Archivo de la categoría: Cocina

Planear una «lista maestra» para el super, ahorra tiempo, dinero y esfuerzo (Parte 2 – Menú mensual)

lista super

En este post quiero platicarte lo que hice después de hacer el menú mensual para este año.

Uno de mis objetivos este año es enseñarles a mis dos hijos mayores a hacer las compras del súper, a encargarse de ordenar todo en la alacena y aprender a hacer todas las recetas que hemos elegido para nuestro menú. 

Pensé que hacer una lista «maestra» sería una vía muy práctica para que ellos empezaran a familiarizarse con todo esto. Los pasos que seguí fueron los siguientes:

  • Hice la lista de los ingredientes de cada una de las recetas (desayuno y comida)
  • Organicé estos ingredientes por categorías:
    • Verduras y Frutas Frescas
    • Carnes
    • Pescados y mariscos
    • Congelados
    • Pan, galletas y repostería
    • Condimentos
    • Latas y envasados
    • Lácteos y Huevos
    • Cereales y Nueces
    • Pasta, Arroz y Frijoles
    • Comidas étnicas
    • Snacks
    • Papel, plástico y aluminio
    • Otros
  • Anoté la cantidad total que necesitaba para cada uno de los ingredientes.
  • Agregué un cuadrito al inicio para poder anotar una marca una vez encontrado en el súper.

Lista super 3

La primera vez fui al súper sola para «probar» la lista. Descubrí algunos cambios que tenía que hacer, los cuales actualicé después. Ah, pero antes de ir al súper, hice un inventario de lo que ya tenía en casa hasta ese momento y actualicé las cantidades que fueran necesarias.

El segundo mes, le expliqué a mi hija de este nuevo proyecto y le dije que lo haríamos juntas hasta que ella se sintiera muy segura de cómo hacerlo sola. Lo primero que le pedí fue que hiciera el inventario para saber qué era lo que faltaba y después nos fuimos al súper.  Claro que nos tardamos más de lo usual, pero era de esperarse. Haré lo mismo con mi hijo el próximo mes.

Este no fue un proceso fácil, pero una vez que tuve nuestra «lista maestra», ¡sentí una gran paz! Ya no tengo que preocuparme por ver qué recetas voy a hacer, qué tengo que comprar para eso, qué me falta… todo está totalmente programado. Por otro lado, al seguir un menú de esta manera, nos podemos mantener en un presupuesto más estable. A mí no me gusta ir al súper, por eso, entre menos vaya, mejor. Yo sólo voy una vez al mes y después mi esposo va a comprar leche, huevos y fruta, según se necesite.  Así ahorramos tiempo, gasolina y dinero que muchas veces se gasta en compras extras que no se necesitan.

En estos dos meses, me he enfocado a enseñarles a mis hijos a cocinar y recoger todo al terminar. Quiero que se sientan muy a gusto trabajando en la cocina. Quiero que sepan hacer de todo y que hasta hagan sus propias recetas. El año pasado nos turnamos para hacer el desayuno, ahora nos turnamos también la comida.

Le doy gracias a Dios por esta oportunidad de poder equipar a mis hijos con estas habilidades. Tengo amigas que no lo pueden hacer, simplemente porque sus hijos van a la escuela y no les da tiempo para algo así.

2013-11-05 13.12.33

Espero que esta idea te sea de utilidad.

¡Todo con la gracia de Dios, nada sin ella!

Xhonané

Reciclar el menú mensual simplificó muchísimo la operación en la cocina

2013-10-01 11.59.41

 

El año pasado fue un año particularmente difícil para seguir con la idea de cocinar una vez al mes. En medio de la mudanza y la renovación de la nueva casa, me fue imposible estar organizada como yo quería. Sin querer, descubrí un método que me funcionó muy bien al final de año pasado y que ahora estoy implementando de manera más sistemática.

Resulta que cuando llegaba el fin del mes, para ahorrar tiempo, en lugar de volver a planear el menú para el siguiente mes, simplemente actualizaba las fechas del calendario y lo volvía a utilizar. Así reusamos el mismo menú por más de 6 meses. Afortunadamente, ¡nadie se quejó!

Durante el verano, estuve evaluando cómo podía mejorar la administración de la casa, y cuando llegué al punto de la cocina, me pregunté si sería buena idea seguir así. Total que lo consulté con mi familia y todos estuvieron de acuerdo.

Entonces, lo que hice fue lo siguiente:

  1. Primero le pedía a cada quien que me dijera 2 o 3 platillos favoritos (les dije que tenía que ser algo que pudieran comer todos los días).
  2. Luego hice una lista de sopas y guarniciones para acompañar.
  3. Con un total de 15 recetas, anoté el menú en el calendario (tipo pintarrón) tratando de distribuirlas de manera uniforme y que las combinaciones de sopa, guisado y guarnición quedaran variadas.
  4. Utilicé dos colores para diferenciar el desayuno de la comida. Las cenas no las anoto porque son libres, cada quien se prepara su propia cena.

2013-10-01 11.55.37

 

En la primera foto acababa de borrar las fechas de septiembre (las cuales puedes ver en la segunda foto) y empezaba a anotar los días de octubre.  Hoy voy a actualizar el mes de noviembre y así le pienso seguir el resto del año.

Hasta ahora, todo ha salido muy bien, gracias a Dios. Sobre todo, siento que se me quitó un peso de encima. El año pasado era una constante angustia porque no me sentí en control de la situación con tantas cosas que tenia que hacer. Es increíble cómo esto tan sencillo me ha ayudado a enfocarme a otras cosas como el enseñarles a mis hijos mayores a hacer las compras  y a aprender a cocinar más cosas (esto lo voy a comentar en otro post).

Yo creo que la clave para que esta idea funciones, es escoger un menú que realmente les guste a los niños para que no se cansen de él.

Ojalá esto te sea de utilidad : )

¡Todo con la gracia de Dios, nada sin ella!

Xhonané

20 ideas super creativas para «snacks»

Aunque estas ideas son originalmente para el lunch de la escuela, me gustaron porque  me parecieron creativas y saludables para el snack de mis hijos.

Visita:

Keeley Mcguire

¡Todo con la gracia de Dios, nada sin ella!

Xhonané