarde.

Los niños mayores necesitan más estructura porque necesitan aprender ciertas habilidades y contenidos básicos.  Diariamente deben  practicar la lectura y escritura, fonética y ejercicios de matemáticas y casi diario practicar la ortografía y vocabulario.  Con la gramática se necesita proceder con más cautela de acuerdo a la madurez del estudiante, ya que esta implica un mayor grado de pensamiento lógico.  Los ejercicios de composición, sin embargo, deberían iniciarse desde el primer grado, con enunciados creativos y también párrafos creativos cortos.  La estructura involucrada en este caso, debe ser la práctica formal diaria, la cantidad de tiempo la cual debe tender a ser regular así como la hora del día también.

Los niños requieren una cierta dosis de estructura.  Esto les da estabilidad y sentido de orden en las cosas.  ¿Cómo nos sentiríamos si algunos días el sacerdote oficia misas a las 8, otros días a las 9 y a veces a las 10? Nos frustraríamos y dejaríamos de asistir a misa.  Así mismo los niños necesitan levantarse a cierta hora, comer y descansar a cierta hora.  Esto promueve la salud física y mental.

La estructura respecto al tiempo de clases, la cantidad de tiempo dedicada a éstas y la posibilidad aún de una rutina para la clase como para el estudio de la ortografía y el vocabulario, redundará en un progreso seguro y saludable en el aprendizaje.

Por otro lado, algunas clases se prestan a la flexibilidad de forma natural como ciencias e historia.  En estas materias las lecciones pueden seguirse con más apego (al programa) o bien puede agregarse más creatividad e ingenio.

El programa de ciencias de Seton, por ejemplo,  tiene lecciones diarias y semanales en el libro de texto, pero se promueve la realización de proyectos y experimentos.

Mientras que nuestros cursos de historia incluyen  un libro de texto y lecciones asignadas diariamente, se motiva a hacer excursiones a museos de historia o a famosos campos de batalla.  Además, los videos y películas históricos o biográficos están disponibles.  Tales actividades pueden enriquecer las clases, pueden complementar los cursos y en ocasiones reemplazar alguna lección o capítulo.

En religión, especialmente en las familias numerosas, fomentamos la flexibilidad teniendo a dos o más niños tomando la misma materia a la vez pero haciendo también tareas individuales a su propio nivel, o hacer juntos un proyecto, según lo decidan los padres.  Los niños pueden discutir, todos juntos, el octavo mandamiento con mamá o papá, pero los hijos mayores podrían leer más detalles en sus textos, los más jóvenes dibujar una imagen muy colorida de un niño devolviendo a tiempo un libro a la biblioteca y el niño mediano, memorizar las respuestas de un catecismo.

Pruebas y calificaciones

Un aspecto que a los padres no les gusta a cerca de un programa estructurado es lo que ellos consideran un énfasis en las evaluaciones y calificaciones.  Hay ventajas y desventajas en esto.  Algunas ventajas incluyen ayuda a las madres y estudiantes a permanecer en un calendario regular y tener una evidencia del progreso del aprendizaje.  Algunos estados requieren de la evaluación formal y la boleta de calificaciones.  También sirve como una protección contra los acosos por las autoridades educativas locales o estatales.  La ventaja de no evaluar y calificar es la ausencia de presión en mamás y estudiantes para desempeñarse de cierta manera o trabajar bajo cierto período de tiempo

Después de la Preparatoria

 Si los padres eligen no inscribir a sus hijos en algún programa durante la preparatoria, los padres deberían informarse a fondo a cerca de los requerimientos de la universidad o escuela vocacional a la cual los estudiantes deseen asistir.  Deberían preguntarle a la universidad qué es lo que esperan, no solo en el sentido del currículo, sino también respecto a las boletas de calificaciones y pruebas estandarizadas.

Algunas universidades estatales tienen la política de aceptar estudiantes que vienen de escuelas no acreditadas, sólo durante el primer semestre a manera de prueba. Ellos pueden considerar a los homeschoolers que no tienen ninguna acreditación como estudiantes que han abandonado la escuela. Esto es injusto, pero es la política de algunas escuelas estatales. Algunas universidades ya habrán cambiado esta política, por eso es importante que preguntes en la que están interesados. Las universidades privadas pueden decidir sus propias reglas y tienden a aceptar a los estudiantes en base a sus resultados del SAT[16] ( Scholastic Assessment Test).

Eternal Word Television Network (EWTN)

Muchas familias no tienen televisión, sin embargo yo recomiendo, si es que pueden, que obtengan un canal católico, como EWTN[17] (Eternal Word Television Network), el canal de la Madre Angélica.  Algunos de estos programas pueden ser incluidos en tu calendario de escuela en casa.  Si no puedes tener acceso a este canal católico por medio de los servicios de televisión por cable, quizá tu puedas comprar una antena satelital.  El canal está disponible las 24 horas, los 7 días de la semana.  Tú puedes tener tu antena satelital programada para que se vea solamente este canal.   Esta herramienta provee a tu familia el testimonio de excelentes personas católicas para motivarte a ti y a tus niños a vivir la vida católica.

Para las familias homeschoolers, la gente de EWTN muestra la fe católica viva, vibrante y llena de significado para nuestros hijos.  Estos programas apoyan la fe y la cultura que estamos tratando de vivir, pero que a veces parecen extrañas en medio de una sociedad pagana.

Conclusión

Si dijera algo que es típico de las familias que educan en casa, sería que la mayoría están haciendo su mejor esfuerzo para mantener una vida fuerte de oración.  La mayoría ha puesto en su programa tiempo para la oración y muchos asisten a misa durante la semana.  Como yo visito familias en mis viajes, estoy impresionada de los humildes estilos de vida y la ferviente dedicación a los niños, a Dios y a su Iglesia.

Recuerda que la oración en familia es esencial, no sólo para el éxito de tu homeschooling, sino para sobrevivir como familia católica. Ora todos los días con tus hijos. Enséñales las oraciones tradicionales, pero también enséñales a orar de manera informal, para que “conversen” con Dios.

Todos nosotros necesitamos respetar a otras familias y sus métodos.  Al mismo tiempo que, en nuestra propia familia, debemos ajustarnos a las diferentes personalidades, así como a las necesidades y habilidades de cada hijo.  Esto resultará en una generación de adultos católicos que ven el valor de individualizar el proceso de enseñanza y el valor de cada individuo como hijo de Dios.  Finalmente, esto resultará en una mejor sociedad cristiana, tanto académica como espiritualmente.

Bibliografía

[1] Traducción por Aline Ramírez. Edición de Xhonané Olivas. Todas las notas a pie de página han sido agregadas en la edición para esta traducción.

[2] Texto completo: http://www.vatican.va/holy_father/paul_vi/encyclicals/documents/hf_p-vi_enc_25071968_humanae-vitae_sp.html

[3] En el estado de Virginia, E.U.

[4] Sobre Sor Josefa Menéndez: http://www.corazones.org/santos/josefa_menendez1.htm

[5] Sitio web http://www.ewtn.com/espanol/index.asp

[6] Esto es en Estados Unidos y puede variar de país a país.

[7] En Estados Unidos, el día del trabajo se festeja el primer lunes de septiembre. En México se celebra el 1º de mayo.

[8] Los centros de ayuda a mujeres embarazadas, son organizaciones sin fines de lucro, administrados por organizaciones pro-vida en los que se apoya a mujeres que piensan abortar, dándoles consejería relacionada con el aborto, el embarazo, el parto, adopción, crianza, etc.

[9] Sitio web http://www.4-h.org/ Es la organización más grande de jóvenes. Su misión es apoyar el desarrollo de las ciencias, la salud y civismo entre los jóvenes para que tengan un mejor futuro.

[10] Sitio web http://www.prevention.com/

[11] En muchos estados del norte de Estados Unidos, es muy común que las casas tengan sótanos adaptados como recámaras, áreas de juego, oficina, etc.

[12] Video que explica lo que son las escuelas catedralicias: http://es.wn.com/escuelas_catedralicias

[13] Sitio web personal http://buchanan.org/blog/

[14] Sitio web personal http://www.billbennett.com/

[15] Escuela Jesuita, sitio web http://www.gonzaga.org/

[16] Exámen de admisión a la universidad. Sitio web https://sat.collegeboard.org/home

[17] Sitio web https://www.ewtn.com/index.asp