Archivo de la etiqueta: planeación

Planeación Paso 5: Compra los materiales con anticipación y familiarízate con ellos

lista

Una vez que ya sepas qué materias van a llevar tus hijos, lo siguiente es comprar los libros y cualquier material escolar que se necesite. Esto es rutina para todas las mamás, pues lo hacemos cada año, ya sea que los niños estén escolarizados o no. Aquí lo más importante para las mamás homeschoolers, no es comprarlos y tal vez forrarlos, no, lo más importante es tomarnos el tiempo para verlos y darnos una idea de lo que nuestros hijos verán en el año.

Al ser las principales educadoras de nuestros hijos, necesitamos saber qué va a pasar  para prevenir, en la medida de lo posible, lo que se pueda necesitar en el año. ¿Qué ventajas tiene esto?

  • Que puedo programar excursiones que apoyen lo que mis hijos están estudiando
  • Que puedo buscar juegos, libros, películas, etc. que se enfoquen a algunos de los temas que van a ver.
  • Que puedo buscar ayuda y/o estudiar más sobre un tema del que no tenga mucho conocimiento para estar lista cuando se necesite.
  • Saber cuánto tiempo necesitamos para cada tema.
  • Identificar si hay algún material inapropiado para nuestros hijos, sobre todo en el área de la sexualidad, y quitarlo del libro.
  • Comprar cualquier material que haga falta con tiempo y buscar así ofertas.

Es increíble que al hacer esto, nos sale como una “antenita” que nos avisa cuando vemos o sabemos de algo que nos puede ayudar. Tal vez ya lo has experimentado. Esto no debe llevarte mucho tiempo y verás lo valioso que es. Pero para que lo puedas hacer con calma, es necesario que compres los libros con tiempo. Créeme, cuando los compras a la mera hora, ya no hay tiempo para nada, lo único que quieres es empezar, y una vez que empiezas, es difícil hacer cosas como esta.

Este es un ejemplo de la lista de una de mis hijas. Anoto las materias, luego los libros y materiales que necesito, en ella me guío para comprar lo que me falta:

Pidámosle a Dios que nos dé la templanza para hacer lo que tenemos que hacer y prepararnos lo mejor posible para una de las tareas más importantes de nuestra vocación: la educación de nuestros hijos.

¡Dios te bendiga!

planeación

¿Quieres saber más sobre cómo planear tu homeschooling católico?

¡Todo con la gracia de Dios, nada sin ella!

Xhonané

*La foto de es de dominio público

Planeación Paso 4: Haz la lista de materias, y sus materiales, para cada hijo

14399-illustration-of-books-pv

A través de los años, he experimentado mil formas y métodos  para educar a mis hijos (jeje, ¡es un decir!), algunas me han funcionado muy bien, otras… no tanto. Me he dado cuenta que este proceso es normal. Mucho de educar en casa es a prueba y error, pues cada año vamos cambiando y conocemos más sobre cómo aprenden nuestros hijos, sobre nuevos recursos y métodos, etc…  Por eso es importante estar sensible al proceso de aprendizaje de nuestros hijos  para evaluar si lo que estamos haciendo nos ayuda a lograr los objetivos o no. Esto se puede hacer en cualquier momento, sin embargo, al final de tu ciclo escolar, es valiosísimo que veas tu año como un todo y evalúes cómo te fue para identificar los cambios que quieres hacer. No hay que perder la paz ni desanimarnos si al final concluimos que nada nos funcionó (en el peor de los casos), más bien, ¡hay que dar gracias porque podemos hacer cambios y porque ya sabemos que ese camino no es el mejor para nuestra familia! ¡Esa es la belleza del homeschooling!

Por ejemplo, cuando mi hijo mayor estaba en 5o de primaria, estaba usando el libro de matemáticas de la SEP, porque quería que practicara su español (además de que me pareció que el libro era bueno). ¡Pues resultó ser una tragedia para él cada vez que le decía que era hora de estudiar matemáticas!… tal vez te imagines, la actitud, las quejas y demás, al grado de que me decía que ya no le gustaban las matemáticas. Te confieso que me resistí un poco a la idea de cambiar de libro pero finalmente me animé a buscar otro. Lo compré, empezamos a trabajar en él y… ¡tampoco! El problema era que este libro tenía planas y planas de lo mismo, y él me decía que le parecía muy aburrido. Total, pregunté a algunas amigas y compré otro que me recomendaron. Y, ¡tampoco! ¡Ahora el problema era yo! En este libro tenían que copiar absolutamente todos los problemas antes de contestarlos y, honestamente, eso se me hacía innecesario. Tenía muchas cosas buenas, pero esto me pareció que agregaría más tensión a la que ya teníamos. Seguí preguntando a otras mamás, y finalmente, una de ellas me recomendó uno que se llama Math-U-See; me enseñó los libros y me explicó cómo funcionaba y todo. Entré al sitio, pedí un CD demo para estudiarlo bien, pues no quería comprar otro libro en vano… Se lo enseñé a mi hijo y a ambos nos gustó. Total que lo compramos y ¡por fin!, ¡encontré el material adecuado para él! A mi hijo le gustó tanto, que se veía feliz, con confianza de aprender matemáticas y de ahí en adelante, ¡empezó a volar!  Esta experiencia me ayudó a darme cuenta que no debo “casarme” con un libro, currículo o lo que sea, éstos estan para apoyar mis objetivos y si no, entonces puedo y debo buscar otro.

Quise compartir esta anécdota, porque decidir qué material voy a usar con mis hijos, debe estar en función de lo que es mejor para ellos. Estamos acostumbrados a que en las escuelas no importa si no nos gustan los libros, no importa si no les ayuda a nuestros hijos… esos son los que se tiene que llevar y punto. Para nosotros no es así, y no debemos sentirnos mal si tenemos que cambiar tres veces de libro para encontrar el que nos ayuda a lograr el aprendizaje.

Como comentaba en el paso anterior, los objetivos académicos no los tenemos que “inventar”, esos  ya están definidos por el gobierno a través de la Secretaría de Educación. En general, para educar en casa tienes básicamente tres opciones  a escoger y, dependiendo de eso, sabrás qué materias deben de llevar tus hijos:

  1. Seguir el currículo de la Educación Pública – Si decides llevar los libros gratuitos del gobierno, es prudente que visites su sitio de internet y te familiarices con los objetivos, materias, libros  y recursos que ellos tienen. Esta opción es muy económica, pero obviamente no es católica, por lo que tendrías que tener cuidado en algunas materias sobre cómo se presenta la información (Por ejemplo sobre la Reforma de Benito Juárez, el gobierno de Calles, etc, en el caso de México). La clase de Religión la tendrías que preparar tú.
  2. Registrar a tus hijos en una escuela de homeschooling católico – hasta ahora los únicos currículos católicos en español de los que sé son Cibercolegio de Colombia y Nobis Pacem de México, también puedes ver otros currículums católicos pero en inglés que ya había publicado. Esta opción es muy recomendable para las familias que empiezan porque sólo tienen que seguir los planes de estudio de la escuela, no tienes que hacerte responsable de investigar todo a detalle, lo cual te ayudará a enfocarte a otras cosas importantes como la rutina, la disciplina, el manejo de la casa, etc.
  3. Llevar tu propio currículo – esta opción te la recomiendo sólo si llevas, por lo menos, dos años de hacer homeschooling, antes no porque te sentirás muy presionada de tantas cosas nuevas que tendrás que hacer. Si ya estás lista para esta opción, si ya sientes que sabes lo que se requiere, entonces, ahora sí tienes que investigar exactamente cuáles son  los requisitos que debes cumplir en primaria, secundaria y prepa, según se aplique. En esta opción, tú eres la responsable directa, ¡no hay nada delegado! Pero claro, aquí una ventaja es que puedes usar los libros que tú quieras y el material que tú quieras.

Algunos enlaces que te pueden ser de utilidad si vives en México:

Algo que he aprendido al hacer este proceso:

  • Cada familia es única, cada familia tiene necesidades y preferencias particulares, así que no hay una solución perfecta para todas las familias, sino que cada familia tiene que descubrir lo que es mejor para ella y lo que es mejor para cada hijo. Lo que te funcione con uno, no necesariamente te va a funcionar con los demás.
  • Decidir qué materias enseñarles a nuestros hijos, dependerá de los recursos disponibles, del tamaño de la familia y de la flexibilidad que tenga la Secretaría de Educación de tu país. Por lo tanto, no hay una receta perfecta a seguir. Quisiera contarte que he tenido muy buena experiencia con la evaluadora que tenemos (es un requisito en mi estado), ella es una profesora retirada con muchos años de experiencia. Ella me ha orientado y me ha dado valiosas recomendaciones para mis hijos, también me ha sacado de varias dudas, por eso me animo a recomendarte que busques a algún maestro(a) de confianza (ya sea amiga, familiar, vecina, etc) a la que le puedas hacer preguntas y pedir opiniones. Si no conoces a nadie, acércate a otra mamá que tenga más experiencia y que pueda compartir un poco de su experiencia contigo. ¡No lo tienes que hacer sola!
  • Te recomiendo que leas el capítulo 5 del libro de Homeschooling Católico de la Dra. Clark sobre la familia numerosa. Te va a dar mucha luz sobre cómo planear tus clases, no importa el tamaño de tu familia, ni el currículo que utilices. En general es posible agrupar a algunos de tus hijos para algunas materias como Historia, Geografía, Arte, Deportes, etc. ¡Esto ayuda muchísimo!
  • Cada hijo nuestro es especial y aprende de una manera muy particular. Trata de no comparar su aprendizaje al de otros niños, más bien, guíalo a su paso y trata de descubrir qué le ayuda más para desarrollarse académicamente. Lo importante es que aprenda, no cómo lo aprenda. ¡Otra maravilla del homeschooling!, ¡no estamos atados a libros, ni métodos, ni calificaciones, ni expectativas de otras personas!
  • Ya sea que nuestros hijos vayan a la universidad o no, he visto que hay cuatro áreas importantes en la formación académica de una familia católica homeschooler: Religión, matemáticas, Lectura y Escritura¿Por qué digo esto? Porque son habilidades que se necesitan para cualquier forma de vida que tengan, sea la que sea. Si queremos que nuestros hijos sean católicos formados que sean capaces de influenciar al mundo para ganarlo a Cristo, necesitan tener una capacidad de análisis crítico (comprender, interpretar, analizar, sintetizar, concluir, etc), habilidad para comunicarse de manera verbal y escrita,  habilidad para el manejo y uso de los recursos que tienen y, por supuesto, conocer su fe. Ve cada materia como una oportunidad para reforzar estas habilidades.

Algunas preguntas que te pueden ayudar a decidir qué opción escoger son:

  • ¿Cuál es mi preferencia en el modelo de educación? (Tradicional, Clásica, Montessori, por Unidades de estudio, etc.)
  • ¿Cuánto tiempo puedo invertir para preparar mis planes de estudio?
  • ¿Cuáles son las edades de mis hijos?
  • ¿Los podría agrupar?
  • ¿Cuál es mi presupuesto?
  • ¿Tengo acceso a recursos en español?
  • ¿Hablo y leo el inglés?
  • ¿Tengo ayuda doméstica?

Después de que contestes estas preguntas, junto con tu esposo y en oración, deciden qué opción van a seguir. Luego investiga las materias que se requieren para el grado de cada uno de tus hijos. Es conveniente que hagas una tabla con los nombres de los niños, su grado y las materias que deben llevar según el currículo que elegiste. Este es un ejemplo, es el de mi hija mayor que está en segundo de prepa:

IMG_8805

IMG_8806

Finalmente, te invito a que veas la lista de material que hemos usado para nuestro homeschooling, ojalá te sea de utilidad. Muchas cosas de esta lista se van a usar por varios años, eso te va a ahorrar dinero en el largo plazo.

Mucho ánimo, esta es una de las cosas más retadoras en la planeación de nuestro homeschooling, pero recuerda que ahora somos las encargadas principales de la formación académica de nuestros hijos y merece toda nuestra atención y dedicación. ¡Dios te bendiga!

planeación

¿Quieres saber más sobre cómo planear tu homeschooling católico?

¡Todo con la gracia de Dios, nada sin ella!

Xhonané

*La foto de los libros es de dominio público

Planeación Paso 3: Define objetivos para cada uno de tus hijos y también pídeles que ellos definan los suyos propios

runners

“Yo en nada estimo mi vida, con tal que termine mi carrera y cumpla el ministerio que he recibido del Señor Jesús, de dar testimonio del Evangelio de la gracia de Dios” (Hch 20,24)

Esta cita ha sido de gran inspiración para mí. Me ha ayudado a entender que a los ojos de Dios, lo importante no es llegar primero, ¡sino llegar! Para alcanzar el cielo, no hay que ser el más santo, ni el más efectivo evangelizador, ni el más popular, ni el más exitoso… para alcanzar el cielo hay que ser santos haciendo la voluntad de Dios para nuestras vidas, sea la que sea.

Mi esposo y yo hemos tratado de aplicar esta visión a nuestro homeschooling. Les hemos dicho a nuestros hijos que lo más importante para nosotros no es que sean los niños más brillantes o los más exitosos, los que ganen más premios o que estén en mil deportes… lo más importante para nosotros es que, hagan lo que hagan, siempre den su mejor esfuerzo y que concluyan su carrera (refiriéndonos a un proyecto, una clase, un servicio, etc.)

Te comparto esto, porque nos ha ayudado mucho cuando hablamos de objetivos personales. No es lo mismo hablar de “querer ganar el primer lugar en la Feria de Ciencias“, que “dar lo mejor de mí en mi proyecto de Ciencias y estar lista para presentar mis resultados en la feria“. ¿Cuál es el riesgo de que nuestros hijos tengan metas enfocadas a la recompensa humana? o ¿que nosotros mismos esperemos eso de ello?… que cuando no se logren, ¡va a ser devastador para todos! Y es tan doloroso que ni siquiera puedes ver las cosas buenas que hubo en el camino. Hay que enfocarnos al esfuerzo, a la actitud, a lo aprendido, a los buenos hábitos, a las virtudes, etc. Esto lo hemos aprendido a través de los años.

¿Qué son los objetivos? 

Una vez definida la misión de la familia y la razón de hacer el homeschooling católico, es necesario establecer los pasos a seguir para lograr esa misión… esos son los objetivos. Ahora, los objetivos deben ser medibles y alcanzables. Si no son medibles, no vas a saber cuando los hayas logrado, y si no son alcanzables, los niños y tú se van a desanimar.

¿Cómo definir objetivos para mis hijos?

Primero que nada, tienes que recordar que nadie conoce mejor a tus hijos que tú, después de Dios, nadie los ama más que tú y nadie quiere lo mejor para ellos más que tú (y tu esposo por supuesto). Esto te da una ventaja tremenda sobre cualquier maestro, por bueno que sea. Ten confianza en tí misma de que puedes hacer esto, aún si es la primera vez.

Y ¿cómo empezar? Lo que nosotros hacemos es primero definir objetivos familiares anuales  (no pretendo decir que esta es la mejor manera de hacerlo, sólo te comparto nuestra experiencia). Mi esposo y yo hacemos una evaluación general de cómo sentimos que está nuestra familia y luego definimos objetivos en estas áreas que para nosotros son importantes (cada familia puede definir esto) :

  • Espirituales
  • Sociales ( aquí incluimos los familiares)
  • Intelectual (escolar y Artístico-Musical)
  • Físico

Por ejemplo, en el área espiritual, hace tres años, uno de los objetivos fue lograr el hábito de rezar el ángelus a medio día. Gracias a Dios, ¡el ángelus ya es parte de nuestra vida de oración!. El año pasado un objetivo fue el hábito de hacer la oración de ofrecimiento del día… y ahí la llevamos, todavía la voy a considerar para este año para reforzar. En el área social, un objetivo que no hemos logrado todavía, es entregar tarjetas de agradecimiento lo antes posible, después de recibir algún regalo (dentro de las dos siguientes semanas y no después de ¡dos meses!). Esto es algo que se acostumbra aquí y nos ha costado trabajo, pero lo seguiremos intentando. En el área social-familiar, un objetivo que necesita refuerzo es el que mis hijos sean acomedidos cuando no les toca hacer algo. Todo en la casa está repartido porque no tenemos ayuda doméstica, sin embargo, cuando hay algo extra que limpiar, ellos piensan que, “como no les toca”, no lo hacen… obviamente no es lo que queremos y por eso tenemos como objetivo familiar que sean más acomedidos. En el área escolar, me interesa mucho que todos sepan trabajar en equipo, y eso será una prioridad este año. Y así, en otras áreas.

Ahora, para cada hijo, quisiera hablar de dos tipos de objetivos: los relacionados directamente con la escuela, las materias y demás (académicos) , y los relacionados con los hábitos, virtudes y vida de santidad (personales).

  • Los objetivos académicos no los tienes que inventar, ya están definidos por la Secretaría de Educación (como le decimos en México). Si conoces a alguna maestra, amiga o familiar tuya, acércate a ella o busca en internet. Hablaré más al respecto en el Paso 4.
  • Lo que sí tienes que definir tú son los objetivos “personales”. Para cada uno de tus hijos, utiliza las siguientes preguntas como guía, para saber en qué necesitas trabajar, agregar otras que consideres necesarias  (tal vez quieras pedirle a tu esposo que conteste aparte y luego comparan e intercambian opiniones):
    1. ¿Es obediente?
    2. ¿Sabe pedir perdón?
    3. ¿Sabe perdonar?
    4. ¿Es disciplinado?
    5. ¿Es agradecido?
    6. ¿Pide las cosas de manera amable?
    7. ¿Respeta las cosas de los demás?
    8. ¿Tiene orden en su cuarto?
    9. ¿Es acomedido?
    10. ¿Es paciente?
    11. ¿Tiene buena actitud al trabajar?
    12. ¿Es nítido en su trabajo?
    13. ¿Normalmente termina a tiempo?
    14. ¿Terminan siempre lo que le pides?
    15. ¿Qué se les dificulta?
    16. ¿Qué hábitos quiero formar en él?
    17. ¿Qué virtudes necesita reforzar?
    18. ¿Necesita de mi guía y apoyo  más que los demás?
    19. ¿Se siente seguro trabajando de manera independiente?
    20. ¿Sabe trabajar en equipo?
    21. ¿Es flexible?

Después de que comentes con tu esposo lo que ves en cada uno de tus hijos, dediquen un tiempo para orar y pedirle a Dios que les dé sabiduría para saber a qué darle prioridad. Si vas empezando, escoge sólo un objetivo para cada una de las áreas de desarrollo principales: espiritual, intelectual, social y física. ¡Recuerda, tus objetivos deben ser medibles y alcanzables! Si ya tienes tiempo haciendo esto, evalúa los objetivos pasados y define los que quieres para este año.

Una vez que tú y tu esposo hayan identificado los objetivos que quieren alcanzar en sus hijos, busca actividades que te ayuden a alcanzarlos. Por ejemplo, si quieres que uno de tus hijos crezca en paciencia, ponte como objetivo darle una actividad en la que le enseñe algo a un hermanito menor; o si quieres que crezca en ser más independiente en su trabajo escolar, ponte como objetivo darle actividades que él pueda hacer sólo y anímalo a que lo haga sin que tú estés con él, etc.

Asegúrate de escribir todo esto en una hoja por niño. Al final está un archivo que puedes usar si gustas con las preguntas anteriores.

 ¿Cómo pedirles a nuestros hijos que definan sus propios objetivos?

Enseñarles cómo definir sus propios objetivos, es una de las mejores lecciones que les puedes dar a tus hijos. ¡De verdad! !Es una lección para toda la vida! Si quieres, usa el concepto de la “carrera” que mencioné al principio  y de lo importante que es llegar al final, es decir, de perseverar hasta lograr el objetivo.

Según su edad, prepara una reunión familiar en la que les hables de lo que son los objetivos y cuál es su propósito. Busca ejemplos que ellos puedan entender. Luego dales un papel y diles que escriban los objetivos que quisieran lograr en las áreas que ustedes hayan definido. Si tus hijos están muy pequeños hazlo muy sencillo, tal vez sólo un objetivo sobre algo que tú sabes le interesa y que requiera inversión de tiempo. Por ejemplo, tal vez tengas una hija de 4 años que quiere comprar un juguete favorito, puedes aprovechar para darle una alcancía y decirle que ahí van a ir poniendo el dinero que reciba hasta juntar lo necesario para ese juguete. Súper sencillo, pero le estás enseñando paciencia, perseverancia y logro de objetivos.

En esta reunión, aprovecha para hablarles de su misión familiar y del por qué están haciendo homeschooling católico. Adapta este material a su edad si es necesario. Es importante que ellos sepan que estamos planeando nuestro año, que vean que lo tomamos muy en serio y que es una prioridad para nosotros. Entre más informados estén, ¡más seguros de sí mismos estarán de ser educados en casa!

Para imprimir Paso 3 objetivos hijos

Todos estos objetivos te van a servir para planear tu calendario y las actividades que necesitas para lograrlos. Es importantísimo que al menos una vez al mes, lo revises con tu esposo para que hagan los ajustes necesarios y sobre todo, para que veas el progreso que están hacienco como familia. ¡Dios te bendiga en esta tarea tan importante! ¡Tu familia merece lo mejor de tí!¡Ánimo!

Mis recordatorios para esta área:recordatorios objetivos

planeación

¿Quieres saber más sobre cómo planear tu homeschooling católico?

¡Todo con la gracia de Dios, nada sin ella!

Xhonané

*La foto de los niños corriendo es de dominio público